edición: 2787 , Jueves, 22 agosto 2019
04/03/2019
banca 
Los litigios le costarán un tercio del resultado en 2019

La factura pendiente de los tribunales, principal amenaza para los resultados bancarios en 2019

El precio de la `litigiosidad´ ya se deja sentir en algunos precios de los productos financieros, caso de las hipotecas, con los que se pretende compensar el coste de la factura a final de año
Juan José González
Algunos cálculos cifran en 14.000 millones de euros el dinero devuelto por la banca a clientes e inversores como consecuencia de demandas pasadas por distintos conceptos, no sólo por malas prácticas sino también por cálculos incorrectos en gastos hipotecarios, comisiones y otros. Un calvario que en medios del sector reconocen que continuará pasando factura en 2019, ejercicio sobre el que se proyectarán un buen puñado de demandas pendientes de resolución. La preocupación del sector apunta en la dirección nefasta, en los peores augurios que reconocen que lo peor está aún por venir. Y provocará un efecto perverso en los resultados para el presente ejercicio. Con un preciso automatismo, las entidades bancarias reaccionaron de forma inmediata al decreto del Gobierno sobre el impuesto de AJD con un cambio mecánico en sus política de precios hipotecarios. La subida en el precio de algunas de las hipotecas del sector bancario, fue la respuesta precisa al decreto gubernamental.
El caso más sobresaliente, por el tamaño y repercusión de la cartera hipotecaria, fue Santander. Dos meses tardó en `volcar´ el sobrecoste que le supuso la decisión política por la que deben ser las entidades quienes asuman la práctica totalidad de los gastos de constitución de préstamos hipotecarios. Si Santander los revisó al alza, aplicando una media de 60 puntos básicos y una comisión de apertura de medio punto porcentual sobre el precio de la compraventa del inmueble, los demás, el que más y el que menos, ha convertido la firma de los préstamos en un asunto de negociación. En resumen, la decisión del Gobierno ha provocado una revisión de los precios de la banca o, dicho de otra forma, ha encarecido los precios -en este caso de la hipoteca- de los préstamos más comunes.

De la misma forma se espera que en los próximos meses el sector acabe ajustando algunos precios que -como los derivados de las hipotecas- se vean afectados por las numerosas sentencias emitidas por los tribunales de Justicia, en respuesta a las reclamaciones de clientes. La burbuja inmobiliaria cuyos efectos, una década después, continúan pasando factura al sector. Lo hacen ahora en la fase ejecutiva más costosa, con decisiones del Ejecutivo en base a sentencias firmes de los cientos de juzgados ordinarios que entienden de los conflictos entre banca y particulares.

Lo que en su día fue el trampolín del sector bancario para el asalto de algunas entidades a zonas financieras de otros países, las hipotecas, son hoy un auténtico calvario que no cesa de emitir facturas. Las cláusulas suelo, por ejemplo, mantienen vivas sus secuelas hasta nuestros días, en 2019, dieciséis años después de la explosión de la burbuja, calificadas por un tribunal como "enriquecimiento injusto", "como cláusulas abusivas que el banco desplazó al consumidor cuando le hubiera correspondido asumir". 

Las demandas por estas cláusulas continúan siendo uno de los principales motivos de litigios legales que sufre Santander por la adquisición del Banco Popular en junio de 2017 y que según la propia entidad llegó a admitir (sólo por el Popular) cerca de 26.400 reclamaciones en 2018. Las consecuencias de la incorrecta comercialización de preferentes a la clientela particular son similares a las causadas por la cláusulas suelo no trasparentes en los préstamos hipotecarios o la colocación de acciones de Bankia; todas se han saldado con litigios, aunque no todas en base a sentencias judiciales, sino que una buena parte de las mismas se solventaron por vía extrajudicial mediante procesos arbitrales.

En todo caso, reclamaciones de clientes y pronunciamientos de los tribunales pueden tener un coste elevado en forma de compensaciones, y que en el ejercicio de 2019 serían una amenaza para los resultados del sector. Algunos cálculos del propio sector estiman que la factura por litigios de tribunales y procesos arbitrales se llevaría por delante un tercio de los resultados del sistema bancario en el presente ejercicio, una factura que sería muy superior si sólo se tuviera en cuenta la actividad del negocio nacional, es decir, excluyendo las filiales en el exterior.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...