edición: 3028 , Viernes, 14 agosto 2020
17/03/2020

La industria del automóvil sufre el impacto combinado de la caída de la demanda y la epidemia

El reguero de cierres en Europa refleja también las exigencias de los trabajadores ante el coronavirus
Carlos Schwartz
La industria del automóvil en Europa se ha convertido en una de las grandes víctimas de la crisis desencadenada de forma abrupta por la Covid-19, la epidemia que asola el mundo. Sobre el telón de fondo de una sistemática caída de las ventas el año pasado, en especial en China, y una caída de los ingresos y los beneficios del sector que encaraba una crisis industrial tradicional se ha sumado el factor disruptivo para las cadenas de suministro que implica el cese de producción en algunos países y de fronteras en la Unión Europea (UE). De acuerdo con fuentes del sector del automóvil la planta de Mercedes Benz en Navarra accedió ayer a suspender la producción bajo la presión del comité de empresa por falta de medidas de seguridad respecto del virus: distancia mínima entre trabajadores, falta de recursos para desinfección, falta de mascarillas. SEAT anunció el cierre de su planta de Martorell para esta semana. PSA de Francia, propietaria de Peugeot, Citroen, Opel, y Vauxhall anunció esta semana el cierre de todas sus plantas europeas. La empresa que tiene plantas en Madrid, Vigo y Zaragoza, produce al año en España más de 900.000 vehículos que en un 83% están destinados a la exportación. Las plantas permanecerán cerradas de momento hasta el 27 de marzo. De acuerdo con fuentes próximas a la empresa la decisión se tomó en negociaciones con los sindicatos.
El cierre incluye a la importante fábrica de Francia en Mulhouse. El primer fabricante mundial de automóviles, Volkswagen, se puede ver obligado al cierre de su planta de Wolfsburgo en cuestión de días a menos que logre sustituir las partes y recambios procedentes de España e Italia. El cierre de fronteras, la dificultad de movimientos de mercancías y el cierre de plantas de proveedores, ha creado para la industria una seria alteración en su cadena de suministros. Renault anunció el cierre de sus cuatro plantas en España por dos días por la extensión de la epidemia Covid-19. Ford y Nissan también cerraron sus plantas en España, al igual que Volkswagen su planta de Navarra. 

El Estado de Bavaria en Alemania, sede de BMW, anunció el estado de emergencia lo que va desembocar en el cierre de la planta allí. PSA dijo que adoptó la decisión del cierre de las plantas “debido a la aceleración en días recientes de casos serios de Covid-19 cerca de algunos de sus centros de producción, interrupciones en el suministro de sus principales proveedores, además de la súbita caída de la demanda en los mercados de automóviles”. Fiat Chrysler cerrará ocho plantas, seis de ellas en su mercado doméstico. Las acciones de los fabricantes de automóviles cayeron en las bolsas europeas de forma significativa al comienzo de esta semana.

Volkswagen mantiene en funcionamiento su principal planta en Europa, la de Wolfsburgo, donde se producen algunos de sus modelos más emblemáticos. Sin embargo la empresa que recibe más partes y recambios para la producción de España e Italia que de China hace frente a una situación que cambia por horas. Fiat se enfrenta a una caída de las ventas de coches del 9% en febrero, en medio de los momentos más álgidos de la epidemia de coronavirus que ha afectado en particular a los centros industriales del norte del país, pero el cierre de actividades se ha mantenido en lo que va de marzo mientras el país lucha por frenar el desarrollo de la epidemia y lograr que la tasa de infectados respecto de las altas se revierta. Las acciones de Renault cayeron un 20% el lunes acumulando pérdidas en el último año de un 80%. 

Las acciones de Mercedes Benz cayeron un 11%, las de BMW un 12% y las de VW un 13%. Pero uno de los problemas más graves del sector del automóvil es la caída de las ventas en China mercado que forma parte sustancial de los beneficios de las grandes multinacionales del sector. La caída de las ventas en el mercado chino en 2019 ha estado detrás de las dificultades del sector al comienzo de 2020. Las noticias de febrero son alarmantes: de acuerdo con la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles de China las ventas en febrero cayeron un 79,1% respecto del mismo mes el año pasado con solo 310.000 unidades vendidas. “El consumo de coches está estancado y la demanda seriamente suprimida, lo que tendrá un impacto significativo sobre el mercado del automóvil en el primer semestre del año”, dijo el secretario general de la Asociación, Chen Shihua.

Mientras la asociación espera que las ventas comiencen a mejorar este mes y se normalicen en el tercer trimestre de este año, otros analistas del mercado tienen estimaciones de caída en las ventas. La consultora Automotive Foresight de Shangai señaló este mes en un informe que su pronóstico de que las ventas van a caer entre un 3% y un 5% este año eran “optimistas”. Antes de la explosión de la Covid-19 la consultora tenía previsto un aumento de las ventas en 2020 del 3%, comparado con 2019. Por su parte Moody's Investor Services redujo su previsión de ventas de coches en China de un crecimiento del 1% a una caída del 2,9% este año. Las ventas en el mercado chino de automóviles, el más grande del mundo, cayeron el año pasado en 3 millones de unidades con un total de 25,8 millones de unidades vendidas en el segundo año consecutivo de menores ventas respecto de 2017, un año récord.

Los beneficios de los dos grandes del sector del automóvil, Volkswagen y General Motors tienen una fuerte dependencia de las ventas en China. Los analistas consideran que China va a producir este año 1,5 millones de coches menos que el año pasado a causa de la interrupción de las líneas de producción por la epidemia Covid-19. Sin embargo, con una fuerte capacidad ociosa la industria del país podría reponer esta caída, la cuestión es que puede no haber demanda para absorber la normalización de la producción. El 90% de las fábricas de coches en China habían retomado su trabajo a finales de la semana pasada. Las acciones del sector del automóvil van a sufrir una baja sostenida, de acuerdo con los analistas, mientras se resentirá aún más la demanda de coches y las cadenas de suministro en las próximas semanas.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...