edición: 2580 , Martes, 23 octubre 2018
17/05/2018
Los precios bajan en la UE y se disparan en EE UU

La inflación en Europa altera el calendario de subida de tipos previsto por el BCE

Empresas y agentes sociales creen que es posible un freno en el ritmo de crecimiento económico
Juan José González
Las primeras voces que anunciaban el adelanto de una subida del precio del dinero, deberán aplacar los ánimos, esperar y ver. Baja la inflación una décima en Europa en un momento de estabilidad de precios con ligera tendencia al alza, coincidiendo con una mayor tensión mundial por los precios de las materias primas también al alza y, en particular, con el petróleo recuperando récords del pasado, alguno, incluso, algo lejano. Contrasta el fondo de esas voces -subida de tipos antes de lo previsto, es decir, adelantadas al calendario previsto de mediados del 2019- con la estabilidad y ahora retroceso de una décima de los precios, de la inflación en Europa, y el consiguiente peligro -riesgo- de que las decisiones para plantear una subida de los tipos, sufran un aplazamiento y se demoren unos meses más -quizá hasta pasado el verano- para comprobar la nueva temperatura de los precios, de la economía y de las materias primas, en especial del petróleo. Por tanto, los cambios en el precio del dinero, al menos en Europa, quedan a partir de ahora sujetos a las inclemencias de la temperatura ambiente que registren las variables citadas. En principio, no caben -o no deberían caber- razones para activar las alarmas habida cuenta de que se trata tan sólo de una espera limitada en el tiempo, unos meses, los tres próximos meses como mucho, para despejar dudas sobre si las autoridades del BCE deben o no demorar el pistoletazo de salida que dará lugar al inicio de la subida de tipos. Otra valoración es la que deben estar meditando las empresas y los agentes sociales en tanto que tanta dependencia de la coyuntura -tipos, inflación, petróleo, economía-, contribuyen al peligroso caldo de cultivo que supone la incertidumbre. Como también está por ver la forma en la que Estados Unidos abordará el alocado y descontrolado mercado del petróleo, cuya espectacular subida no sólo es una amenaza para Europa, sino también, para su propia economía.
Los datos ofrecidos por Eurostat esta semana, respecto a la tasa interanual de inflación abre la puerta a todo tipo de especulaciones sobre el presente y sobre el futuro. Que la inflación en abril (1,1%) sea dos décimas menor a la del mes antes, y que la interanual del conjunto de la UE (1,4%) en ese mes de abril se sitúe seis décimas por debajo de la del mismo período del año antes, pone las cosas más difíciles a un BCE que ya tiene pensado los valores que aplicará a las subidas de tipos así como el calendario previsto de su anuncio. Por tanto, el freno en la inflación puede haber sugerido el inicio de un freno puntual de duración indeterminada, si bien, todo apunta, a que la demora en el punto de partida de las subidas de tipos no se extenderá más allá de los cuatro meses.

Son indicadores, tanto los precios como los tipos de interés, cuyas expectativas de movimientos pueden alterar numerosas decisiones y planes de inversión para el futuro. En este sentido, la incertidumbre acerca de lo que puede estar pensando el BCE al respecto suele operar en forma de parón o ralentización, no sólo de decisiones, sino también de la actividad de la economía en general. Pero hasta la fecha, tan sólo las valoraciones de los expertos están consiguiendo tensar un escenario de incertidumbre al sólo le faltaban las cifras. Y estas, ya están llegando.

En Estados Unidos parece que comienza a crecer la preocupación, se extiende a raíz de los primeros indicadores que, como la actividad y el empleo, se moderan, lo cual supone un primer freno para los entusiastas de la expansión económica -en base a las políticas agresivas de Washington-. Pero la mayor sorpresa ha llegado en forma de inflación, con nada menos una subida del 2,5% en abril, cifra que contrasta con la moderación -tan sólo en una décima- del mismo indicador en Europa (1,2% en abril). Llama la atención la cifra (disparada) al coincidir, precisamente, con el cambio de política monetaria de la Reserva Federal, volcado ya en aplicar un mayor ritmo a las subidas de tipos de interés que, visto el `acelerón´ de la inflación de abril, alimenta y asegura una revisión de tipos, sí o sí en el próximo mes de junio.

En Europa, por contra, las aguas bajan con mayor calma, más estabilidad en los precios (una décima menos que el mes antes) y que coincide con los malos presagios de una desaceleración, por ahora puntual, del crecimiento económico. Hay una diferencia cualitativa importante entre la situación de la zona euro y Estados Unidos, como es que en el continente los tipos de interés no suben, no se mueven desde hace bastante tiempo y la inflación también se modera y baja. Son dos situaciones contrapuestas; Europa a la baja y Estados Unidos al alza pero con un matíz importante: que la inflación americana se desboca, poniendo en riesgo los objetivos anuales de inflación, lo cual puede obligar a actuaciones puntuales de urgencia.

Si una subida precipitada de la inflación en EE UU es un problema, la estabilidad de los precios en Europa, a la que hay que añadir la caída de abril, supone un contratiempo para los planes de Gobiernos y empresas en la medida en que las expectativas de subidas de tipos, indispensables para continuar con la expansión económica, corren el riesgo de frenar las subidas de tipos en la zona euro. Se diría que demasiados sectores de actividad esperan desde hace mucho tiempo el final de los tipos en el cero por ciento. Así las cosas, el BCE puede regresar a la política de aplicar estímulos monetarios, una reedición de los mismos, una prolongación, pero que en todo caso, significa el regreso a la incertidumbre.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...