edición: 2847 , Viernes, 15 noviembre 2019
17/12/2018
Más sombras que luces para el próximo año

La inestabilidad política, principal lastre para la inversión empresarial en 2019

Se cierra el ejercicio con los deberes sin hacer del Gobierno y con una nula aportación política a la estabilidad necesaria para la inversión
Juan José González
A falta de ocho sesiones de Bolsa para el final del ejercicio, ya se conocen algunos balances de 2018 y perspectivas del mercado de valores para 2019 que aportan las casas de análisis. Volatilidad general e inestabilidad política son las dos notas que parecen dominar las sentencias de la mayoría de estos informes: la primera, originada por las tensiones en los mercados internacionales, y la segunda, decisiva para la Bolsa española, debida a la inseguridad mostrada por las autoridades en la gestión política de los asuntos nacionales, donde la crisis de Cataluña se ha mantenido como una sombra constante en el escenario económico y empresarial. Un balance negativo que a ocho jornadas del final de año bursátil arroja, hasta el día de hoy, una caída del selectivo español del 13%, pérdida que se sustenta en los grandes valores del índice.
Los análisis se hacen eco de la trayectoria de la económica española, que mantiene el crecimiento en una zona en la que se seguirá creando empleo con recuperación de las cuentas empresariales aunque se mantengan serias dudas sobre la evolución de las cuentas públicas. A diferencia del año anterior, donde la caída de las ganancias empresariales estuvo influenciada por las crisis del Brexit y de Cataluña, así como numerosos episodios políticos en Europea, en 2018 la escena política, con sus avatares de cambios en el Gobierno central, puede ser señalada como el factor de mayor desequilibrio en la marcha del mercado bursátil al tiempo que causante de la inseguridad e incertidumbre en las decisiones de inversión empresarial. Como resumen, se puede afirmar que la contribución de la política a la estabilidad de la economía ha sido perjudicial. Y los expertos confirman en sus análisis que la situación se puede proyectar con mayor intensidad sobre el próximo año.

Llueve sobre mojado en el escenario económico español, con mayor intensidad si cabe, para el próximo ejercicio. Lo hace de la mano del que los analistas apuntan como "principal condicionante" para la inversión empresarial: el "factor político". Con un horizonte plagado de decisiones gubernamentales; como el incierto resultado final del Brexit; la evolución también incierta, de la crisis social en Francia; las dudas sobre el perfil que vaya a adoptar la sustituta de Angela Merkel (la `minimerkel´) así como el resultado de las elecciones al Parlamento Europeo, los inversores se muestran navegando en un mar de dudas e incertidumbres.

En el escenario interior, no parece que las decisiones vayan a tener menos peso, pues el conflicto catalán seguirá aportando incertidumbre y aportando, seguramente, puntos críticos de tensión que se reflejarán puntualmente en el mercado bursátil y, sobre todo, influirán en las decisiones empresariales. Este ambiente político hostil para los agentes económicos, no es el más propicio para la vida de la renta variable en el medio plazo, los próximos seis meses, por lo que la gestión política deberá tener en cuenta cómo va a mantener la armonía y el equilibrio en el mercado interno ante tan grado de aumento de los riesgos.

En el exterior, pero con fuerte incidencia en las variables bursátiles de los países miembro, los cambios de la política monetaria que avanza el Banco Central Europeo, en particular, la subida de los tipos de interés, no empezará a ser efectiva hasta bien entrado el año, es decir, hasta mediados o. incluso, hasta el verano. Si el cambio de política era esperado como un posible revulsivo para los mercados, y en concreto, para las entidades financieras, que aliviaría sus cuentas, la estrategia del BCE no parece que vaya a facilitar la estabilidad de la economía europea y, por tanto, tampoco, la confianza de los inversores.

En un ambiente económico plagado de incertidumbres políticas y económicas, pendiente de acontecimientos institucionales relevantes (como las elecciones europeas) los analistas señalan en sus informes que la ralentización de algunas economías, como la española, pueden dejar paso a un empeoramiento de la Eurozona, lo que a su vez deja abierta otra incertidumbre como es la relativa al perfil que vaya a adoptar la sucesora de Merkel en el escenario europeo, un nuevo papel que puede ser decisivo para afrontar los problemas europeos.

En medio de las variables económicas y políticas surgen las especulaciones sobre la marcha de la economía norteamericana y la deriva que vaya a experimentar el pulso comercial de EE UU con China, cuyos efectos se dejarán sentir en Europa. Los inversores miran con cautela esta guerra particular entre los dos colosos que bien podría representar un escenario de incertidumbres aunque también de ganancias. Aunque en todo caso, y pensando en el medio plazo, es más previsible que el escenario europeo aporte más inestabilidad a los mercados que el pulso que mantienen las dos potencias mundiales. Así las cosas, los Gobiernos -la política- deberían trabajar por una mayor contribución a la estabilidad de la economía, la asignatura pendiente -o los deberes sin hacer- para 2019.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...