edición: 2766 , Martes, 23 julio 2019
27/03/2019

La CE resuelve dar tres meses a los estados miembros para revisar la seguridad de las redes 5G

Estas evaluaciones de riesgos se utilizarán para elaborar otra coordinada de toda la UE con recomendaciones
Carlos Schwartz
El fantasma de la demonizada Huawei, la empresa china de tecnología e infraestructura para telefonía móvil, sobrevolaba Bruselas mientras la Comisión Europea aprobaba su plan para la revisión a escala nacional de la seguridad de las redes de quinta generación (5G) de telefonía móvil. Sólo una semana antes, funcionarios de la administración de Donald Trump advirtieron al Reino Unido de que su forma de comprobar la seguridad de los equipos de Huawei no era suficiente para garantizar la integridad de sus futuras redes 5G. El motivo de la advertencia fue la filtración de que los funcionarios de la inteligencia británica consideran que se puede limitar el riesgo de utilizar equipos fabricados por esa empresa china en las redes 5G. La adopción de Huawei como proveedor para el 5G británico sería un importante revés para Washington. La presión que viene ejerciendo Estados Unidos para que Europa no contrate equipos de esta empresa china es sorprendente. 
La administración Trump movilizó una delegación de altos funcionarios públicos al Mobile World Congress de Barcelona para que hicieran campaña contra la contratación de equipos de esa empresa china. En oposición a estas presiones el pasado 12 de marzo la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Seguridad, Federica Mogherini, firmó con una representación de China una comunicación conjunta dirigida al Parlamento Europeo, al Consejo Europeo y al Consejo, sobre la perspectiva estratégica de un acuerdo global con China.

En circunstancias en las cuales las naciones de la UE tienen ya previsto su programa de licitación de frecuencias para este protocolo de telefonía, la lucha por influir en los equipos que las naciones de la UE van a adquirir se ha hecho abrumadora. La CE ha señalado en el pasado que Estados Unidos ha triunfado en la supremacía de las grandes plataformas de Internet. Al respecto la presidencia de la anterior Comisión señaló que el reto era poder competir en igualdad de condiciones en la nueva generación de plataformas de Internet, como las que se dedicarán a la Internet de las cosas y las grandes plataformas industriales. 

La rapidez del despliegue de las nuevas redes con tecnología 5G es vital para el desarrollo de las nuevas plataformas industriales y la Internet de las cosas al reducir el periodo de latencia de las órdenes al mínimo posible, algo vital por ejemplo para los coches de conducción autónoma. Washington propone a Europa que utilice como proveedores de la infraestructura de redes a Nokia y Ericsson, dos empresas que mantienen tradicionales lazos de amistad con Estados Unidos.

En este contexto la Comisión Europea estableció que todo Estado miembro debe completar una evaluación nacional de riesgos de las infraestructuras de las redes 5G para finales de junio de 2019. Con ese objetivo deben actualizar “los requisitos de seguridad existentes para los proveedores de servicios de red e incluir condiciones que permitan garantizar la seguridad de las redes públicas, especialmente a la hora de otorgar los derechos de uso de radiofrecuencias de las bandas 5G”.

Esas medidas deben incluir obligaciones “reforzadas en torno a proveedores y operadores, a fin de garantizar la seguridad de las redes”. La CE afirma que las “medidas y evaluaciones de riesgos nacionales deben tener en cuenta distintos factores, tales como los riesgos técnicos y los riesgos vinculados al comportamiento de proveedores u operadores”, incluyendo los de terceros países. Estas evaluaciones nacionales se utilizarán para elaborar una evaluación de riesgos “coordinada a escala de la UE.” La CE recordó a sus socios que: “Los Estados miembros tienen el derecho de excluir empresas de sus mercados por razones de seguridad nacional, cuando no cumplan con las normas y el marco jurídico del país en cuestión.” 

Alemania en principio ha rechazado las injerencias de Estados Unidos y se ha mostrado favorable a la admisión de Huawei como proveedor de infraestructuras de red. Sin embargo, el vicepresidente de la CE y comisario de Mercado Único Digital, el estonio Andrus Ansip, se ha manifestado públicamente en diciembre pasado cauteloso ante los proveedores chinos de tecnología e infraestructuras de red señalando que “¿Debemos estar preocupados por Huawei u otras compañías chinas? Sí, pienso que debemos estar preocupados por esas compañías”. Lo cual indica que no hay un criterio uniforme ni dentro del Consejo de Europa ni en la CE, y que existe una lucha sin cuartel en torno a este asunto. Mientras tanto los estados miembros deben concluir sus evaluaciones nacionales de riesgos a más tardar el 30 de junio de 2019, y actualizar las medidas de seguridad necesarias.

La evaluación nacional de riesgos debe enviarse a la Comisión y la Agencia de la Unión Europea para la Ciberseguridad a más tardar el 15 de julio de 2019. “Paralelamente, los estados miembros y la Comisión iniciarán labores de coordinación en el marco del Grupo de cooperación para la seguridad de las redes y sistemas de información. La ENISA completará el panorama de amenazas de la 5G que servirá de apoyo a los Estados miembros para la presentación de la evaluación de riesgos de la UE a más tardar el 1 de octubre de 2019”, según la CE. 

El grupo de Cooperación deberá aprobar “medidas de mitigación para hacer frente a los riesgos de ciberseguridad detectados en el ámbito nacional y de la UE a más tardar el 31 de diciembre de 2019”. El paquete de medidas puede hacer viable, por la vía de la mitigación de los riesgos, la participación de tecnología china en el despliegue de las redes 5G. Sin embargo, no cabe la menor duda de que la administración Trump es adversa a la posibilidad de que la UE logre desplegar con celeridad el protocolo 5G, y a expensas del mismo pueda tener una presencia significativa en algunos sectores tecnológicos clave. 

Es esto lo que pone en escena Trump con sus métodos de matón, que esconden además que la persecución de Huawei tiene por objetivo lograr que una empresa estadounidense se haga con la tecnología de la china al más bajo precio posible, como el de un rescate de una Huawei asfixiada financieramente. Hay quienes señalan a ITT como la pieza clave en esta operación. La operación de la CE anunciada esta semana es en principio un intento muy disputado de dar cobertura al acuerdo estratégico con China como socio cooperador -firmado en Estrasburgo el pasado 12 de marzo- en diversas áreas, incluida la tecnología, venciendo los reparos nacionales en un primer nivel y llevando la homologación a escala de toda la UE en el 2020. Habrá que ver cuál es el desenlace de este pulso.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...