edición: 2866 , Lunes, 16 diciembre 2019
12/09/2019

La Bolsa de Hong Kong hace una OPA de 32.000 millones de libras por el LSE buscando estabilidad

La Bolsa de Londres se inclina por rechazar la oferta que supone una interferencia con su modelo
Carlos Schwartz
La Bolsa de Hong Kong (HKEX), uno de los mercados más importantes del mundo, ha ofertado por el London Stock Exchange (LSE) 32.000 millones de libras en una oferta calificada de audaz por varios accionistas del conglomerado financiero británico. LSE es propietario de piezas clave del sistema financiero internacional, como la entidad de contrapartida London Clearing House (LCH), la Bolsa de Londres y las denominadas 'dark pool' en las que se hacen grandes operaciones anónimas en paquetes de acciones en bloques. Si algo sorprende de esta oferta no solicitada es la tensión política reinante en ambos países. 
Hong Kong ha pasado un verano de intensos combates callejeros entre la población y la policía por la movilización de las plataformas sociales del territorio bajo dominio de China, que forzaron a la derogación de una ley de extradición al continente chino que era un claro instrumento de represión política por parte de Pekín contra la disidencia en la ex colonia británica. En último análisis se puede atribuir el movimiento de HKEX como una búsqueda de estabilidad política mediante una fusión transnacional que vincule al capital de Hong Kong y sus ramificaciones en Asia, incluida Australia, con la potencia occidental ex metrópoli colonial.

Mientras tanto, el LSE hace frente a la conmoción que puede suponer la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). El Brexit, incluso en el marco de un acuerdo con Bruselas, supone un reto significativo. Entre otras cosas LCH es la mayor entidad de contrapartida y compensadora global de derivados en euros. El Banco Central Europeo (BCE) ha manifestado en el pasado su rechazo a la idea de que esta actividad se siga desarrollando a una escala tan grande en un país que no forma parte del sistema del euro, situación que se agudizará con la salida de Londres y que puede acabar en un ordenamiento jurídico proscriptivo para LCH, a menos que se establezca en territorio de la UE y por tanto al amparo del BCE, el emisor del euro. 

Este es un debate que tiene como precedente una circular del BCE, emitida bajo la presidencia de Jean Claude Trichet, que limitaba la actividad de las grandes entidades centrales de contrapartida al territorio de países miembro del sistema del euro como forma de contar con el respaldo del BCE como prestamista de última instancia. Esta circular fue objetada por Londres y el BCE perdió el caso ante la Corte Europea de Justicia. Pero ahora el escenario no es el mismo.

Sin embargo, para el LSE el problema de la estabilidad política y los conflictos con la UE no se resuelven mediante una fusión que abra su actividad al entorno asiático. El modelo que ha iniciado la propietaria de la Bolsa de Londres es la integración en los mercados en los que opera de una actividad de valor añadido distinto: la información financiera y los sistemas electrónicos de trading. La empresa se encuentra embarcada en el proceso de adquisición por 27.000 millones de dólares de la sociedad Refinitv a Thomson Reuters y al fondo Blackstone, lo que dará a estos la posición de accionistas mayoritarios del LSE con el 36% del capital y el 30% de los derechos políticos. 

Pero la apuesta es relevante por sobre todas las cosas porque pone de manifiesto un esfuerzo por parte de un gran grupo de servicios financieros por escapar del permanente estrechamiento de los márgenes de beneficio que implica ser el canal de las transacciones de activos financieros. El creciente abaratamiento de la intermediación en valores y deuda se refleja en menores ingresos de los mercados oficiales organizados. A ello hay que añadir la explosión de plataformas competitivas. 

Por añadidura, la compra supone tener la mayoría de la plataforma de trading de deuda Tradeweb y de la plataforma de trading de divisas FXall. Refinitiv es propietario del sistema de monitores de sobremesa Eikon, que abastecen de datos y herramientas de análisis a los operadores de los mercados financieros.

Sin embargo, desde la venta de estos sistemas por Thomson Reuters a Blackstone, la tendencia al suministro de datos sin análisis ha ido privando de forma progresiva a esta red de una observación crítica basada en el análisis humano de los procesos políticos y financieros. La capacidad de análisis está en franca retirada y el acuerdo Thomson Reuters – Blackstone supone el aporte de contenidos por la primera a los sistemas propiedad del segundo.

El modelo ha supuesto una creciente degradación de la capacidad de análisis y la expectativa en que la inteligencia artificial en el futuro supla a las plantillas de periodistas. Thomson Reuters, que ha montado una mesa de distribución de información en crudo en Polonia para reducir costes locales, aspira a que las delegaciones recojan en cada país el material en crudo que consideren útil para re elaborarlo. Thomson tras su adquisición de Reuters, con el objetivo de reducir costes, ha ido esterilizando la tradición de análisis y elaboración de la información, que era una herencia considerada antieconómica por motivos salariales.

Esto ha ido dejando a la producción intelectual, la capacidad de análisis y la prospectiva que puede infundir la actividad humana, por detrás de sus competidores, como el caso de Bloomberg. Un fondo de inversión no necesariamente es capaz de comprender la esencia de este proceso porque su único interés es el mantenimiento de unos márgenes.

Esa miopía le impide ver que lo que valoriza a la información es el trabajo humano. Habrá que ver si el LSE puede dar un vuelco a este proceso, algo muy dudoso por su avanzado estado de degradación. Pero si miramos hacia el modelo que desarrolla la sociedad propietaria de la Bolsa de Londres, en lo inmediato lo más destacable es que su línea de expansión está en Estados Unidos, o al menos en la adquisición de posiciones en plataformas estadounidenses como el Intercontinental Exchange (ICE). Por estos motivos la oferta del HKEX tiene todos los visos de quedar como una tormenta en un vaso de agua.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...