edición: 2748 , Jueves, 27 junio 2019
11/03/2019

La batalla por la presidencia de Endesa se abre formalmente hoy aunque las posiciones están tomadas

El hilo conductor en torno a la captura de la presidencia en la eléctrica y en el BBVA es la política
No está claro a quién le gustaría colocar a Florentino Pérez en la presidencia de Endesa, pero los mentideros empresariales no dudan de que tiene candidato
Carlos Schwartz
Hoy se abre formalmente la batalla por la presidencia de la eléctrica Endesa, propiedad en un 70,10% de la estatal italiana Enel. El consejo de administración votará la salida de Borja Prado Eulate tras 10 años en la presidencia de la sociedad y como secuela de una sucesión de enfrentamientos entre el alto ejecutivo y la empresa. Pero lo que sirve de marco a esta salida es, de un lado, la aspiración de los propietarios italianos de la eléctrica, que se han esmerado en tirar de su caja cada vez que se les ha presentado la necesidad de adquisiciones financiadas a golpe de dividendos, en allanar el camino a la posible venta de la empresa. Del otro, el clima político preelectoral de España. A mar revuelto ganancia de pescadores. La presidencia de Endesa ha sido un trofeo preciado a lo largo de los años, especialmente tras su privatización, ya que antes era un posición para gastar galones al servicio del estado, como lo hizo en su momento Feliciano Fuster. Dos son los principales frentes de ataque sobre el cargo que se pondrá a “subasta”. Uno, el de los intereses empresariales en los que parece que está alistado -tras el adecuado parapeto que lo invisibiliza- el presidente de ACS, Florentino Pérez. El presidente de la constructora hispano-germana, parece que tiene la vista puesta en la posibilidad de que se vendan activos en la eléctrica de titularidad italiana. El presidente de ACS ya tiene experiencia en negociar con empresas italianas, logró un pacto con Atlantia que le permitió deshacerse del 24% de Hochtief, y tener una mano metida en el grupo de infraestructuras que podrá desguazar oportunamente.
El hombre que controla la tribuna oficial del Real Madrid ya ha lanzado a sus principales emisarios periodísticos el mensaje de que se ha levantado la veda. No está claro a quién le gustaría colocar a Florentino Pérez en la presidencia de Endesa, pero los mentideros empresariales no dudan de que tiene candidato. Sobre todo porque el sector de la energía se le ha resistido y es una fuente significativa de negocio para una constructora. El posible desguace de Endesa es una posibilidad tentadora, porque bien mirado lo más probable es que Enel deshaga el paquete y lo venda troceado. Es una forma de sacar más valor.

Si se tiene en cuenta que la eléctrica italiana tiene una carga de deuda estancada, con oscilaciones ciertamente, del orden de los 40.000 millones de euros en el contexto de un país en recesión, con unos niveles de deuda pública que representan el 131% del PIB, el objetivo de reducir endeudamiento para la cabecera de Endesa es prioritario. El deterioro de las cuentas públicas de Roma no es ajeno a las necesidades de la empresa de Viale Regina Margherita. El plan estratégico de Enel 2019-2021 parte del supuesto que la deuda se mantendrá estable en su nivel actual, pero aumentará el beneficio neto un ¡37%! y la inversión en un 12% sin reducir deuda. El plan deja fuera de la foto a las necesidades del estado, que finalmente es el propietario de la empresa.

Copar la presidencia de Endesa en tiempos revueltos es siempre una garantía de poder, y esa operación tampoco es ajena a los intereses partidarios. Basta recordar que el Partido Popular desplegó todas las armas a su alcance bajo la presidencia de José María Aznar para asegurarse la presidencia de Endesa con Manuel Pizarro, un hombre del partido, Telefónica con Juan Villalonga, y BBVA con Francisco González.

Y tampoco es razonable olvidar que tras la operación de limpieza del consejo del BBVA, forzada por González contra la vieja guardia de Neguri, aterrizó en el banco un hombre recomendado por Pizarro. Un ex de Endesa, de nombre Carlos Torres Vila  que de acuerdo con ejecutivos de la eléctrica que coincidieron con él se destacó por su ignorancia profunda del sector. Circunstancia que no impidió que entre 2002 y 2007 pasara de ser Director de Desarrollo Corporativo, miembro del comité de dirección y finalmente director financiero de la compañía. 

Siempre conviene tener en cuenta las ausencias significativas. Y llama la atención que en las reseñas sobre Torres Vila se omita su periodo como presidente ejecutivo de Isofotón en 2008 a expensas de su profunda relación con el Grupo Bergé, en circunstancias poco propicias, porque al poco tiempo Corporación Financiera Alba deshizo su inversión materializada en julio de 2007. Un año escaso para comprobar la situación real de Isofotón. La salida de los March le costó a Bergé 150 millones de euros, y dejó a la empresa al borde del colapso. Fue ese mismo año de 2018 que Torres aterrizó en el banco.

El presidente de BBVA está casado con una señora de Bilbao de apellido Eulate. Coincidencias de la vida. En cualquier caso, los pasados vínculos del presidente del banco copado otrora por el entorno de Aznar al igual que Endesa, también trofeo del mismo grupo de ejecutivos del entorno del ex presidente del Gobierno, son relevantes tan solo en el sentido de señalar su procedencia. Porque el hilo conductor entre la situación de Endesa y BBVA se puede resumir en que en torno a ambas corporaciones hay maniobras de calado para tomar sus presidencias. 

Los servicios prestados por el comisario Villarejo al BBVA de Francisco González eran conocidos por los enterados de turno. Pero no había espacio de maniobra para utilizar la información bajo la presidencia de Mariano Rajoy Brey. La filtración de la información viene a servir en las presentes circunstancias a un intento de relevo en la presidencia de BBVA. De acuerdo con las fuentes consultadas, la operación viene asistida por el disgusto del Banco Central Europeo (BCE) ante la designación de Torres como presidente del banco por considerar que no tiene la formación de banquero que el regulador considera necesaria para un banco de las dimensiones del BBVA. Habrá que ver como el presidente del banco aguanta el temporal. No cabe duda de que algunos reflejos de estas tensiones soterradas aflorarán en la junta de accionistas del BBVA el próximo viernes en Bilbao. Habrá que esperar los acontecimientos en ambos frentes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...