edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
22/10/2008

Lagarde se la devuelve a Sarkozy

A falta de plan industrial y de un gobierno paneuropeo con el que castigarle el hígado a Trichet, sueña Sarkozy con la venganza de un fondo soberano propio. Con él como jeque, claro. O eso promete. Aunque, como Sebastián, acabe pidiendo que los fondos árabes compren deuda para financiárselo. Pero la liquidez no está a la altura de sus ensueños. Se lo recuerda nada menos que su propia ministra Christine Lagarde, a la que dejó al descubierto, pillada con el globo sonda del fondo común europeo. Por si acaso -aviso para el Pacto de Estabilidad- corre a confesar “la debilidad del presupuesto francés”, con un déficit público del 2,7% del PIB, que ya ha saltado por los aires a golpe de rescate y un crecimiento para 2008 más cercano del 0 que del 1%. La prima de riesgo de la deuda acusa el salvamento financiero y la deuda pública ya se había elevado en julio a 1,2693 billones de euros, el 65,7% del PIB antes de planes de rescate.

Lagarde lo reconoce: ni con la mejora de la tesorería del Estado (2.900 millones de euros) ni con la reducción del agujero de diversos organismos de la Administración central (4.900 millones), pudo compensar los números rojos de la Administración del Estado y de la Seguridad Social en el segundo trimestre. Menos de ahora en adelante, con unas previsiones desbordadas ya.

Ni Washington ni Bruselas ocultan ya que entregarse a ellos puede ser un alivio peligroso. Pero la necesidad ha hecho en el corazón de la Vieja Europa el milagro de los fondos soberanos árabes, asiáticos y rusos. Al francés se le han metido ya hasta la cocina: el Centro Internacional de Conferencias de París y toda una corte de hoteles de lujo en tierras de Sarkozy. Promete ponérselo difícil al fondo Diar en Cegelec. Pero la cláusula Gazprom no los disuade. La nueva ley de protección ante los fondos soberanos de Angela Merkel, sus armas defensivas, no llegan muy lejos. Sobre todo porque las empresas no rechazan a sus bomberos. Que se lo digan a Siemens. Si no puedes con tu enemigo, hazte como él, entona Sarkozy. Auque como Miguel Sebastián acabe pidiendo prestado, tentando a los petrodólares de los fondos soberanos con Deuda Pública española para poder financiar el Fondo del Tesoro al rescate del sistema financiero.

A la vista de las arrugas de su rol de Lawrence de Arabia de la diplomacia magrebí que esperaba desplegar en su semestre presidencial, de los problemas para su aspiraciones nucleares en el Este, del techo para Areva y EDF en EE UU y de las líneas rojas que Putin le marca a su despliegue energético, echa todos sus cebos en el mar de las influencias financieras y la proyección del G8. Se quiere lo que no se tiene: Gaddafi, la italianidad para el Libyan Investamen Autority más de un 5% en Unicredit y un pie en Telecom Italia; los saudíes, algún trocito de la Ciudad de la Luz. Y Sarkozy, un fondo soberano con el que salir de salvamento en salvamento. Los chilenos lo financian con el cobre, los rusos con el poderío de su gas; Kuwait, Arabia Saudí y Qatar con los beneficios del crudo. El Elíseo lo tendrá que proveer de ‘grandeur’. A juzgar por las confesiones de Lagarde, cuando el Estado pague los títulos de ´deuda subordinada´ de los bancos galos por un total de 10.500 millones de euros, otra cosa no habrá.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...