edición: 2936 , Lunes, 30 marzo 2020
27/02/2020
bolsa 

La compra de Refinitiv por el LSE, empantanada por el procedimiento de prenotificación para Competencia

La Bolsa de Londres anunció el año pasado un acuerdo con Blackstone y Reuters para su adquisición
Carlos Schwartz
El propietario de la bolsa de Londres, la sociedad London Stock Exchange (LSE), se ha empantanado en el procedimiento de prenotificación que es preceptivo antes de la presentación ante la Comisaría de la Competencia del proyecto de adquisición de Refinitiv. Esta última es una empresa propiedad del fondo de inversión Blackstone Group en un 55% y de Thomson Reuters en un 45%. La empresa consiste en un servicio y base de datos de información financiera y varios sistemas de trading electrónico. La operación es por un importe de 27.000 millones de dólares según anunciaron ambas partes en agosto de 2019. Sin embargo la adquisición debe pasar por un procedimiento de autorización formal por parte de la Comisaría de la Competencia de la Unión Europea (UE), considerada como una de las vallas antimonopólicas más duras del mundo. Una de las cuestiones clave que las conversaciones previas deben establecer es la definición objetiva del mercado que se verá afectado por la adquisición, porque de ella dependerá en buena medida la aplicación de medidas para limitar los efectos de la adquisición.
El LSE genera anualmente beneficios por 7.000 millones de libras en un negocio que se ha diversificado en años recientes. La adquisición de LCH le ha anexado una importante entidad central de contrapartida que es la cámara de compensación y liquidación de contratos de derivados y tipos de interés en euros más importante de Europa y vital para las operaciones de derivados en euros. Pero la incorporación de Refinitiv al grupo triplicaría los ingresos anuales de LSE y le daría además un perfil más competitivo con los dos grandes grupos estadounidenses, el Intercontinental Exchange (ICE) y el CME de Chicago. 

La operación brindaría al grupo LSE un flujo constante de ingresos que limitarían las fluctuaciones de los ingresos derivados de las operaciones del mercado de acciones. Refinitiv aporta una base de datos de información financiera, un servicio de noticias generado por Thomson Reuters mediante un contrato con la empresa y diversos sistemas de trading que son unas infraestructuras de mercado muy difundidas. La cuestión de la definición del mercado es relevante porque una definición amplia del mismo limita las objeciones de la competencia. La tendencia de las autoridades de la UE es a hacer una definición lo más estrecha posible, y definir subcategorías de mercado para limitar la posibilidad de que haya restricciones a la competencia. 

El LSE esperaba poder presentar la solicitud de autorización a la Comisaría de la Competencia a comienzos de este mes, pero las negociaciones se han retrasado por este asunto. Fuentes del sector señalan que hay una serie de cuestiones que pueden ser objeto de solapamiento y divergencia que pueden haber surgido en la fase previa. Un ejemplo es la existencia de dos plataformas de trading de bonos, MTS que pertenece al LSE y Tradeweb, en la cual Refinitiv tiene un 54% que son infraestructuras convergentes y competitivas y ambas tienen una presencia significativa en la negociación de deuda pública europea. En cualquier caso tanto los gestores del LSE, como sus accionistas, esperaban que el proceso fuese más ágil en la fase previa a la presentación a Competencia. 

La indagación previa por parte de los funcionarios de la UE pretende averiguar si la fusión por adquisición puede suponer precios más altos o menor posibilidad de elección. Sin embargo, se ha registrado una tendencia a la prolongación de las fases previas a la notificación formal. Un informe del despacho de abogados Dechert difundido en octubre pasado señala que la media de tiempo para las empresas que solicitan una autorización se ha extendido en la fase previa a la notificación de los 3,4 meses en 2011 a los 7,5 meses en 2019. Pero se trata del periodo previo tras el cual las operaciones corporativas quedaron luego sujetas a una investigación completa. Los socios de LSE hasta ahora eran optimistas en cuanto a la aprobación de la adquisición, aun en el caso de una investigación en profundidad.

Lo que hasta ahora nadie ha suscitado es la posibilidad de que el Brexit esté jugando su papel en cuanto a la aprobación de acuerdos previos a la notificación, en la medida que la salida de Reino Unido de la UE supondrá inevitablemente que las operaciones de plataformas centrales a la negociación electrónica de deuda pública denominada en euros, al igual que los contratos de derivados, se harían en mercados que no tienen el respaldo de un país miembros del sistema monetario europeo ni de la UE. El mercado de compensación y liquidación en euros es preexistente, a diferencia de esta adquisición.

Va de suyo que estos aspectos de la vida financiera, que implican cuestiones nada secundarias, forme parte de la negociación del marco jurídico que va a regular las relaciones comerciales entre Reino Unido y la UE pos Brexit. Un marco que deberá ser negociado en una periodo de tiempo muy corto, tal cual lo ha definido el primer ministro Boris Johnson, lo que ha desatado las críticas de la UE y del negociador de Bruselas para el Brexit. Hasta ahora las compañías involucradas en la operación, LSE y Refinitiv, que se pagará exclusivamente con acciones, no consideran la posibilidad de que se tengan que desprender de activos para lograr el visto bueno de Competencia. Algo que está por verse.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...