edición: 2805 , Martes, 17 septiembre 2019
25/06/2019

La decisión de liquidar o suspender el convenio concursal suele mantenerse inalterable hasta el final

Javier Ardalán
En prácticamente la totalidad de concursos la decisión inicial sobre la administración de los recursos (intervención o suspensión) se mantiene a lo largo del procedimiento. En 2018 solamente se han identificado cuatro casos de cambio de control posterior a la declaración de concurso, de intervención a suspensión. Las cuentas de dos de ellas, por ejemplo, cuentan con una mediana de pasivo en torno a los 2,9 millones de euros. 
Así se informa en el Anuario 2018 de Estadística Concursal, elaborado por el Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España, en el que se muestra que  el año pasado, alcanzaron la fase sucesiva un total de 2.316 concursos, una cifra inferior a la registrada en 2017 (2.506), 2016 (2.975) y 2015 (3.701). Se percibe por tanto una importante reducción de la actividad concursal en la producción de documentos jurídicos con implicaciones para la asignación de recursos.

En 2018 se han registrado 31 casos de concurso de acreedores en los que se concedió al deudor seguir administrando la sociedad a pesar de haber sido instados por los acreedores. En total, constituyen el 14,1% de los concursos necesarios. 

De los solicitados por el deudor, en 474 (el 14,1% del total de voluntarios) el juez determinó la sustitución del deudor a la vez que inició la fase de liquidación en el mismo auto de declaración de concurso. En el resto de los concursos voluntarios en que el deudor perdió la administración, 105 observaciones, el juez tomó la decisión considerando la información de que disponía hasta el momento de dictar el auto de declaración. 

La mediana de la deuda exigible en el grupo necesario es superior a 1,5 millones de euros, mientras que en el resto de los grupos la mediana del pasivo se sitúa en 430.652 euros, en el caso del procedimiento voluntario con suspensión, y 440.666 euros, en el voluntario con suspensión por solicitud de liquidación del deudor. También tienen mayores volúmenes de actividad y número de asalariados. 

En contraste con las medianas negativas de los concursos voluntarios con suspensión, las sociedades cuyos administradores conservan el control en concursos necesarios reflejan medianas positivas tanto en el margen neto sobre volumen de negocio como en el resultado de explotación sobre los activos. 

Su mejor posición financiera se confirma con una mediana positiva en la ratio de recursos generados sobre la deuda exigible, un 8%, que contrasta con el -9% y -6% de los grupos de suspensión de la administración. 
Por su parte, la mediana del apalancamiento del grupo Necesario es relativamente reducida: un 71%, que contrasta con el 93% y el 94% de los grupos de suspensión en concursos voluntarios, sin y con solicitud de liquidación por el deudor, respectivamente.

Las liquidaciones directas (sin antes haberse producido una fase de convenio o incluso un convenio) ascendieron a 1.883 casos, lo que representa un 81,3% del total de fases sucesivas. 

El resto de las liquidaciones, el 13%, procede de intentos fallidos de reestructuración. Entre éstos se encuentran 154 concursos en que se produjo el doble auto de fase sucesiva (primero de convenio y luego de liquidación), que suponen el 6,6% del total.  En un sistema planteado para la deliberación de las posibles salidas asignativas, parece un porcentaje razonable.  Por su parte, los convenios sumaron 189 en 2018 un 8,0% con respecto a la suma de convenios y fases de liquidación. 

Las medianas del pasivo (siendo el exigible la referencia fundamental de la dimensión en el sistema concursal) difieren de forma muy significativa en función de la opción asignativa: 1.512.459 Euros en el grupo de fases de convenio y 1.824.966 Euros en los convenios efectivamente aprobados, frente a los 933.297 Euros de las liquidaciones. 

En cuanto a la composición sectorial, en 2018 se advierte una proporción mayor (menor) de sociedades de la construcción entre las que se liquidan (alcanzan convenio). 

Destaca la mejor relación entre valor añadido y cifra de negocio observado en los grupos de fases de convenio y de convenios: la mitad de ellas alcanza la cifra de 0,57 y 0,55, frente a la mediana del 0,51 de las fases sucesivas de liquidación). 

Llama la atención que más del 50% de las sociedades que constituyen cada uno de los tres grupos (ni siquiera el 50% de las que alcanzan un convenio) no podrían reducir su deuda con los recursos que generan. 

Un 50% de las sociedades que inician la fase de convenio o alcanzan el convenio acumulan menos del 88% y del 90% de deuda en relación con el activo respectivamente. La mediana aumenta hasta y el 94% en las fases de liquidación. Cuanto mayor peso tenga la deuda, menor será la posibilidad de reestructurar la empresa. 

En el plano de los beneficios retenidos y acumulados en los ejercicios anteriores, las reservas, muestran que el grupo de convenios exhibe una mediana superior: 0,14% sobre el total de activos, frente al 12% de las fases de convenio y las liquidaciones. Es decir, en 2018 las sociedades que alcanzan un convenio reflejan niveles superiores a los del grupo que se liquida.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...