edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
06/07/2018
OBSERVATORIO GLOBAL

La economía de la Eurozona sigue creciendo, con un peso cada vez mayor de la demanda externa

PwC
La última edición del Global Economy Watch de PwC, elaborado por el equipo macroeconómico de la firma, revela que las exportaciones juegan un papel cada vez más importante en el crecimiento de la Eurozona, que en 2017 aumentó un 2,3%, el mayor registro desde el inicio de la crisis financiera internacional. 
Si durante todo el 2016 las exportaciones tuvieron una contribución negativa al crecimiento de la zona euro, ahora la película ha cambiado sensiblemente; su aportación al crecimiento entre octubre y diciembre de 2017 fue del 1,3%. 

Según el documento, las exportaciones seguirán siendo la gran fortaleza de la Eurozona, pero también su punto débil. Por un lado, se espera que la demanda en los mercados clave siga aumentando. Pero, por otro, la dependencia de las exportaciones también significa que la zona euro será mucho más vulnerable a las posibles disrupciones de la economía mundial. 

El Global Economy Watch también presenta las siguientes conclusiones:  
•    El consumo doméstico seguirá siendo un relevante driver del crecimiento, a pesar de que el aumento de la tasa de ahorro –que ha pasado del 11,9% al 12,2% entre el último cuarto de 2016 y el de 2017-, sugiere que hay cierta cautela instalada en los hogares. 
•    La contribución de la formación bruta de capital fijo –inversión- ha perdido peso respecto a 2016, cuando fue el mayor impulsor del crecimiento económico.
•    El crecimiento del gasto público se mantendrá estable, cada vez menos constreñido por las políticas de austeridad.

El Global Economy Watch de junio también aborda la situación de los mercados de trabajo de los países de la OCDE y la comparación con la evolución de los salarios. Diez años después de la crisis financiera internacional, la recuperación de la economía es ya una realidad en la mayoría de los países avanzados, donde se han vuelto a alcanzar los niveles de actividad previos a la crisis. 

Después de un primer vistazo, podríamos decir que los mercados de trabajo están mejor que nunca: la tasa armonizada de desempleo en los países de la OCDE está en el 5,4%, la más baja de la historia. Sin embargo, contrariamente a lo que dice la teoría económica tradicional -la llamada curva de Phillips-, el aumento del empleo no se está viendo acompañado de un incremento de los salarios.  ¿Por qué? 

El estudio parte de un análisis en detalle de la relación entre la tasa de paro y los salarios en la Eurozona, y distingue tres grandes períodos:
•    Entre 1986 y 1998, desde la firma del Acta Única Europea (donde se inicia el camino para la creación de un mercado único) hasta el lanzamiento del euro. En esta franja temporal ha sido cuando la correlación entre ambos factores ha funcionado de forma más evidente
•    Entre 1998 y 2008, desde la creación de la moneda única hasta en inicio de la crisis financiera, y 
•    Desde 2009 hasta nuestros días.

En estos últimos dos periodos es donde podemos decir que se está produciendo un desacoplamiento entre ambos factores -empleo y salarios- y una aplanamiento progresivo de la curva de Phillips (ver gráfico).

Y concluye que detrás de este fenómeno se encuentran una serie de factores estructurales, casi todos ellos comunes para las principales economías europeas, como son:
•    La caída del poder de los sindicatos y de la afiliación de los trabajadores, como consecuencia de la transformación de las estructuras económicas y de las nuevas políticas (entre ellas, las de privatización de las grandes empresas públicas), que han erosionado la capacidad de negociación de los trabajadores.
•    La digitalización del trabajo y el desarrollo de las nuevas tecnologías también está contribuyendo a desinflar la curva de Phillips, en la medida que, además, un número cada vez mayor de trabajos se puede realizar a distancia, lo que está haciendo que la oferta de mano de obra sea potencialmente cada vez más elástica.
•    La creación del BCE. La transferencia de la política monetaria desde los bancos centrales hasta una única autoridad -en este caso, al Banco Central Europeo, en 1999-, ha tenido también un impacto efectivo en la relación entre los salarios y la tasa de paro. En este caso, debido a su labor por controlar la inflación y mantener el crecimiento de los precios por debajo del 2%. Una circunstancia de la que, según el documento, se han beneficiado, especialmente, los países del sur de Europa, que han tenido tasas de inflación más altas históricamente.
•    El ascenso de los países de la Europa del Este, cuyos mercados laborales cuentan con salarios más bajos y que ya desde hace años han provocado un aumento real de la oferta de mano de obra.

¿Y qué significa esto de cara al futuro? Suponiendo que no haya más cambios estructurales, nuestro análisis sugiere que es poco probable que el mercado laboral vaya seguir siendo el motor  del crecimiento de los salarios en el futuro. Esto hace que otros factores, como los cambios y las reformas estructurales que impulsen el crecimiento de la productividad laboral, vayan a ser más importantes en los próximos años para mejorar las perspectivas de crecimiento salarial en la zona euro.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...