edición: 3050 , Lunes, 21 septiembre 2020
14/09/2020
La hora de Google, Apple, Amazon y Facebook pasen por caja

La crisis del coronavirus se convierte en el mejor aliado para la nueva imposición a las digitales

Cómo si no se van a financiar si no es con una justa contribución, los 750.000 millones de euros del plan de recuperación
Juan José González
En pocos asuntos se suelen poner de acuerdo todos los miembros del Ecofin y tan rápido (en una sola sesión) como cuando hay que pensar en los ingresos para pagar los grandes gastos. En esta ocasión, lo cierto es que han confluido todos los ingredientes necesarios para obrar el acuerdo y así Amazon, Apple, Google y Facebook, deberán pasar por caja obligatoriamente para hacer frente al nuevo impuesto que ya calienta motores en Fráncfort: el impuesto `tech´. Por arte y gracia de la nueva tasa, Europa podrá financiar buena parte de los 750.000 millones de euros de la recuperación económica acordada. La política común de los miembros de la Unión Europea, plasmada en un documento firmado en junio pasado, se ha convertido en el primer capítulo del nuevo sistema impositivo europeo, progresivo, justo y eficaz. Es uno de los muy escasos beneficios que ha propiciado la pandemia, si bien, en este caso los recursos vayan a ser destinados necesariamente a paliar sus colosales daños, los destrozos económicos. Tampoco nunca se había alcanzado tan elevado nivel de acuerdo en una cuestión que afecta a tantos y tan grandes empresas como son en este caso las tecnológicas, los gigantes digitales norteamericanos que cuentan en Europa con una clientela amplia, segura y fiel. Grandes empresas tecnológicas que, por otro lado, están siendo de las mayores beneficiarias de la crisis. Por tanto, parece ahora más razonable su contribución para paliar los problemas de su clientela europea.
Amazon, Apple, Google y Facebook, por citar aquí a unas de las más conocidas, han obtenido en esta crisis de la pandemia suculentos beneficios en Europa y aumentado considerablemente sus cuotas de mercado. Su negocio digital se ha beneficiado del despegue obligado de la actividad digital en detrimento de las actividades presenciales o físicas. Las cuentas del semestre muestran que las tecnológicas han incrementado sus ganancias en esta coyuntura compleja por encima del 20%. Son razones suficientes las que se añaden en esta ocasión a las anteriores propuestas de las autoridades europeas de establecer una tributación más ajustada a la realidad.

En realidad a la progresión de los beneficios y de la buena marcha de sus negocios, una realidad que se debe corresponder con un sistema impositivo más progresivo, eficaz y efectivo; según criterios fiscales los sujetos pasivos deben corresponder con sus beneficios con una justa contribución. Claro que, este criterio no resultaba de fácil aplicación puesto que el asunto trascendía el ámbito europeo que, como se ve, está integrado en una suerte de `bolsa de intereses´ supranacionales.

En esa bolsa aparece un conflicto con Estados Unidos, que siempre reticente a las medidas fiscales que afectan a sus empresas, ha convertido cada intento de nueva imposición europea en un casus belli, respondiendo con medidas arancelarias, propias de una guerra comercial en toda regla. La posición española en esta nueva etapa europea para allegar recursos al plan de recuperación no podía ser otra más que de apoyo incondicional a cualquier plan para hacerse con recursos propios, pues como se sabe, es el miembro que con mayor urgencia y necesidad debe beneficiarse del plan. 

Es una situación extraordinaria que, como concede la ministra de Economía Nadia Calviño debe contar con una financiación extraordinaria. La Unión Europea planea hacer una emisión de deuda (será su primera emisión en la historia) para cubrir cerca de 400.000 millones de euros, casi el 56% del total de los 749.000 millones de euros que contempla el plan de recuperación europeo. Sin embargo, todavía queda por resolver un fleco importante, pues Europa pretende ampliar el grupo de países hasta contar con cerca de 40 economías emergentes que hoy forman parte de la OCDE. De esta forma, la adopción de cualquier medida impositiva debería ser considerada de ámbito internacional y no únicamente europea. El problema en este caso es que Europa no puede esperar por más tiempo decisiones que trascienden el ámbito de la Unión Europea, estando obligada a tomar la decisión de la nueva tasa `tech´ antes de final de año, con el objetivo fijado de su entrada en vigor en enero de 2021.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...