edición: 3073 , Viernes, 23 octubre 2020
09/07/2020

La industria del automóvil padece las consecuencias de una recuperación escasa y desigual del mercado

Los principales consumidores europeos muestran una profunda debilidad y las marcas buscan consolidar
Carlos Schwartz
Los acuerdos industriales se dirigen en general a crear plataformas de producción comunes que se comparten entre dos o más marcas y que reducen sensiblemente los costes. El peor momento para el mercado del automóvil ha quedado atrás opinan los analistas del sector. Pero, añaden, las heridas son muy profundas y el efecto del desplome del mercado recién se sentirá con fuerza en el tercer y cuarto trimestre de este año. Europa, con mercados tradicionalmente de alto consumo en España, Francia y Alemania, no se recupera. El incremento de las ventas registrado en algunos países es sumamente débil lo cual coloca a la industria europea del automóvil en situación difícil para las marcas que viven de las ventas en el mercado de la Unión Europea (UE). Pero la caída de las ventas es irregular porque China, uno de los mercados más grandes del mundo, ha moderado mucho su caída en las ventas. Esto permitirá a los fabricantes con mayor exposición a ese país soportar mejor la caída global de las ventas. Es el caso de Tesla, el fabricante de coches eléctricos con una fuerte penetración en ese mercado, que mantiene una fuerte capitalización en bolsa a expensas de las vías diseñadas por los gobiernos para sesgar la salida de la crisis hacia una movilidad sostenible, o al menos eso es lo que dicen. Volkswagen y BMW también están expuestos al mercado chino que en 2019 cayó un 6% comparado con 2018, la primera caída en las ventas en más de 30 años.
De acuerdo con los datos difundidos por BMW para el segundo trimestre de este año la marca tuvo una caída en sus ventas del 46% en Europa, del 40% en Estados Unidos mientras que en China vendió en el trimestre 212.617 unidades lo que supone un incremento del 17% respecto de igual trimestre el año pasado. La consultora LMC Automotive, que elabora datos de ventas globales y hace pronósticos de ventas de coches, considera que el mercado chino caerá este año un 11% con unas ventas de 22,8 millones de unidades -sobre las cifras de 2019 que ya reflejaron un bache- pero esa reducción es pequeña en comparación con la caída del 22% que esperan en Estados Unidos con ventas de 13,3 millones de unidades frente a una caída del 24% en Europa con 15,7 millones de unidades en ventas. Esta radiografía muestra cambios respecto de 2019 cuando los grandes con exposición en China sufrieron los efectos de la caída de la demanda en ese país. Pero el consuelo vale de poco porque de todas formas estamos hablando de menores caídas y no de un auge de las ventas. En Europa las marcas y los concesionarios se han lanzado a fuertes campañas de publicidad con el objetivo de atraer público sobre la base de la financiación que los gobiernos dan en mercados como el francés y en mucho menor medida en España, o la reducción del IVA en Alemania.

En este cuadro, el precio de las acciones de Tesla se ha triplicado este año, mientras que las de General Motors (GM), Ford y Fiat Chrysler (FCA), las tres grandes estadounidenses, han caído un 33% en 2020. La estrategia de los fabricantes de automóviles, aún antes de este descalabro sin muchos precedentes, ha sido la de buscar consolidaciones y llegar a acuerdos industriales. Los acuerdos industriales se dirigen en general a crear plataformas de producción comunes que se comparten entre dos o más marcas y que reducen sensiblemente los costes. En España Peugeot (PSA) y Opel de GM tenían una plataforma común de producción que compartían en algunos modelos, y la experiencia acabó en la adquisición de la filial de GM por PSA en 2018. Fiat Chrysler ha hecho una propuesta de fusión a PSA. Por su parte Volkswagen anunció en enero de 2019 un acuerdo con Ford para compartir tecnología en motores eléctricos diseñados por la alemana, acuerdos de plataforma para vehículos comerciales y desarrollo de software para conducción autónoma. Las constantes vitales de ese acuerdo parecen impulsarlo hacia una consolidación en el medio plazo.

Como en el mercado del libro comprar al competidor es comprar mercado y aumentar las ventas, pero transitoriamente. Luego vienen los ajustes de costes con reducción de personal y finalmente, al menos en el caso del libro, una decadencia irreversible de la editorial adquirida. La operación FCA PSA está de momento bajo el escrutinio del regulador europeo, que la tiene entre ceja y ceja por su potencial dominio del mercado de los vehículos comerciales ligeros. Como se sabe a este último no le importa mucho que una empresa pueda irse a la quiebra o sucumba a la crisis industrial, mientras el regulador pueda agitar la supuesta defensa del consumidor como un trofeo incierto.

Mientras tanto, la Asociación China de Fabricantes de Automóviles anunció que las ventas en mayo crecieron un 6% respecto de igual mes el año anterior y su previsión de junio es un incremento interanual del 6,3% con 2,28 millones de vehículos vendidos. Por el contrario, Estados Unidos sufrió fuertes caídas en las ventas en el segundo trimestre a pesar de los descuentos y financiación blanda y GM dijo que sus ventas en ese periodo cayeron un 34%. FCA dijo que sus ventas estadounidenses cayeron un 39% en el mismo trimestre y las de Toyota un 33%. En Europa las ventas de coches nuevos cayeron en mayo un 57%, una mejoría respecto del 78% de abril. El comportamiento de las ventas europeas para mayo, más pronunciadas que las de Estados Unidos, no son un buen augurio para la recuperación del mercado de la UE. 

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles redujo sus previsiones para 2020 fijándolas en unos 10 millones de vehículos lo que representa una caída del 25% sobre 2019. Europa tiene un parque automotriz de vehículos en propiedad muy grande que constituye una flota renovada lo que hace que ante la incertidumbre el consumidor no cambie de coche, contribuyendo así a la caída de la demanda. Volkswagen desistió de construir una nueva planta en Turquía y Daimler anunció que pondrá a la venta la fábrica de Mercedes Benz en Hambach, Francia. Renault prepara profundos recortes de plantilla, algo que ocurrirá con PSA FCA en el futuro si la fusión se concreta.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...