edición: 2619 , Miércoles, 19 diciembre 2018
21/09/2018

La CE mantiene la presión sobre las plataformas tecnológicas y Justicia exige cambios a Facebook

La comisaria Jourová dice estar cansada de los “progresos” en las negociaciones y quiere cambios
Carlos Schwartz
La comisaria de Justicia, Consumo e Igualdad de Género, Vêra Jourová, advirtió a Facebook que espera cambios en los términos de uso de esa plataforma. La alta funcionaria de la Comisión Europea (CE) señaló que la plataforma, con miles de millones de usuarios, no expone ante estos con claridad el uso que da a la información que obtiene de ellos. Facebook, por su parte, se revuelve ante la acusación y afirma que en mayo hizo una actualización en los términos de uso, siguiendo indicaciones de los reguladores. Jourová afirmó que los cambios no eran lo suficientemente explícitos sobre cómo la plataforma transforma la información de los usuarios en ingresos monetarios. Una portavoz de la CE explicó que, “redirigir a los usuarios” hacia una página en la cual se da un poco más de detalle sobre el direccionamiento de los anuncios publicitarios, no es suficiente para los consumidores. “Espero que Facebook sea honesto con aquellos que van y pretenden entender” los términos y condiciones del servicio de la plataforma afirmó Jourová. 
La intervención de la Comisaria se produce tras un encuentro de la CE con ejecutivos de Facebook esta semana, y por lo tanto es un reflejo del estancamiento de las negociaciones entre las partes. Jourová afirmó que “Mi paciencia ha llegado al límite. Mientras que Facebook me aseguró que finalmente adaptaría cualquier información poco clara respecto de los términos de su servicio en diciembre, esto se ha arrastrado durante demasiado tiempo. Ha llegado el momento de la acción y no de nuevas promesas”. 

El mensaje es cortante y revelador. Se suma a una serie de propuestas legislativas y acciones de los reguladores de la Unión Europea que intentan limitar el poder y los excesos de las grandes plataformas tecnológicas. Es decir que, más allá de la magnitud de la plataforma como red social, la CE considera que se deben poner límites claros a la forma en que esa plataforma genera sus ingresos. Las duras frases de la Comisaria, que se siente burlada por la inactividad de los ejecutivos de Facebook, lo que revela es que la CE no considera al incidente de la venta de información de 87 millones de usuarios de la red a Cambridge Analytica un mero accidente. Sino como parte integral de una política de utilización de la información obtenida de los usuarios para generar ingresos.

La UE este año ha endurecido la ley de protección de datos con la aprobación de su Regulación General de la Protección de Datos (GDPR, por sus siglas en inglés). La política generalizada respecto de ella por parte de las plataformas de Internet es hacer advertencias genéricas sobre la observancia de estas nuevas condiciones, y el entorno de mayor seguridad que pretende para la información de los usuarios. Algo que dista mucho, de momento, de haberse logrado. 

Forzada por este nueva regulación Facebook añadió a sus condiciones de servicio una nueva frase según la cual la infirmación de los usuarios ayuda a “seleccionar y personalizar los anuncios, ofertas y otros contenidos patrocinados, que le mostramos”. En el fondo de este debate está la comercialización de la información sobre las preferencias de los usuarios que la plataforma, y aquellos que le compran información, monetizan con su actividad mercantil. Es decir que, de lo que estamos hablando, es de una masa considerable de dinero. 

Los objetivos de la plataforma de interactuar con la banca constituye otra faceta de un mismo objetivo: la obtención de beneficio aprovechando la información sobre los usuarios de las redes sociales. Mientras tanto para Jourová el asunto de Cambridge Analytica es “un firme recordatorio de que no hay mucha gente que tenga claro de qué forma Facebook usa la información personal de sus usarios y como trabaja con terceros como las aplicaciones y juegos”. 

El problema no obstante, es que la Comisión no tiene jurisdicción sobre la violación de leyes que protegen a los consumidores, un terreno en el que sólo pueden actuar las agencias específicas de los estados miembros. Pese a ello la CE puede ejercer presión sobre los gobiernos de los países miembros para que vigilen el umplimiento de las normas que protegen a los consumidores. La Comisaria lo advirtió con claridad: alentará a los gobiernos de los países miembros para que “actúen de forma rápida y decidida para sancionar a la compañía” si en los próximos tres meses no actualiza los términos de servicio de acuerdo con sus recomendaciones.

El Ejecutivo europeo ha multado por violación de las leyes de la competencia a Alphabet, la sociedad propietaria de Google, y exigió de los países miembro que recuperen impuestos sin pagar de Apple y Amazon. Esta semana la Comisaría de la Competencia anunció un nuevo procedimiento preliminar contra Amazon por su relación comercial, y el uso de su información, respecto de terceros que operan en su propia plataforma. Tras este anuncio una serie de empresas que alojan sus ventas 'on-line' en el “mercado” de Amazon confirmaron que se sienten desprotegidos frente al uso de información privilegiada por parte de Amazon y que no han apelado a las quejas y denuncias por temor a la reacción del gigante de las ventas por Internet. 

La cuestión suscitada contra Facebook esta semana es un asunto jurídicamente separado de las acusaciones presentadas por activistas por violación de la regulación denominada GDPR, cuyo cumplimiento depende de autoridades nacionales como las agencias de protección de datos, uno de cuyos exponentes menos eficientes está en España. Sin embargo entre ambas cuestiones no hay una muralla china. Algunos reguladores de la UE, como el Comisario para la Protección de Datos de Irlanda, que es el principal regulador de Facebook en la UE, investiga denuncias de que la plataforma exige a los usuarios que acepten sus términos de servicio para utilizar esa red social. 

Los activistas señalan que los usuarios no acceden libremente al consentimiento de los términos del servicio. Facebook sostiene que la información que recoge le resulta indispensable para cumplir con el contrato con los usuarios para ofrecerles una “experiencia personalizada”. Los equipos jurídicos de Facebook se acogen a la GDPR que establece el cumplimiento de los términos contractuales como una eximente para la obtención de información de los usuarios. Una sutileza jurídica más… que puede solventarse cambiando las condiciones contractuales a las que se acoge la plataforma. Como queda claro la batalla proseguirá.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...