edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
05/07/2020
banca 

La doble vara de la JUR

De un tiempo a esta parte, nada es lo que parece en el proceloso mundo de los problemas bancarios. Varias entidades italianas se enfrentaron hace poco más de un año a situaciones complejas que amenazaban con su desaparición del mapa financiero local, y europeo. El Gobierno del país no tardó en pronunciarse al respecto: habrá fondos y medidas de flexibilidad interior (en el mercado local) para evitar desenlaces traumáticos para los accionistas de las entidades en problemas y, por supuesto, para el sistema financiero nacional.

La sangre no suele llegar al río en Italia cuando la decisión de salvar un banco o una empresa depende de una decisión del Gobierno. Funcionó el nacionalismo protector subestimando las reglas europeas sobre resoluciones bancarias. En España cuenta el sector bancario con una experiencia non grata: la del Banco Popular. Se acercaba el final de este, la quiebra del banco, cuando un organismo europeo bancario aplicó, expeditivo, unas reglas de resolución nuevas, desconocidas en la práctica y con las que se estrenaba la metodología legal de una resolución bancaria. No hubo clemencia.

La historia se repite en el sector financiero, en Europa, con el mismo órgano de resolución bancaria (la JUR) como protagonista, aunque la aplicación en esta ocasión será novedosa por cuanto no intervendrá en el asunto de Wirecard -entidad alemana, intermediadora en el mercado financiero de pagos online de las casas de apuestas y cotizada en el mercado del país-. Un asunto tan desagradable como la desaparición de cerca de 2.000 millones de euros, al parecer, sin explicación convincente del CEO responsable, ha obligado a las autoridades del país a tomar cartas en el asunto porque el agujero del banco es escandaloso.

Un asunto, un escándalo, un banco online -como otro cualquiera offline- sujeto a la normativa común del sector en Europa y, por tanto, materia de intervención de la JUR. Se trata -o trataba- de un caso de resolución bancaria de libro, aún más evidente que los casos de los colegas bancarios italianos y del otro desgraciado colega, el  español Popular. Pero no, el responsable europeo de las resoluciones cedió, mediante el `silencio administrativo´, en favor del Gobierno germano, que para eso Wirecard es alemán. Curiosa forma de resolver los problemas de casa en casa, al menos los que así convenga, y sin duda, una doble vara de medir aplicada por las autoridades y consentida por los reguladores. Europa no es esto. Pero esto es Europa.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...