edición: 2618 , Martes, 18 diciembre 2018
16/05/2018

La barra libre de la publicidad

De un tiempo a esta parte, apelando a la zona débil, en el centro de los sentimientos, la publicidad ha elegido el camino más corto: sensibilizar a la población utilizando reclamos relacionados con la seguridad, la solidaridad, la salud, etc. Empresas que producen bienes y servicios de esos sectores que no han dudado en cruzar una línea roja, la de los sentimientos. Llaman la atención estos días algunas campañas publicitarias promovidas por ONG, por compañías de vigilancia de inmuebles y, a las que ahora se unen, y cada vez con mayor intensidad, las clínicas.

No se trata de nuevas técnicas protésicas para ortodoncias ni de nuevas piezas ortopédicas o de terapias de audición nacidas a raíz de las nuevas tecnologías y revolucionarios materiales de muy última generación. Se trata de paquetes especiales que ofrecen un servicio integral de diagnóstico y curación de diversos tipos de cáncer. La publicidad nueva de algunas clínicas, que se apellidan "Universitarias", debería provocar alguna reflexión entre las autoridades y quizá algún organismo supervisor de las prácticas médicas, algún organismo público preocupado y ocupado por la deontología, en este caso, de la medicina, en busca de límites, normas divulgativas, utilización de imágenes, ejemplos, mensajes, etc.

Se ofrecen estos días publicidades encubiertas, descaradas, a quemarropa, de contenidos editoriales apropiándose de algunos géneros del periodismo -reportajes, entrevistas, opinión de expertos...- orientados a destacar la existencia de clínicas privadas, universitarias con pedigrí y reputados éxitos y trayectorias salvavidas. Contenidos publicitarios disfrazados con trajes periodísticos, historias humanas, de dudosa credibilidad.

La publicidad apela y provoca a los sentimientos utilizando, en estos casos -salud, seguridad, solidaridad- ejemplos llamativos, sobresalientes, con imágenes duras, con lenguaje implacable, con ejemplos descarnados. Sobre la base de que todo el mundo es potencial portador de alguna enfermedad incurable, o que no hay hogar que se le resista a los atracadores ni imagen de hambruna que no induzca a la aflicción y amargura, ONG, empresas de seguridad y ahora clínicas universitarias curativas de los peores males utilizan como reclamo la publicidad disfrazada de periodismo. Pueden haber cruzado ya una peligrosa línea roja, la barra libre de la publicidad.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...