edición: 2825 , Martes, 15 octubre 2019
05/12/2018
Encarecimiento del crédito

La construcción marcará el ritmo lento al enfriamiento de la economía española

Las autoridades de Bruselas dan la solución: construir sólo las viviendas que el mercado sea capaz de absorber, un cálculo complejo
Juan José González
Escasa incidencia han tenido las advertencias de las autoridades europeas al sector de la construcción a propósito de las previsiones económicas para el continente en los próximos años y que han sembrado la preocupación en algunos gobiernos europeos, a excepción del español, y que anuncian una reducción del ritmo de avance registrado en los últimos años. No es sostenible, señala un informe de la Unión Europea, que se mantenga el ritmo en el sector de la construcción en los próximos tres años, lo que de alguna manera viene a confirmar un enfriamiento de la economía de mayor amplitud que la inicialmente estimada por Bruselas. La preocupación aumenta, según la UE en la medida en que las revisiones anuales del indicador de confianza que mide las previsiones económicas, desciende o se corrige a la baja, mostrando que el enfriamiento es cada vez más evidente que será un hecho a medio plazo, cuando las caídas se agudicen en 2020 y 2021. Claro que, el escenario que se vivirá en España no es comparable al del resto de Europa, donde la expansión del mercado de la vivienda se espera que alcance el punto más elevado de su desarrollo el próximo año. En España, con un mercado en lento crecimiento, las posibilidades de agotar el crecimiento de la vivienda se sitúan a más largo plazo, aunque no por ello dejará en sentirse el enfriamiento en el ritmo de construcción. Advierte Bruselas a los gobiernos de la UE, donde el mercado inmobiliario representa una parte importante de la actividad económica, que la única forma de evitar problemas en el futuro está en controlar el ritmo de construcción de viviendas y dar con el punto justo que puede absorber el mercado. El resto, lo que no pueda absorber, determinará el tamaño del problema.
A vueltas con los viejos temores que preocupan a las autoridades europeas y su obsesión por evitar y prevenir otra burbuja en el sector inmobiliario. Miedo que se cruza con las últimas previsiones, nada halagüeñas, de algunas casas de análisis que anuncian la inminencia de un período de enfriamiento económico tras cuatro años de crecimiento. La ralentización de la economía en Europa, sin caídas traumáticas de la actividad como en anteriores ocasiones, permite un margen para tomar medidas y precauciones que seguramente trascenderán a las puras advertencias y se convertirán en normas o regulación restrictiva.

En el caso español, el crecimiento de la economía previsto para el próximo año, cercano al 2,2%, y en línea con la previsión de Bruselas para el conjunto de Europa, ofrece un margen suficiente pero ya limitado a partir de 2019, y que será relevante para el sector de la construcción, puesto que conservará todavía la capacidad de construcción de viviendas, aunque ya se dejará sentir el enfriamiento de la demanda a partir de mediados del próximo ejercicio.

Que la economía europea se frene o disminuya el ritmo de crecimiento significa para España, entre otros, un enfriamiento de la demanda de vivienda de un colectivo que en los últimos tiempos viene siendo un actor principal en la demanda de vivienda, como es el colectivo de extranjeros. En la construcción, el enfriamiento será similar al que se registrará en otros sectores como el turismo o la exportación de productos españoles a un mercado al que se dirige cerca del 70% de la exportación nacional. Las consecuencias se dejarán sentir particularmente en el empleo, el punto en el que quizá las autoridades europeas se muestran menos optimistas que las españolas.

Otro informe más reciente, como el presentado recientemente por Eurconstruct, viene a completar las previsiones de Bruselas sobre el contagio de la caída de la actividad económica al sector de la construcción en el horizonte de los tres próximos años -el mismo período que contempla Bruselas-. Pero a diferencia del que ofrecen las autoridades europeas, el informe de Euroconstruct muestra que el mercado de la construcción en España, si bien, "no será inmune al enfriamiento económico", permitirá que se mantenga la actividad por la inercia, puesto que España se incorporó más tarde que el resto de Europa al ciclo de expansión económica.

Sobre el papel, la posición del mercado español de la vivienda, así como la actividad inmobiliaria, se presenta con mejor imagen que el resto de Europa, lo cual le reporta algunas ventajas de cara al futuro. En primer lugar porque la demanda de vivienda se mantiene en niveles considerablemente fuertes y, en segundo lugar por la inercia señalada de la actividad en los próximos meses. Otro asunto es el camino que tomen los precios de la vivienda y la forma en la que influyan en la demanda y esta, a su vez, en el crédito, previsiblemente al alza en los próximos meses.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...