edición: 2619 , Miércoles, 19 diciembre 2018
16/05/2018
banca 
Nuevos competidores bancarios, de cajeros

La `inflación´ de ofertas de tarjetas frena la banca móvil y da vida a los cajeros

La banca observa con preocupación -y precaución- el aumento de las extracciones de efectivo, los nuevos operadores de cajeros y el parón de la banca móvil
Juan José González
Todo hacía prever, casi como una profecía, que el efectivo tenía los días contados. La publicidad financiera ha jugado aquí un papel destacado para promover un cambio cualitativo y cuantitativo: por un lado, la desmotivación del uso de los cajeros como única forma de conseguir efectivo, y por otra, la motivación de la seguridad y rapidez del pago por las nuevas vías de los medios (máquinas, teléfonos móviles...) digitales inteligentes en su intento desaforado de promover y potenciar la banca móvil. Quizá y a juicio de expertos del sector, una desmedida campaña bancaria de sustitución del efectivo por los pagos digitales, destinada a redirigir a la clientela desde el cajero -efectivo- hacia los sistemas de pago telemáticos, online (digitales), y que parece haber tenido un éxito relativo. Medido éste según segmentos de clientes, casi el 60% de los habituales de los cajeros (mayores de 40 años) no sólo no han accedido al uso de medios digitales de pago, sino que han incrementado la utilización de los cajeros. Otro asunto es que, como consecuencia del cierre de oficinas en los últimos diez años, el uso de cajeros puede haber sufrido una disminución relativa. Las cifras del Banco de España al respecto de la red de cajeros en España, correspondientes al último ejercicio de 2017, han pasado por alto que en ese ejercicio la red ha crecido un 1,8% -1.000 cajeros- hasta registrar los 50.839 cajeros. Hacía tres años que no se superaban los 50.000, aunque, por otro lado, el dato de 2017 se encuentra a gran distancia de las 61.714 máquinas de extracción de efectivo del inicio de la crisis en 2008. La cifra del 1,8% de incremento en el número de cajeros contrasta, por otro lado, con el recorte registrado en ese período de crisis, una década, en la que han desaparecido 11.000 cajeros, casi el 18% de la red. Varios motivos explican el cambio.
La gran campaña de algunas entidades financieras encaminada a retirar cajeros, sustituir la práctica de la extracción de dinero de los cajeros, parece que no haber obtenido los resultados esperados. El cierre del 40% de la red de oficinas, la reducción del 18% en el número de máquinas de efectivo (cajeros) está relacionado con la crisis de 2008. Que la coyuntura se haya querido utilizar para cambiar y sustituir los "costosos cajeros" y acelerar la implantación de la banca móvil, parece haber chocado frontalmente con la realidad. La clientela continúa otorgando un papel protagonista al dinero en efectivo y, por tanto, a su extracción, frente al desafío de la banca móvil, la telefonía inteligente, smartphone, etc.

Si el objetivo del sector era conseguir una migración de la clientela desde utilización de cajeros con destino a la banca móvil, es probable que la estrategia no fuera la más adecuada o que se haya producido un fallo estrepitoso, habida cuenta que desde el inicio de la crisis, en ningún ejercicio se habían registrado tantas operaciones de retirada de efectivo como en 2017. Desde 2008, estas operaciones de efectivo se incrementaron un 33,6% hasta alcanzar los 122.4733 millones de euros. Las entidades destacan que, efectivamente, el `fenómeno´ ha merecido el estudio de los motivos y razones que han justificado tamaña retirada de dinero.

Y parecen haber llegado a la conclusión -dice un técnico de un departamento de estudios de los cinco grandes bancos- que la única explicación está en "el colosal número de tarjetas de crédito y débito en manos del público", casi 80 millones de plásticos en 2017 frente a los 76,5 millones de hace diez años. Esta `inflación´ de tarjetas, provocada por agresivas ofertas de productos y vinculaciones varias, ha propiciado el mantenimiento de la extracción de efectivo en cajeros al tiempo que un freno en el desarrollo de la banca móvil en todas sus aplicaciones.

La serie histórica que ofrece el Banco de España respecto a la utilización del efectivo retirado de los cajeros, da fe de las caídas que coinciden con los ejercicios más crudos de la crisis, y constata al mismo tiempo la relación directa que guardan recesión y desempleo con la reducción del efectivo retirado como, al contrario, la recuperación económica y la ocupación reactivan la utilización de la extracción de efectivo, tanto en número de operaciones como en volumen de dinero.

En la práctica, la moraleja que se desprende de las cifras de utilización de cajeros, viene a confirmar la tesis de los viejos banqueros y que se resume en que, hoy día, es posible hacer banca sin oficinas, pero no sin cajeros. Y la prueba se muestra evidente al comprobar que los huecos provocados por la marcha o cierre del 40% de la red de oficinas bancarias (desde las 46.456 en 2008 hasta las 27.480 de 31 de diciembre pasado) están siendo aprovechados por los nuevos intermediarios, operadores de cajeros automáticos (Cashzone y Cardtronics, principalmente) que desde hace 16 meses han comenzado a sembrar cientos de puntos de extracción de efectivo. Porque el público continúa (y seguirá) pagando en efectivo, utilizando dinero contante y sonante.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...