edición: 2825 , Martes, 15 octubre 2019
17/09/2019
banca 
Se impone la prudencia en el cobro por los depósitos, un escenario que ya está en marcha 

La banca tratará de compensar los tipos bajos con más ingresos por nuevos productos

Las entidades bancarias no encuentran más alternativas que subir comisiones y seguir reduciendo costes, eso sí, con extremo cuidado ante el riesgo de pérdida de clientes
Juan José González
El cobro por los depósitos a los clientes particulares, a los minoristas, es una idea cuya `venta´ al público ya está en marcha desde hace algún tiempo. Comenzó como una simple posibilidad, quizá amenaza, y continuó con la confirmación de ser algo más que una presunción de la imaginación, pues el sector bancario y la patronal difundieron que la realidad mostraba que las grandes compañías ya devengaban a los bancos un pago, una comisión o interés por los fondos depositados en las entidades financieras. Si los clientes institucionales pagan ya por sus depósitos cuando el precio del dinero se encuentra en mínimos históricos y en negativo, es razonable pensar que en breve, con el mantenimiento de la política monetaria y los tipos en negativo, a la clientela minorista le llegará el turno y el cobro por los depósitos será algo habitual. Otra cuestión será la postura que adopte la clientela. Es probable que el sector bancario individualmente ya habrá hecho sus números y conozca el alcance, los efectos, de extender el cobro por depósitos a la clientela minorista, al pequeño ahorrador. En este sentido, varias entidades ya cuentan con un plan de contingencia para evitar la huida de depósitos y ahorro. Pero entre las medidas no figura la bajada de comisiones, sino todo lo contrario, más y nuevas comisiones. Y, por supuesto, seguir recortando costes.
En el sector aseguran que no existen buenas noticias para la banca desde 2008. La prueba se encuentra en que no hay reunión del Banco Central Europeo que no finalice en nuevas medidas que presionen la actividad bancaria. Tampoco deberían sorprenderse mucho los ejecutivos bancarios si se tiene en cuenta que la política monetaria del BCE camina hacia su cuarto año en las mismas condiciones iniciales, con tipos de interés a la baja y en negativo con el objetivo inalcanzable de una recuperación general y sostenible. Por si no fuera suficiente, las últimas medidas de la entidad parecen alejar todavía más el horizonte de cambio.

Así las cosas, en el sector bancario se impone mantener la misma solución aplicada hace ya más de tres años: reducir costes y subir comisiones por servicios. La patronal bancaria y los directivos del sector no ven otra salida al problema si quieren alcanzar los objetivos fijados por los accionistas: cuentan de resultados en positivo; beneficios crecientes y dividendos al alza. El mensaje que dejaba el banquero central la pasada semana, era tan claro que no dejaba lugar a dudas: para que cambie el panorama de tipos, es necesario que los precios repunten, que se alcance un nivel de inflación del 2% y que éste se mantenga.

La premisa del BCE no deja más espacio al sector para maniobrar en busca de una minoración de los efectos de las medidas (que por cierto, no sólo afectan al sector bancario sino también al asegurador). En esa política de minorar el golpe, la banca española ha ido extendiendo la idea del cobro de una comisión por el ahorro y los depósitos de arriba abajo, comenzando por cobrar a los clientes institucionales, continuar por las pymes de mayor tamaño para ir descendiendo en la escala hasta llegar a las más pequeñas y a los clientes particulares.

Porque el segmento minorista es una línea más, y no menos importante, de aportación a la cuenta de resultados, lo que obliga a gestionarlo con criterios de rentabilidad y para lo que se hace necesario, justifica el sector, que los ingresos sean superiores a los gastos. Dice la patronal en una de sus comunicaciones que los ajustes en el sector deben continuar si se quiere ganar eficiencia y que esto pasa por reducir los gastos y subir los ingresos por operaciones y por comisiones.

En este sentido no hay que perder de vista el trabajo que viene desarrollando el sector en los últimos años, y especialmente, con mayor intensidad en 2018. Trabajo de comunicación y formación, de divulgación de cultura financiera, asignando un valor y una calidad a los servicios prestados y los beneficios obtenidos por el cliente. No se trata de aplicar una tabla fija de cobros por depósitos o de otras comisiones, sino de "ofrecer alternativas". En esa coyuntura, el sector ha aprovechado para ir introduciendo nuevas propuestas de negocio, instrumentos y productos que, dada la base rentabilidad de los depósitos, se ha querido promocionar, caso de los fondos de inversión y de los seguros. Y en este último sector es donde algunas entidades tienen depositadas sus esperanzas de recuperación de sus cuentas de resultados.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...