edición: 3054 , Viernes, 25 septiembre 2020
19/03/2020

La capacidad de almacenamiento de crudo quedará desbordada en breve por la caída de la demanda

El derrumbe de los precios del petróleo es una amenaza para el aumento de la exposición bancaria
Carlos Schwartz
Los grandes intermediarios del mercado del petróleo temen que la capacidad de almacenamiento de la industria y los operadores del sector se sature en pocos meses. El proceso de acumulación de excedentes ya se ha registrado en el pasado reciente, en medio de la dramática caída de precios del crudo en el verano del 2014 y durante la crisis financiera internacional en el 2008. Esta vez la acumulación de excedentes es el resultado de una combinación de elementos. De un lado la caída de la demanda agudizada por la pandemia Covid-19 de un lado y del otro la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia. Riyad ha anunciado que colocará su producción en el máximo posible de 12 millones de barriles diarios mientras al mismo tiempo hace ofertas de derribo en los precios de sus contratos. La consecuencia se ha medido esta semana con un barril de WTI a 23,50 dólares en los contratos para abril en el mercado de futuros y de 26,28 dólares para el Brent en los contratos a mayo. Estos son niveles de precios que no se registraban desde el 2001. La Agencia Internacional de la Energía en su informe de marzo, anterior al anuncio saudita de incremento de la producción, ajustó su pronóstico de demanda mundial con una rebaja de 1,1 millones de barriles por día y estimó que la demanda del 2020 quedaría en 90.000 barriles diarios por debajo del 2019 apostillando que “por primera vez desde 2009 la demanda interanual va a caer”.
El ajuste de sus previsiones se hizo sobre la base de una caída de la producción en países como Libia, pero sin tener en cuenta el enfrentamiento entre Arabia Saudita y Rusia con el aumento de producción del reino saudí. Los tres principales intermediarios del mercado, Vitol, Trafigura y Gunvor han ajustado sus estimaciones tras la irrupción de la estrategia de Oriente Próximo a una caída acelerada de los precios casi sin precedente mientras países enteros suspenden su actividad y grandes ciudades  paralizan la circulación y los movimientos de sus ciudadanos. Esta situación es una bendición para los que alquilan espacios de almacenamiento y para los que estén en condiciones de comprar a los precios actuales con la vista puesta en ventas a largo plazo. La AIE consideraban antes de la guerra de precios saudita que el mercado podría comenzar a normalizarse en el segundo semestre de este año en la medida que el primer importador mundial, China, se recuperara del bloqueo productivo a resultas de la epidemia Covid-19. Ahora ese pronóstico parece poco realista.

La cuestión es que de momento los precios en los mercados de futuros no tienden a la normalidad, sino más bien todo lo contrario. Cuando los excedentes desborden la capacidad de almacenamiento los productores van a apelar a la flota de buques tanque para almacenar, como ya ocurrió en 2009 y en 2014. Sin embargo para que las petroleras bajen la producción o directamente suspendan operaciones en los sectores menos rentables el precio debe caer aún más. En su informe anual 2020 denominado Banca y Cambio Climático la organización no gubernamental Rainforest Action Network señala que la financiación de los bancos a los combustibles fósiles ha aumentado en el 2019. Apunta a varias entidades, tanto en Estados Unidos como en Europa. El informe no analiza las razones para este incremento en la financiación. Pero de manera muy resumida se puede decir respecto de esto que de un lado en el sector del 'fracking' para petróleo y gas los bancos, en particular los estadounidenses, han aumentado su riesgo con el sector para evitar la quiebra de las petroleras independientes que son las que dominan en ese sector. Las quiebras supondrían mayores males para los bancos. Aunque la estrategia de mantener al sector con vida va a pasar una factura importante a los bancos porque la caída de los precios ahora puede desembocar en una cadena de quiebras.

El otro motivo fue el aumento de los precios del crudo que parecían encaminarse a un nuevo mundo de estabilidad y márgenes razonables. Eso atrajo a algunos bancos que no eran muy activos en ese mercado hasta que el crudo superó la barrera de los 60 dólares el barril, es decir en 2019. La predicción de Gunvor es que la demanda va a caer en 5 millones de barriles por día en abril. Por su parte los Emiratos Árabes Unidos se han sumado a la estrategia saudí. Entre estos dos países y Rusia el exceso de producción puede suponer 8 millones de barriles diarios.

Las estimaciones de caída de la demanda son provisionales y se debe tener en cuenta que en un escenario como el presente la fijeza de las cifras es arbitraria. No hay pronósticos claros sobre la evolución de la economía mundial una vez que la pandemia quede bajo control. La consultora Eurasia Group cree que la caída de la demanda puede ser de hasta un 25% lo que representa 25 millones de barriles diarios. Los propietarios de superficies de almacenamiento tienen los teléfonos desbordados por los intermediarios que han comprado crudo a partir de la caída de los precios con el objetivo de volver a colocarlos en el mercado más tarde, cuando los precios se recuperen.

Vopak es una empresa propietaria de infraestructuras de almacenamiento para crudo y productos del petróleo con una red mundial que, de acuerdo con sus ejecutivos, ha visto un aumento significativo de las consultas sobre condiciones y capacidad disponible de almacenamiento en su red en el último mes. Vitol por su parte cree que el desplazamiento del almacenamiento a los buques tanque es algo que ocurrirá en breve. Para la empresa Kayrros que monitoriza el estado de las infraestructuras de almacenamiento de forma global mediante satélites la capacidad de almacenamiento en tierra firme se va a saturar dentro de seis meses al ritmo actual. 

La empresa, sin embargo, advierte que en la práctica no todos los tanques de almacenamiento están disponibles todo el tiempo para todos los operadores que los necesitan. Por el contrario el acceso a esas infraestructuras puede ser menor que el estimado. Kayrros considera que en la actualidad la capacidad de almacenamiento está utilizada en un 61%. Algunos operadores señalan que el mercado ha entrado en una situación de 'contango', es decir, que los precios spot están por debajo de los precios futuros de acuerdo con los contratos publicados por los mercados. Esta situación permite comprar spot por debajo del precio a plazo, para vender en los mercados a plazo el crudo. Esta situación puede acelerar el traslado de crudo a buques tanque por falta de espacio de almacenamiento.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...