edición: 2845 , Miércoles, 13 noviembre 2019
06/06/2019
banca 
En el preámbulo de una nueva OPA

La CNMV sigue los pasos especulativos de las gestoras en el capital de Liberbank

Puede ser el tercer intento de Abanca o el primero de uno de los grandes bancos que, en todo caso, deberán contar con la posición `bisagra´ de Oceanwood
Juan José González
El capital de Liberbank se ha convertido de un tiempo a esta parte -en especial tras la ruptura del proceso de fusión con Unicaja- en algo muy parecido a una jaula de grillos. En ella, mejor dicho, en torno a la entidad bancaria asturiana se dan cita una profusa bandada de sociedades vinculadas a gestoras y fondos de inversión que se unen a otra cuadrilla de sociedades que representan posiciones minoritarias propiedad de las fundaciones de las antiguas cajas de ahorros. Y en ese ateneo de inversores externos y accionistas internos se cuenta con la Corporación Masaveu, donde la familia local millonaria concentra poder y dinero depositado en la entidad bancaria astur. No faltan otros socios financieros al acecho como la gestora de Banco Sabadell AM y, por supuesto, la sociedad que parece concitar el grueso de las sospechas en torno a Liberbank, como es la gestora británica Oceanwood, propietaria del 16,7% del capital de la entidad asturiana. El papel que desempeña la británica (gestora de varios vehículos de inversión, hedge funds y otros) en este embrollo financiero es ahora el centro de atención de los supervisores, dado que de su posición accionarial se desprende que puede jugar un papel decisivo en una próxima, y para algunos inminente, operación corporativa. Oceanwood, con su participación accionarial, aparece en el escenario de una posible OPA sobre Liberbank como un comodín o como el accionista bisagra para el aspirante a la propiedad del banco asturiano.
Para Oceanwood, la posición actual le convierte en decisivo a la hora de ajustar un precio de venta al comprador interesado. Son movimientos que no pasan inadvertidos para el supervisor del mercado español, la CNMV, como tampoco para el BCE, especialmente vigilante en los últimos meses con el proceso de concentración bancaria que no termina de arrancar y que, como en el caso de la ruptura de las conversaciones entre Unicaja y Liberbank, han defraudado las expectativas de las autoridades.

El supervisor español vigila el posible  comportamiento especulativo de los accionistas interesados en la fusión o venta de Liberbank, en especial, desde el descubrimiento el pasado mes de mayo de una posición de Bank of America del 7,78% en el capital de Liberbank, lo que le acreditaba como el tercer accionista del banco asturiano. La sorpresa no pasó inadvertida para la CNMV, que estimó conveniente investigar el caso. Con este precedente, todas miradas de atención se centran en los movimientos de los gestores de fondos.

La desconfianza sembrada en el mercado, como las dudas razonables del supervisor, estaban motivadas por el sobresalto que provocó el conocimiento de la posición de Bank of America en Liberbank en la fase previa de las conversaciones que mantenían la asturiana con Unicaja para alcanzar una posible fusión. Y no sólo este hecho sino también pero sobre todo, porque Bank of America ofició de asesor de Abanca en la fase inicial de la OPA que este banco preparaba sobre Liberbank, lo que a todas luces no dejaba de ser una posición de "avanzadilla" que tendría su utilidad si la operación hubiera seguido adelante. 

Y aunque parece que el supervisor logró despejar sus dudas, el mercado, como los responsables de Liberbank, interpretaron que la intención de Abanca no era un simple tanteo para hacerse con la asturiana, sino que era real, tan real como que la posición del 7,8% del BoA significaba que el gallego, de una u otra forma, ya estaba dentro. Una fuente destaca que en el pasado "se ha querido mostrar la falta de sintonía entre Juan Carlos Escotet y Manuel Menéndez como un veto del primero sobre el segundo" y que así se mantendría la operación aparcada mientras Menéndez siguiera al frente de la entidad asturiana. 

Fuentes bien informadas descartan el argumento personal como barrera para la operación de compra e insisten en que es sólo cuestión de dos variables: dinero y tiempo. El primero sería el precio de la acción (la última referencia son los 0,56 euros por título que contemplaba la última oferta de Abanca, hace unos meses) que en opinión de algunos analistas no debería variar respecto a la última oferta del gallego. La segunda variable, el tiempo sería el necesario para la clarificación y reordenación de las participaciones societarias que integran el capital de Liberbank, con once sociedades en el accionariado que controlan el 45,7% además del 24% de la Fundación Cajastur y el 30,3% en el mercado bursátil.

En realidad se trata de una entidad controlada por las antiguas cajas de ahorros a través de sus fundaciones, según la nueva normativa. Pero en medio del embrollo y desorden que rigen en la vida accionarial de Liberbank, regresa, y con fuerza, la opción de Abanca, el empresario venezolano, hoy financiero en la entidad bancaria gallega que puede volver a intentar el asalto a la asturiana. Sería la tercera ocasión de Escotet para hacerse con Liberbank. Aunque en esta ocasión deberá ser más rápido: los más grandes también andan al acecho.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...