edición: 2598 , Lunes, 19 noviembre 2018
23/10/2018

La ’fintech’ de crédito inmobiliario Lendy apela al regulador por las amenazas de un gran cliente

Los inversores que prestaron para esta operación arriesgan perder el dinero gestionado por la plataforma
Carlos Schwartz
La plataforma de crédito al sector inmobiliario Lendy, que obtiene los recursos para sus operaciones de activo del aporte de inversores particulares, ha tomado una medida sin precedente conocido: ha solicitado la intervención del regulador en un conflicto con uno de sus clientes. Un prestatario de la plataforma, que obtuvo financiación por 8,2 millones de libras procedentes de 5.000 inversores amenaza a la 'fintech', que intermedia entre inversores y prestatarios, y a algunos de sus inversores con un pleito de 10 millones de libras. De acuerdo con este prestatario Lendy ha incumplido sus contratos y le ha exigido el pago de la deuda en contra de su obligación de mantener la financiación para su proyecto. La plataforma ha hecho préstamos por el importe total señalado a una serie de compañías 'offshore' vinculadas a una fundación familiar con sede en las Islas Vírgenes Británicas para el desarrollo de un proyecto inmobiliario en el oeste de Londres en el distrito de Marylebone. La 'fintech' ha remitido una carta a la Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por sus siglas en inglés) que se ha filtrado a la prensa en la que solicita amparo ante lo que califica de una operación oportunista y viciada del prestatario. 
De acuerdo con informaciones de medios financieros los inversores de Lendy ya hacen frente a pérdidas potenciales por decenas de millones de libras en la medida que dos tercios de los créditos en cartera tienen retrasos en su devolución. El caso puede suponer para los inversores perder más de lo que prestaron por la naturaleza de la reclamación con la que amenaza el deudor.

Pero si las cosas se tuercen más, deberán anotar la pérdida del principal prestado y de los intereses no percibidos si el asunto, tras lo que se prevé un largo pleito, recibe un fallo favoreciendo al prestatario. El sector inmobiliario es donde se ha registrado el mayor desarrollo de la actividad de crédito de las plataformas entre particulares, lo cual quiere decir que es el segmento del mercado en el que hay una mayor concentración de riesgo de estas entidades innovadoras denominadas 'peer to peer'. El conflicto planteado coincide con la preocupación por parte de los reguladores del sector por el acceso sin restricciones de los inversores particulares a este tipo de operaciones.

Se supone que la función de las 'fintech' es casar la oferta de dinero con la demanda de recursos en términos más eficientes que los bancos generando crédito más barato de un lado e ingresos más altos para el inversor del otro. Hay un punto en el cual la preocupación del regulador parece acertada. Lendy ofrece un tipo de interés sobre los recursos aportados del 12% anual, que comparado con la oferta del mercado es una remuneración alta. Pero si los inversores toman su decisión para la asignación de sus inversiones sobre la base del tipo de interés ofrecido y una métrica del valor contable del negocio comparado con el volumen del crédito a conceder, nos encontramos ante una forma muy pobre de gestión del riesgo.

En contraste con este modelo otras plataformas como Lending Circle ofrecen una rentabilidad más baja y dirigen la inversión hacia una cesta de colocaciones dentro de la cual están ausentes los desarrollos inmobiliarios. De allí que algunos analistas del sector consideren que la solución no son las restricciones a los inversores particulares que sugiere el regulador, sino por el contrario forzar a las plataformas a un modelo de gestión del riesgo que proteja al inversor. La idea de que una plataforma case oferta con demanda de dinero, sin otro valor sustancial añadido a la intermediación, puede acabar en un accidente fatal. Lendy argumenta que ha informado a los inversores en este crédito sobre la amenaza del prestatario y que confía en la gestión de su departamento de recuperación que actúa en defensa de los intereses de los inversores. 

En su carta a la  FCA la plataforma afirma que se trata de una situación nueva y que evoluciona de forma diaria “de allí nuestra solicitud urgente” para una reunión con el objetivo de recabar el apoyo del regulador. Este por cierto no ha respondido a las preguntas de la prensa pero fuentes al tanto de la situación afirman que sigue la evolución del incidente muy de cerca. Lendy, creada hace seis años, tiene su sede en la ciudad de Portsmouth y originariamente entró en el mercado de crédito sobre activos marinos.

La plataforma abandonó ese sector por la falta de una demanda capaz de dar alternativas de inversión a sus clientes de pasivo. En su documentación contable la plataforma de crédito señala que la tasa de créditos improductivos es del 12,3%. Sin embargo un análisis detallado de la cartera de créditos de la plataforma hecha por el Financial Times indica que sobre un saldo vivo de créditos de 180 millones de libras los créditos con demora suponen 112 millones de libras. Lendy dice que califica a los créditos en mora tras un retraso en el pago de 180 días.

De acuerdo con la compañía la alta tasa de demora se debe a que se ha hecho “más cautelosa” en la concesión de nuevos créditos, y que en la medida que los créditos han sido pagados, la proporción de créditos en plazo de pago se ha reducido respecto del total de la cartera de crédito. Es una explicación que deja al desnudo la situación de la plataforma. Todo parece indicar que su expansión se ha basado en un análisis del riesgo débil con una alta tasa de concesión cuyo desenlace es una fuerte morosidad. El hecho de que se haya hecho más cautelosa indica que las condiciones de concesión de crédito se han endurecido lo que supone una caída en la tasa de crecimiento. Pero la falta de un aumento del crédito bueno es lo que ha determinado que en su balance actual dos tercios de los créditos tengan algún tipo de demora. 

No hay ninguna garantía de que Lendy logre un acelerado crecimiento de la concesión de crédito a clientes solventes y mientras tanto hace frente a una batalla legal con un promotor inmobiliario por una cifra significativa en proporción a su balance.

El caso de Lendy desnuda un hecho que ha quedado velado tras el ruido mediático en torno a las 'fintech'. El problema no es la intermediación, ni los medios técnicos que la facilitan. El problema es el riesgo.

Partir del supuesto de que una plataforma sólo intermedia entre quienes quieren obtener una rentabilidad por su dinero y los que lo necesitan para sus proyectos es una verdad a medias. La supervivencia de una plataforma de esta naturaleza depende de que los inversores, que son los que permiten que el ciclo del crédito se perfeccione, recuperen su dinero. Y para que esto sea así es la plataforma la que debe dar los medios técnicos suficientes para valorar la inversión y debe dar a sus clientes las alternativas para la colocación de dinero ya depuradas. Ni el dinero ni el riesgo son cuestiones tecnológicas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...