edición: 2806 , Miércoles, 18 septiembre 2019
28/03/2019
Mercado de trabajo y pensiones, los puntos débiles

La inversión extranjera espera un calendario de reformas del próximo Gobierno

Que no esté previsto un estancamiento en la economía del país, no elimina la urgencia para realizar nuevas reformas
Juan José González
A la espera del inicio oficial de la campaña electoral -de facto ya en marcha- los inversores nacionales y extranjeros miden el pulso de propuestas políticas e intenciones más o menos afinadas sobre las medidas de política económica que se aplicarían en el caso de una victoria electoral. En este escenario se tantean opiniones y análisis sobre la situación política y económica del país. El mercado y los inversores se mueven en el terreno incierto de las hipótesis y todas ellas sobre la base de una incertidumbre mayor: el color del ganador, coalición conservadora o progresista, con o sin apoyo de nacionalistas, una combinación de conservadores y progresistas o, por qué no, un Gobierno en funciones hasta la repetición de comicios. La difícil ecuación supone dejar abiertas también todas las posibilidades de tipo y características de política económica. Condicionan también el papel de las reformas en el nuevo escenario, una economía a menor velocidad pero que necesita medidas urgentes para mantener la estabilidad política, laboral y financiera. El nuevo Gobierno estará obligado a proponerlas y llevarlas a cabo, y además con urgencia.
Hasta el momento, las notas de las calificadoras de riesgos apuntan hacia una economía española que seguirá en expansión, con una marcha menos, pero a buena velocidad de crucero. Las casas de análisis mantienen el 2,2% de crecimiento del PIB, superior a la media de la Eurozona. A los inversores les debería servir esta cifra para tomar decisiones y contemplar entre sus objetivos de cartera el mercado español. Pero no terminan de definir su posición. Mantienen la duda sobre el nuevo Gobierno que salga de las elecciones generales del próximo 28A y recelan de los asuntos pendientes que tiene la economía española. 

No son desafíos sencillos, pues el desempleo continúa siendo el gran problema y el déficit de la Seguridad Social deja en evidencia, cada mes, que se trata de asuntos inaplazables a los que deberá dar salida, tomar decisiones, en las primeras semanas de vida del nuevo Gobierno. El compromiso, por tanto, pasa por que el ganador de las elecciones asuma un calendario inmediato de reformas, urgentes.

Varios analistas creen que el nuevo Gobierno estará obligado por las circunstancias a repetir la fase de fuertes reformas, como las que en su día aplicó el anterior Gobierno de los `populares´. La magnitud y el alcance de los problemas de la sociedad española, relativos al ámbito económico, requieren reformas urgentes, valientes y comprometidas. Las pensiones, el desempleo, el déficit público... obligan a pensar en un calendario obligatorio de reformas legislativas, estructurales.

A la vista de los últimos movimientos de algunos inversores internacionales, como es el caso del Norges Bank Investment Management, el fondo soberano noruego, no parece que la política económica del Gobierno español convenza a los responsables del fondo, dado que mantienen su decisión de continuar reduciendo sus posiciones en el mercado español, tanto en deuda pública como en empresas. Que un fondo tan significativo, por su actividad y filosofía inversora como el soberano noruego, haya reducido en 2018 su posición el 14% en deuda pública y el 4% en empresas españolas, puede ser indicativo del grado de desconfianza sobre la política económica del Gobierno español, como también una muestra de incertidumbre futura si repite el actual Ejecutivo en funciones.

Pero que un fondo de peso en el mercado financiero como el Norges Bank haya retirado una parte de sus inversiones de España, no significa que el comportamiento se haya generalizado, pues las inversiones procedentes de otros fondos soberanos han aumentado, aunque ligeramente, en 2018. En todo caso, la trayectoria del fondo noruego parece haberse convertido en los últimos tiempos en una referencia, en un termómetro del sentimiento inversor en España.

Ahora los inversores parecen aguardar en calma, en la espera de conocer el color y el grado de voluntad política del futuro Ejecutivo para proponer y aplicar reformas económicas, fiscales y laborales en el mercado de trabajo. Están en juego el aumento del consumo privado, la mejora salarial, el crecimiento de las exportaciones. Algunas reformas pueden llegar a producir efectos negativos en la creación de empleo, de ahí provienen buena parte de las dudas que albergan los inversores, los empresarios y también los electores.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...