edición: 2907 , Martes, 18 febrero 2020
03/10/2019

La cotización de los fondos que invierten en renovables supera en valor a los de energías convencionales

La reducción de costes para las energías eólica y solar está en la base del auge inversor en el sector
Carlos Schwartz
El sector de la energía a escala global se ha convertido en una de las mayores inversiones en tiempos de paz de acuerdo con los analistas. La transformación de los mecanismos de generación de convencionales a renovables está movilizando inmensos capitales en todo el mundo. Durante la cumbre de las Naciones Unidas para la acción climática el primer ministro de la India, Narendra Modi, anunció que duplicará los planes de generación de energía renovable de su país hasta los 450 gigavatios en 2022, comparado con los 80 GW de renovables de los que dispone en la actualidad. Este es sólo un ejemplo más de la ola verde, de la cual la denominada Revolución Energética alemana fue un precursor. Es difícil saber a estas alturas cómo puede afectar a esta tendencia generalizada una desaceleración económica también generalizada como parecen insinuar los indicadores económicos. Es notorio que el sector de las grandes eléctricas en Alemania se ha convertido en un persistente crítico de este esfuerzo, y afirma que la iniciativa adoptada por el Gobierno de Merkel en 2011 está al borde del fracaso.
Esta semana le ha tocado al sector de servicios arrojar dudas sobre su comportamiento, con las encuestas de gerentes de compras del sector mostrando una debilidad significativa en Estados Unidos y Europa. Este es un indicio de que la desaceleración en el sector industrial se ha ido filtrando hacia el sector servicios. Sin embargo, en buena medida, dependerá de que los Gobiernos mantengan su compromiso con la transformación de las fuentes de generación de energía absorbiendo de forma indirecta costes con la retribución más o menos generosa de los kilovatios que salgan de las granjas solares y de los parques eólicos en el futuro.

Una crisis económica global no ayudará a que el proceso de transformación mantenga su ritmo, pero al mismo tiempo supone una alternativa de inversión anticíclica promotora de una importante actividad económica. Un ejemplo de la preferencia que las renovables suscitan entre los inversores de bolsa es el comportamiento de los fondos cotizados (ETF) como iShares Clean Energy que en lo que va de año ha subido un 32%. Por comparación el fondo Vanguard Energy ETF que tiene más concentrada su inversión en el sector del petróleo ha subido en el mismo periodo sólo el 1%.

A lo largo del año este ha sido el comportamiento de los valores vinculados a las energías renovables, a pesar de la reducción de ayudas y subsidios en algunos países. En gran medida la expansión del sector renovable es tributaria de la reducción de los costes de los equipos y tecnologías utilizadas por la generación solar y eólica. Otro elemento de primer orden en el desarrollo de las renovables son los bajos costes de financiación que imperan en los países desarrollados y que permiten además ofrecer financiación para proyectos a costes bajos en la mayor parte del mundo. El establecimiento de las tecnologías para la generación de energías renovables tiene fuertes costes iniciales, pero sus costes operativos en el periodo de generación de energía son virtualmente despreciables comparados con las energías convencionales que deben alimentarse con combustibles. 

De acuerdo con Bloomberg New Energy Finance el coste de la energía solar ha caído un 85% desde 2010 y el de la eólica ha caído un 50%. Esta reducción de costes ha beneficiado a los promotores de energías renovables porque ha hecho a estas tecnologías más baratas, al mismo tiempo que sus costes de generación sean más baratos que los de gas y carbón en ciertos momentos. Este es un factor que se ha incorporado además al precio interno del kilovatio generado por este sector creando un diferencial a su favor.

En los mercados de valores esto se ha reflejado en que las acciones de las empresas vinculadas a las energías renovables han superado en apreciación a las acciones vinculadas al gas y el petróleo durante 2017 y 2018, y lo volverán a hacer este año de acuerdo con su comportamiento hasta ahora, a pesar de que el año pasado ambos sectores acabaron perdiendo algo de terreno. Este año el fondo más grande en energías renovables de Estados Unidos, Invesco Solar, subió un 58%. La buena perfomance en la bolsa ha pasado por alto el hecho de que la inversión global en renovables en lo que va de año se ha reducido respecto del anterior, por una disminución de los subsidios en renovables por parte de los gobiernos. Los inversores se han atenido al hecho de que la mayoría de las grandes economías del mundo han adoptado compromisos de largo plazo con la reducción de emisiones mediante el desarrollo de las energías renovables y con la sustitución de las convencionales.

El buen comportamiento del sector de las energías renovables en los mercados de acciones y de capitales en general, contrasta con la falta de entusiasmo registrado tras la crisis financiera de 2007/2008. Las acciones del iShares Clean Energy ETF cayeron un 80% entre 2008 y 2013. El motivo de esta caída, y la retracción de la inversión en el sector de las renovables en general tras la crisis, está directamente vinculado a los esfuerzos por parte de los gobiernos de las economías avanzadas y emergentes por sofocar los déficit públicos recortando todo tipo de subsidios.

De esa época data el gran revés de las inversiones españolas en renovables que desembocaron en multitud de pleitos internacionales de fondos de inversión contra el Gobierno de España por la modificación de la retribución a esas inversiones, lo que supuso una transformación adversa de las condiciones pactadas bajo los gobiernos anteriores. La posibilidad de que esto vuelva a ocurrir no se puede excluir, y en buena medida va a depender de la profundidad de la crisis en ciernes. Mientras tanto las empresas dedicadas a las energías convencionales, como el caso de las petroleras, no gozan este año del favor de los inversores. Incluso las grandes petroleras que se han comprometido con un incremento de sus dividendos no canalizan el volumen de inversión al que aspiran.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...