edición: 2724 , Viernes, 24 mayo 2019
17/09/2018

La desvalorización de las cripto monedas desmantela brokers y provoca pérdidas severas a los inversores

La fe en las monedas digitales se disipa mientras los operadores de los mercados esperan una recuperación
Carlos Schwartz
Canary Wharf, la zona de los muelles del Támesis que fue rehabilitada hace décadas, y aloja en Londres a buena parte de la industria financiera más elitista ha ido perdiendo parte de los metros cuadrados que los brokers de las cripto monedas habían alquilado para alojar sus despachos en plena carrera ascendente de las cotizaciones de esos ingenios informáticos basados en las cadenas de bloques y la fuerza bruta de los ordenadores que las generan. La principal cripto moneda, Bitcoin, ha caído desde su máximo de enero pasado de 19.343 dólares, de acuerdo con la plataforma Coindesk, a 6.497 dólares hoy. El precio oscila de forma persistente en los 6.000 y los 7.000 dólares. Durante el auge oleadas sucesivas de pequeños inversores entraron al mercado adquiriendo Bitcoin, y cuando su precio se disparó en exceso abordaron otras monedas digitales -por llamarlas de alguna forma, aunque de monedas...nada- como Ethereum. Ésta perdió el 85% de su valor desde el pico del mercado y cotiza en torno a los 200 dólares. 
El auge generó múltiples plataformas de emprendedores, recién llegados al invento de un artilugio digital incorpóreo cuya verdadero valor, si es que alguno tiene, es un sistema de registro descentralizado presuntamente inviolable. Para financiar sus operaciones todos recurrieron a las Ofertas Iniciales de Monedas (ICO, por sus siglas en inglés). Las ofertas iniciales atrajeron pequeños inversores a estas iniciativas cuyo futuro era y es una verdadera incógnita. 

La capitalización de mercado de todos los activos digitales rastreados por la empresa CoinMarketCap ha caído de forma aguda desde un máximo de 800.000 millones de dólares a escala global a comienzos de este año hasta los 186.000 millones la pasada semana. Es decir, se ha dividido por 4,5 en meses. Tanto los reguladores, como muchos analistas de inversión, advirtieron que este era un mercado efímero, en la medida que los activos que cotizaban en ese mercado tenían un valor sólo atribuible a su atesoramiento por un grupo de inversores en una mercado que es cautivo de los emisores de las criptomonedas, su capacidad de generación de las mismas y su puesta en circulación. En los mercados de Asia, como el caso de Corea del Sur, causaron furor. En China han sido un instrumento eficaz para la evasión de capital y su transformación en divisas escapando al control del banco central.

“Si alguien se va a beneficiar del desarrollo de la cadena de bloques y sus aplicaciones no van a ser los pequeños inversores. Si la “tecnología” se convierte en un eslabón importante en la industria financiera, a quien va a beneficiar es a los grupos tecnológicos que lo adapten para aplicar a esa industria. Está claro que puede servir, pero nadie salvo las plataformas tecnológicas especializadas y la industria financiera, van a ganar con ese mercado”, afirma un analista del sector.

La idea de que las criptomonedas iban a revolucionar al sector financiero ha sido un reclamo engañoso. La caída de la moneda ha afectado seriamente a los brokers que operaban con su propio capital, y los que no, han tenido pérdidas severas y han visto reducirse su mercado de forma drástica. “La industria ahora deberá asistir a cierres en cadena o a consolidaciones importantes. La última palabra no está dicha aún porque es muy posible que asistamos a una nueva carrera alcista, pero esta vez es dudoso que puedan atrapar a nuevos inversores incautos”, señala la fuente consultada. 

Mientras los reguladores han puesto la mira sobre el sector. Max Boonen, el consejero delegado del broker B2C2, señaló a los medios que: “Está claro que algunas compañías no van a resistir porque sus modelos de negocio se basaron en un escenario de precios distinto al que tenemos ahora”. Las plataformas que parecen más amenazadas son precisamente las que hicieron sus propias ICO emitiendo su criptomoneda a cambio, en general, de otras criptomonedas con trayectoria más conocida como el Bitcoin o el Ether. 

Con un capital destinado a financiar su desarrollo basado en criptomonedas que se han desplomado en el mercado, no se vislumbran muchas posibilidades de que sobrevivan a menos que el mercado resucite, algo que algunos analistas consideran que puede ocurrir, pero que de hacerlo no tiene fecha probable ni prevista. Por añadidura hay un número importante de “ofertas iniciales de monedas” que han sido un mero fraude.

“Algunas de las ofertas iniciales se han hecho con el expectativa de desarrollar criptomonedas bien diseñadas y con fiabilidad. No todas han estado destinadas a desplumar a los inversores. Pero el problema es que los nuevos con productos legítimos, ahora no encuentran forma de financiar sus proyectos. El mercado desconfía", señala un operador. 

Pero no sólo los emisores de artilugios digitales la pasan mal. También las plataformas de operadores, los mercados para comprar y vender, tienen problemas. La plataforma de contratación de criptomonedas Kraken ha despedido 60 empleados en Estados Unidos. Vitalik Buterin, el creador de Ethereum afirmó que ya no había espacio para que las criptomonedas “tuvieran incrementos de precios de a miles”. 

Mientras, hay otros factores que erosionan la confianza. Las intrusiones de piratas informáticos y los fraudes han provocado la pérdida de 1.800 millones de dólares en criptomonedas este año comparado con los 1.000 millones disipados entre 2011 y 2018. Los operadores no han logrado desvincular además a las criptomonedas de la criminalidad, que ha motivado advertencias por parte de los reguladores y de Europol, en especial relacionadas con el blanqueo de capitales. 

Otro de los elementos que ha contribuido a la desconfianza es la manipulación del mercado. Basta con que, en un momento de alta demanda, los emisores retengan las monedas que están generando, para distorsionar el precio. La operación de colocarse largos en Bitcoin y cortos en otras criptomonedas, por ejemplo, se ha registrado en muchas oportunidades en un mercado al alza.

Por lo tanto, estamos ante un mercado poco transparente, de acuerdo con la opinión de muchos operadores. El mercado no ha hecho, en este sentido, nada para ganarse de nuevo la confianza de los inversores.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...