edición: 2824 , Lunes, 14 octubre 2019
29/11/2018
banca 
Reveses a tres bandas

La envenenada herencia de FG explica el calvario diario del BBVA

Malos tiempos para el banco digitalizado, derrotado en tres frentes, con pérdida del 30% del valor en los 18 años de FG y ahora, observado muy de cerca por la EBA
Juan José González
La desgracia se ceba últimamente con el BBVA, en trance debido a la fase de salida de su presidente Francisco González. Y lo hace con intensidad y entusiasmo. Como si "a perro flaco, todo son pulgas", recibe día sí y día también alguna mala noticia procedente de su triple frente de batalla. Si un día BBVA Compass (el 9% del beneficio del grupo) no está atascado, Bancomer (el 41% del beneficio del grupo) recibe alguna novedad, negativa, del nuevo Gobierno azteca, el inquieto y necesitado López Obrador. El tercer frente, el más delicado, que vive un auténtico atolladero y emite señales cada día más preocupantes, el Garanti Bank (14% de los ingresos del grupo) mantienen en vilo a la alta dirección del segundo banco español. Tres frentes con pérdidas y en caída de resultados.
Tan sólo al alza la intensidad y profundidad de las crisis que ya han provocado alguna reacción de los supervisores, el local Banco de España y el europeo Banco Central Europeo. Los dos supervisores se han interesado en conocer si la entidad financiera contaba con algún plan `B´ ante posibles males mayores habida cuenta de la proximidad del cierre anual, cuando todavía se está a tiempo de corregir alguna desviación imprevista, fuera de la planificación del banco. En la entidad no saben si mirar a la evolución de las divisas o a las cuentas de resultados del triple frente de batalla. Entre la lira turca y el peso mexicano, o la lenta evolución de los tipos de interés en el mercado norteamericano, los números negros no avanzan, amenazan los rojos y el tiempo de salida del Francisco González se acorta. Así, entre la larga despedida 8no se sabe si definitiva) de González y los dolores de cabeza por triplicado, el heredero Carlos Torres no puede pensar en la fusión pendiente.

Como las desgracias nunca vienen solas, la suma de otros contenciosos y asuntos pendientes del plan estratégico del banco habrían recomendado una salida de FG con mayor discreción, sin actos de reconocimiento público ni agradecimiento a los servicios prestados. Contencioso e incómodo es la asignatura pendiente con Fráncfort, en realidad, un trámite que el supervisor requiere al banco español en tanto que la salida del presidente supone un relevo, en este caso, por el CEO Carlos Torres, pero sujeto a la normativa de la UE, en este caso, relativa al gobierno corporativo. El incumplimiento de una directriz del supervisor conlleva problemas de aceptación de cargos, poderes y firmas para ejercer funciones ejecutivas, luego, hay que pensar que el BBVA será -aunque resistente- finalmente obediente.

Otros asuntos del banco son los relacionados con el histórico particular del presidente saliente, nada menos que 18 años de férreo ejercicio del pobre, con puño de hierro, en los que se llevó por delante dos Ceos y una docena de altos directivos figuran en el `Debe´ de FG. El saliente no será recordado por haber `quemado´ directivos y Ceos sino por el legado de una apuesta personal en la transformación digital del banco, aún incompleta y tocada en las cuentas por los elevados costes, disparados, de la tecnología.

Por si no fuera suficiente, el banco llega a fin de año con una valoración en Bolsa en el entorno de los 33.000 millones de euros, justo la mitad que acredita su competidor Santander y muy lejos -o más pobre- que los 50.700 millones de euros que marcó su primera capitalización como BBVA. Echando cuentas, FG deja el banco digitalizado -aunque no completado el proceso- y a inversores y accionistas un banco -o acciones- que se ha dejado por el camino de los 18 años de la era González el 30% de su valor.

Si las comparaciones son generalmente odiosas y de dudosa utilidad, el contraste con su rival Santander dejan fuera de combate al banco de González. Sirva al efecto el valor bursátil de Santander en el año 2000, cuando FG accede al cargo presidencial, capitalizaba 37.000 millones de euros que ahora son el doble, mientras FG ha llevado al banco al lado contrario. Pobre balance del saliente que ahora hereda, y con intereses de demora, el sucesor Carlos Torres.

El balance de los 18 años de FG deja a la entidad en una posición puntera en tecnología, quizá al mismo nivel que otros competidores aunque muy alejada de la vanguardista Caixabank. Con una valoración que, incluidas las ampliaciones de capital realizadas, no supera los números rojos para los inversores. Con todo, no es este el aspecto de mayor preocupación ni ocupación de la herencia recibida para Carlos Torres. El mensaje de los últimos test de estrés de la banca sistémica, han dejado en el sistema bancario español a dos entidades `tocadas´: Sabadell y BBVA que, aunque superan el examen de la Autoridad Bancaria Europea no mejoran la nota anterior, lo que en el caso del BBVA significa que será sometido a vigilancia. Así vive -o sobrevive- el heredero Torres, entre reveses a tres bandas, accionistas e inversores decepcionados y bajo sospecha y vigilancia de la autoridad bancaria. Así es imposible que avance la fusión pendiente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...