edición: 2746 , Martes, 25 junio 2019
12/04/2019

La inquietud e incertidumbre en el mercado del petróleo no minan las expectativas alcistas en los precios

La AIE advierte sobre la marcha de la demanda global de crudo por un escenario económico comprometido
Carlos Schwartz
El precio del barril de crudo tuvo un pequeño traspié esta semana cuando el mercado tomó nota del mensaje que el informe mensual de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) contenía entre líneas. El lobby que representa a los grandes países consumidores de petróleo advirtió de que había incertidumbre sobre la demanda global para este año a causa de las señales de debilidad de la economía internacional. La víspera, el precio del barril de crudo liviano en el mercado de Nueva York cayó un 1,6% hasta los 63,60 dólares el barril, mientras que el Brent cayó un 0,9% hasta los 71,08 dólares el barril. La AIE señaló que en el primer trimestre de este año se había acabado el ciclo de grandes incrementos en la producción de crudo que se registraron en la segunda mitad del año pasado. La agencia señala que esto es resultado de la renovación del Acuerdo de Viena de la OPEP el año pasado, y del efecto de las sanciones contra Irán y Venezuela que finalmente están haciendo presa de las ventas de esos países. También menciona la situación en Libia, aunque realmente se queda corta en la valoración de su efecto. El presidente de la Corporación Nacional del Petróleo (CNP) de Libia hizo un llamamiento a las potencias internacionales para que fuercen un cese del fuego en la renovada ofensiva contra Trípoli del General Khalifa Haftar, porque de lo contrario el país se verá en una crisis peor que la de 2011 y deberá cesar en la producción de crudo.
De acuerdo con la AIE, la producción de los países miembros de la OPEP cayó en marzo en 2,2 millones de barriles respecto de la registrada en noviembre del año pasado, en vísperas de la renovación del acuerdo de la OPEP. La producción de los países petroleros de fuera de la organización de exportadores cayó en 700.000 barriles diarios respecto de la producción en el cuarto trimestre de 2018. Esta significativa caída de la producción ha estado detrás de la escalada de los precios del crudo que pasó de 50 dólares el barril a finales de diciembre a los 70 dólares que se pagan en la actualidad. Pero la Agencia señala que los precios al alza no son sólo resultado de la caída en el suministro de crudo a nivel global. Las vicisitudes de la producción han estado en el centro de la atención de los mercados, pero ello no implica que el comportamiento de la demanda no sea un elemento de importancia.

“Los datos de 2018 están aun incompletos pero podemos tener la seguridad de que el crecimiento de la demanda global fue del orden de los 1,3 millones de barriles diarios. En lo que concierne a 2019, en la comunidad de analistas hay una divergencia extraordinariamente amplia acerca de cómo será de fuerte el crecimiento. Mantenemos nuestro pronóstico de 1,4 millones de barriles diarios, pero aceptamos que hay señales contradictorias sobre la salud de la economía mundial, y diferentes visiones sobre los posibles niveles de los precios del petróleo”, señala el informe de la AIE para marzo difundido esta semana.

Pero en materia de números reales, aunque las estimaciones para 2019 pueden ser prematuras, en lo que respecta a los grandes centros de consumo el crecimiento de la demanda se muestra fuerte. En China hay indicios de que la economía ha reaccionado ante una nueva andanada de medidas gubernamentales de estímulo, lo que se ha reflejado en un aumento de los índices PMI junto con una recuperación de las exportaciones, aunque hay datos sobre una caída en el tráfico de la carga aérea. Las cifras preliminares de la demanda para enero y febrero muestran un crecimiento de 410.000 barriles diarios en tasa interanual.

En otros centros la demanda también se ha mostrado firme: en India el crecimiento fue de 300.000 barriles diarios, y en Estados Unidos, donde la demanda tiene el apoyo de la industria petroquímica, creció en 250.000 barriles diarios. Esto en lo que respecta a los principales centros de la demanda.

El resto de los mercados en los que se basa la demanda muestran signos mixtos, de acuerdo con la AIE. La demanda general dentro de los países de la OCDE cayó 300.000 barriles diarios en tasa interanual en el cuarto trimestre de 2018. Esta es la primera caída en el último trimestre del año desde 2014 y es probable que haya vuelto a caer en el primer trimestre de este año a causa de la debilidad en algunas economías europeas, con la posibilidad de que el desenlace del Brexit dificulte aun más la situación europea en general. 

La agencia llama la atención sobre los problemas en Argentina y Turquía, y señala que la recuperación de la demanda en el Próximo Oriente es muy débil pese al estímulo que suponen los precios del crudo más altos. La institución señala además la degradación de las expectativas de crecimiento por parte del Fondo Monetario Internacional, aunque señala que el organismo no espera una recesión. “Un barril de Brent a 70 dólares es menos confortable para los consumidores que a los precios de comienzos de año y la AIE ha señalado en repetidas oportunidades acerca del peligro que supone que los precios suban aun más”, afirma el panorama mensual de la agencia. Pese a esta invocación el pronóstico de la AIE es que los precios seguirán al alza.

Cuando se cerró el primer acuerdo de Viena para reducir la producción de crudo en 2017 el progreso del acuerdo se midió mediante el ajuste hasta el promedio de los últimos cinco años de los stocks de petróleo en la OCDE. El segundo acuerdo en vigor cerrado el año pasado está por encima del promedio de los últimos cinco años en 16 millones de barriles. Sin embargo, en cuanto a la cobertura de la demanda futura que es una medida más importante, está por debajo desde hace ya algún tiempo. Para la AIE esto implica que la tendencia a niveles de precios altos se mantendrá, aunque quedan por despejar las incertidumbres sobre la evolución de la demanda y si los niveles de los stocks se han normalizado. La OPEP redujo sus previsiones de demanda para este año en su informe el pasado miércoles en 30.000 barriles diarios hasta los 1,21 millones a causa de una economía global más débil.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...