edición: 3050 , Lunes, 21 septiembre 2020
14/09/2020

La compra de Arm por Nvidea revoluciona el mapa de los fabricantes de chips pero despierta riesgos

El acuerdo por 40.000 millones de dólares puede aún quedar sujeto en RU a autorización por Competencia
Carlos Schwartz
El fabricante estadounidense de microchips Nvidea ha llegado a un acuerdo para la adquisición del diseñador británico de microchips Arm Holdings en 40.000 millones de dólares en una operación que puede suponer un verdadero cambio de escenario en el sector de los microchip, componentes indispensables en la electrónica de consumo y de infraestructuras desde los teléfonos inteligentes hasta las infraestructuras de red para las tecnologías de telecomunicaciones como el 5G. Nvidea pagará 21.500 millones en acciones y 12.000 millones en dinero. Hay una bonificación de 5.000 millones para el propietaria de Arm si la empresa fusionada alcanza determinados objetivos, además de la emisión por Nvidea de 1.500 millones de dólares en acciones para los empleados de Arm. Esta última fue adquirida en 2016 por la japonesa Softbank Group con fuertes inversiones en el sector de las tecnológicas. La adquisición fue por importe de 32.000 millones de dólares, y su venta en medio del voto favorable al Brexit levantó ciertas críticas políticas porque la oposición consideró que se estaba vendiendo la joya de la corona en vísperas de la salida de la Unión Europea.
Nvidea fabrica  procesadores gráficos que están presentes en infinidad de productos de tecnología destinada al consumidor final desde ordenadores, video consolas de juegos, hasta terminales telefónicos inteligentes. Por su parte, Arm diseña los microchips que equipan todos los productos de electrónica de consumo e infraestructuras que se puedan imaginar. Son, en definitiva, dos de los principales jugadores en esta liga tecnológica y su unión va a crear un rival de considerable entidad en el mercado de los semiconductores. El efecto inmediato del acuerdo va a ser impulsar las acciones de Nvidea en el mercado, porque la empresa se va a convertir en un proveedor integral de microchips y de su diseño. Las acciones de la empresa ya han tenido este año una fuerte revalorización.

El acuerdo es uno de los más grandes en la historia de la industria de semiconductores. El consejero delegado de Softbank Group, Masayoshi Son, es quien está detrás de las posiciones largas en el sector tecnológico de la bolsa en Estados Unidos y a quien se considera en parte responsable de la burbuja de las tecnológicas. La empresa hace un año dijo que iba a crear valor para los accionistas vendiendo activos por 40.000 millones y a estas alturas parece haber cumplido el objetivo con creces.
El secretario de Cultura británico, Oliver Dowden, dijo que considera la posibilidad de abrir una investigación en profundidad sobre la adquisición. El Gobierno, en el momento de la adquisición de Arm por el grupo de Masayoshi Son, exigió que la sede de la empresa permaneciera en Reino Unido -Cambridge- y que contratara 1.500 nuevos empleados.

El parlamentario laborista Ed Miliband afirmó ahora que era indispensable que tras la adquisición se mantuvieran los 3.000 empleos de la empresa y su sede en el país, y que no se transfiriera su capacidad, tecnología y empleo a Estados Unidos. El Gobierno dijo seguir atentamente la operación y existe la posibilidad de que finalmente se desate una investigación bajo la Ley de Empresas de 2002. La investigación puede acabar condicionando la adquisición. Arm es un importante proveedor para la industria militar británica y es considerada una empresa estratégica. Para el consejero delegado de Nvidea, Jensen Huang, esta es la mayor operación desde que participó en la fundación de la empresa en 1993.

Con una capitalización de mercado de 300.000 millones de dólares esta empresa, más conocida como proveedora de los chips gráficos para los videojuegos de Nintendo, es el fabricante de microchip más importante de Estados Unidos tras sobrepasar a Intel que ha tenido traspiés en el diseño de microprocesadores que le han ocasionado un retraso en la producción. Para Nvidea el acuerdo supone incrementar sus ventas anuales en 1.900 millones de dólares sobre los 11.000 que factura actualmente. Arm se fundó en 1990 como una escisión de una sociedad en la que participaba Apple entre otros accionistas. Las operaciones de consolidación en el sector de los microprocesadores han estado sujetas a escrutinio por parte de las autoridades estadounidenses y chinas en parte por las tensiones comerciales entre ambas naciones.

El Gobierno de Donald Trump bloqueó la adquisición en 117.000 millones de dólares del fabricante de microchips para terminales inteligentes Qualcomm por la china Broadcom en 2018 argumentando que podía debilitar la posición de la tecnología estadounidense en el desarrollo del protocolo 5G. Por su parte, Qualcomm intentó adquirir por 44.000 millones de dólares al fabricante holandés de microchips NXP Semiconductors, una operación vetada por China. La mayor adquisición de Nvidea hasta a fecha, Mellanox Technologies Ltd. en 7.000 millones de dólares sufrió un considerable retraso por la investigación de los reguladores chinos que la autorizaron en abril pasado. Existe la posibilidad de que China se resienta de que Arm, cuyos componentes equipan muchos productos fabricados en el país, especialmente en terminales de telecomunicaciones, caiga en manos de una empresa estadounidense. 

Arm como una empresa independiente, cotizada en bolsa primero y luego como propiedad de la japonesa Softbank, se mantuvo al margen de los conflictos entre Washington y Pekín. Pero hay otro problema, este de índole tecnológica. Arm como empresa independiente diseña microchips para Samsung, Apple y Qualcomm, entre otros. Mientras tanto, Nvidea es un competidor de ellos. De tal suerte que el diseñador de sus microchips quedaría en manos de un competidor directo en el mercado de los fabricantes de semiconductores. Es por ello que algunas consultoras consideran que la compra de Arm por cualquier fabricante de microchips puede generar conflictos de mercado. Una operación, como se ve, capaz de producir efectos en cadena en varios mercados.

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...