edición: 3098 , Lunes, 30 noviembre 2020
16/09/2020

La fusión PSA y FCA sufre ajustes finos para hacer frente a las crisis del sector del automóvil

La operación se propone ahora generar ahorros respecto de los dividendos para mantener caja
Carlos Schwartz
Peugeot SA (PSA) y Fiat Chrysler Automotive (FCA) han hecho ajustes en sus proyecto de fusión con el objetivo de mantener una mayor cantidad de dinero en caja que la prevista en el anuncio de la operación. La fusión va a generar el cuarto de los grandes grupos de automoción por dimensión en el mundo, mayor que General Motors o Hyundai Kia. Los analistas del sector esperaban un ajuste fino de las propuestas porque la crisis del sector es de tal envergadura que la posibilidad de pagar un dividendo compensatorio a FCA para equilibrar el valor de la fusión fue puesto en duda. La propuesta inicial era repartir 5.500 millones de dólares entre los accionistas de FCA y ahora ha sido reducido a 2.900 millones con el objetivo de mantener dinero en la caja de la empresa. La nueva empresa se denominará Stellantis y tendrá como consejero delegado a Carlos Tavares, el principal ejecutivo de PSA. El consejero delegado de FCA, Michael Manley, señaló que el ajuste del acuerdo, muestra la voluntad irrevocable de avanzar con la fusión entre las dos empresas. Los ejecutivos de ambas empresas consideran que uno de los motores fundamentales de la fusión es la posibilidad de reducir costes mediante el uso de plataformas comunes, una tendencia creciente en la industria, y en el desarrollo de los motores eléctricos y la movilidad sostenible.
La idea de generar una igualdad previa a una unión al 50% estaba detrás del dividendo compensatorio para FCA. Sin embargo, a la vista del desplome del mercado del automóvil con el confinamiento global los analistas consideraron previsible el ajuste en los términos de la fusión. PSA, propietaria de las marcas Peugeot, Citroen, Opel, y Vauxhall y advirtió durante el pico de la crisis que las ventas del sector en Europa caerían en el 2020 al menos un 25%. La empresa recortó sus gastos de marketing en un 90% y redujo personal en los niveles ejecutivos, además de aplicar un modelo interno de estrés con una caída teórica de las ventas del 50%, un extremo que no se registra desde los años de 1970. Los socios de PSA son la china Dongfeng Motor Group (13,68%), el estado francés con el 13,68%, y la familia Peugeot con el 13,68%. Este es el núcleo estable del accionariado de la empresa, el resto del capital está en la Bolsa.

Sin embargo, el recorte del dividendo supone un desequilibrio en los términos de la fusión y las partes han alcanzado una fórmula para superar esta situación. Peugeot es propietaria del 46% del capital de la industria de componentes Faurecia, con  un valor estimado de 2.600 millones de euros, y tenía previsto transferir el valor de las acciones a sus propios accionistas. En lugar de ello lo que hará es dividir por dos las acciones y adjudicar cada parte a los accionistas de las respectivas empresas, con lo cual se restablece el equilibrio aunque no en dinero. 

Lo llamativo de la situación de las dos compañías es que han logrado mantener la estabilidad financiera hasta ahora este año a pesar de la crisis que castiga al sector del automóvil. PSA declaró un beneficio de 595 millones de euros en el primer semestre de este año lo que la convierte en un caso único dentro de la industria del automóvil, mientras que FCA ha omitido el dividendo en el segundo trimestre de este año en Estados Unidos para preservar su caja. Dependiendo de las condiciones comerciales de ambas empresas en lo que resta del año pueden pagar a sus respectivos accionistas cada una 500 millones de dólares adicionales.

En el informe la empresa señala que los ahorros que la consolidación va a generar han sido reconsiderados y pasaron de los 3.700 millones de euros estimados inicialmente a más de  5.000 millones de euros. Fiat pasó por momento críticos en la década de 1990 cuando Sergio Marchione quien recibió toda la confianza de la familia Agnelli se hizo con la dirección de la empresa y logró restablecer el crecimiento y alcanzar la fusión con Chrysler, tras fracasar la que Daimler había intentado con la misma eterna tercera de la industria estadounidense del automóvil. La fundación que mantiene los intereses de la familia Agnelli tiene como principal ejecutivo a John Elkann tataranieto del fundador del grupo en 1899. Elkann es hijo de una de las herederas de Giovanni Agnelli quien dirigió el destino de la empresa en los años de la posguerra. La muerte de Marchioni fue un duro golpe para la empresa y forzó a Elkann a tomar las riendas en sus manos designando como consejero delegado al primer ejecutivo de Chrysler, Manley.

Mientras tanto, la Comisión Europea (CE) ha abierto en junio una investigación en profundidad sobre esta fusión para la que las empresas no han propuesto remedios. Es decir que decidieron esperar a las exigencias de los reguladores europeos antes de adoptar medidas para limitar los efectos de su fusión. La clave de esta fusión desde el punto de vista de los reguladores es la posibilidad de que se constituya un núcleo dominante en el mercado de vehículos comerciales ligeros, mercado del que podrían llegar a control un 33%, es decir el doble que sus competidores más próximos, Renault y Ford. 

La comisaria de la Competencia y vicepresidenta de la CE, Margrethe Vestager, señaló en junio al anunciar la investigación que el mercado de los vehículos comerciales ligeros tenía una importancia creciente en el mundo a causa del auge de la distribución a domicilio entre otras cosas por las ventas por Internet que la pandemia ha impulsado hasta volúmenes difíciles de prever en el pasado. “Fiat Chrysler y Peugeot, con su amplia cartera de marcas y modelos tienen una posición muy fuerte en el sector de los vehículos comerciales ligeros en muchos países de Europa”, señaló la comisaria. El plazo para que los reguladores europeos emitan su dictamen vence el 22 de octubre, lo cual implica que el acuerdo puede ser bloqueado, condicionado a medidas que remedien alguna supuesta posición dominante, o aprobado sin más. Ambas empresas han asumido el riesgo de que las limitaciones las marquen los reguladores.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...