edición: 2847 , Viernes, 15 noviembre 2019
14/10/2019

La Fed incrementa su intervención en el mercado de fondos a un día y diferencia su acción del QE

Powell afirma que intervenir en el mercado de corto plazo no altera la política monetaria de la institución
Carlos Schwartz
La Reserva Federal (Fed) anunció sobre el filo del fin de semana que va a inyectar 60.000 millones de dólares mensuales hasta el segundo trimestre del 2020 con la compra de bonos en operaciones de mercado abierto. Además mantendrá de forma sostenida su oferta en el mercado de dinero que durante el mes de septiembre manifestó tensiones, llevando hasta el 10% a los tipos de interés practicados por las instituciones a un día con garantía de deuda, cuando los tipos que se venían practicando en ese plazo entre las entidades eran del 2,5%. La escalada de los tipos puso de manifiesto la existencia de tensiones para la financiación en el corto plazo entre bancos. La lectura que han hecho los analistas de este episodio es que la reducción del balance de la Reserva Federal, que se viene desarrollando de forma paulatina desde 2014, ha hecho caer las reservas de los bancos en la Fed.
Las entidades de crédito depositan en el banco central dinero para cumplir con los coeficientes y reservas obligatorias y mantienen un saldo de liquidez como contrapartida de sus operaciones interbancarias y de préstamo, vinculado a los niveles de liquidez de la entidad y al saldo de depósitos de clientes. El nivel de reservas del sistema bancario en la Fed en 2014 era del orden de los 2,8 billones de dólares y cayó este verano hasta los 1,4 billones, cifra que está casi totalmente comprometida con las reservas obligatorias, resultado de las exigencias de la legislación bancaria pos crisis en Estados Unidos. Los bancos han mostrado reticencias a partir de este verano a prestarse dinero entre si con garantía de deuda en las operaciones denominadas Repo, por pacto con garantía de recompra por sus siglas en inglés. Esto ha disparado los tipos de interés.

La Fed ha acudido al mercado de forma reiterada para apaciguar las tensiones dando dinero a un día a cambio de deuda. Ahora ha anunciado que va a institucionalizar esa intervención al ritmo de 60.000 millones mensuales hasta el primer trimestre de 2020. El banco de bancos estadounidense anunció en 2014 la reducción de su balance que había y en los dos últimos años ha acelerado la reducción, dejando morir emisiones de deuda del Tesoro sin solicitar la renovación de las mismas. Esto ha tenido un efecto contractivo que ha afectado a la liquidez de los bancos.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, que ha sido centro de las críticas del presidente Donald Trump más de una vez por haber iniciado la senda del incremento de los tipos de interés de referencia hasta llevarlos al 2,5%, afirmó que no había retomada la senda del Quatitative Easing (QE), que es la política de inyección de dinero en el sistema a través de operaciones de mercado abierto del banco central. Powell ha establecido la diferencia en el hecho que el QE cedía dinero contra deuda de largo plazo lo que apuntaba a aplanar los tipos de interés precisamente en esos largos plazos. Las operaciones de ahora se hacen contra deuda de muy corto plazo, y en operaciones de liquidez a un día o plazos de días. Al establecer esta diferencia el presidente de la Fed pretende distanciarse de los críticos que son adversos a mantener un régimen de asistencia financiera a los bancos para que canalicen la liquidez del banco central hacia los clientes.

La teoría era que la disponibilidad de esos recursos tenía un papel anticíclico porque llegaba al público y los inversores, lo cual activaba la maquinaria económica. Los detractores del sistema señalan que, al mismo tiempo, esta política monetaria era responsable de las burbujas de activos por la masa de liquidez que en lugar de encontrar su camino hasta las inversiones productivas, se iba a los circuitos especulativos. Powell no tiene muy fácil explicar porque se genera la tensión en los mercados de corto plazo.

El análisis genérico es que se trata de un resultado no deseado de la reducción del balance del banco central. La pregunta es qué otras maravillosas inversiones pueden hacer los bancos en operaciones a un día que les justifique no prestarse dinero entre ellos. El razonamiento tiene varios puntos débiles, sobre todo porque es una manifestación de desconfianza. Las entidades quieren retener el dinero “por si acaso”, lo que no está claro es cuál es el acaso de turno. La interpretación más difundida según la cual los bancos, si se prestan dinero entre sí, tienen complicado cumplir con los requisitos de su condición de bancos en la Reserva Federal, ya es de por si alarmante.

La Fed ha anunciado que quiere llevar las reservas de los bancos en el sistema a los niveles de principios de septiembre, que era de 1,5 billones. El balance de la Fed creció en el último mes desde los 3,8 billones a los 4 billones tras sus sucesivas intervenciones en el mercado de dinero, es decir 200.000 millones de dólares… La cuestión es que Reserva Federal va a inyectar en el sistema 60.000 millones de dólares a cambio de deuda de muy corto plazo al mes. Pero con independencia de esta intervención de adquisición de bonos del Tesoro y otra deuda, mantendrá sus intervenciones en el mercado monetario también en el muy corto plazo hasta enero del año que viene.

De acuerdo con la información difundida por el banco central va a ofrecer 35.000 millones de dólares hasta dos veces a la semana en el mercado de Repo a diversos plazos en días, mientras que las operaciones 'overnight' se harán a diario con una oferta de al menos 75.000 millones. La Fed adquirió deuda por importe de 20.000 millones de dólares desde agosto pasado para reponer algunas emisiones a su vencimiento. 
Las subastas mensuales de 60.000 millones anunciadas el viernes se sumarán a esas operaciones de reposición de vencimientos. Como se ve se trata de una intervención para ofrecer dinero en el corto plazo y para el corto plazo, pero en unas cantidades muy altas lo que hace pensar que la Reserva Federal debe haber detectado motivos consistentes para las tensiones en el mercado que no se pueden deber sólo a que el banco de bancos decidió achicar su balance.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...