edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
27/03/2018

La culpa in vigilando del Banco de España

Un soplo de primavera agita y turba a un adormilado Banco de España emplazado en el amodorre más profundo desde la etapa del infausto Mafo, letal para la fama y maneras del primer supervisor bancario. En su letargo, los funcionarios digitales, hoy en posición de salida y con las cajas de cartón solicitadas para la mudanza, han caído en la cuenta de que es urgente mayor trabajo y dedicación del personal a la faena de la inspección, como se dijo, embobada y torpe por la gracia del tal Mafo.

Caen en la cuenta de que no se trata de una actitud indolente la que rodea a la supervisión de la conducta de los intermediarios financieros. Y caen también porque se habían olvidado de que las competencias de la salvaguarda de los clientes y ciudadanos en asuntos de confianza, seguridad y riesgos, corresponde al Banco de España en su condición de supervisor bancario. De esta forma, el supervisor local sigue responsabilizado de la conducta de las entidades.

En esa labor de poner orden y control en las actuaciones conductuales, el banco central identifica un clamoroso abandono de los técnicos en las labores de control normativo. Descubren, por ejemplo, que una buena parte de la desconfianza, dudas, preguntas y quejas de la clientela tiene su origen en el despiporre de la publicidad financiera que emiten las entidades bancarias, terreno erizado, o jungla como la calificaba el célebre Mafo, origen desgraciado de multitud de malas prácticas y desgraciados efectos.

Hasta tal punto reina el descontrol vigente en la publicidad bancaria que tiene que ser Bruselas la plaza que emita la señal de alarma al respecto. Puestos en el quehacer, descubren los técnicos locales tal cúmulo de irregularidades en el cumplimiento normativo de la publicidad en determinados productos que se llevan las manos a la cabeza. No es para menos, pues descubren que en la mayoría de los bancos, los departamentos de cumplimiento normativo y los de marketing no se conocen ni trabajan en lo mismo. De ahí que las malas prácticas en la publicidad bancaria lo sean en tanto práctica consentida y en tanto que práctica orientada a despistar al personal, a la clientela. Algo que el Banco de España debería vigilar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...