edición: 3024 , Miércoles, 5 agosto 2020
04/09/2019
La sombra del precedente Solbes

La mala experiencia española en las recesiones cuestiona la permanencia de Calviño

Alto riesgo al frente de la gestión económica ante el ruído cada vez más intenso de una recesión
Juan José González
De nuevo la amenaza de una recesión económica que cobra mayor fuerza a medida que algunas cifras la van acreditando, léase en el caso europeo las que confirman el frenazo de la economía alemana y muy cerca de confirmación oficial las de Italia. En el caso español, las relativas el mercado de trabajo son todo un preludio de que en breve la economía española se unirá, sin más, al club de los dos socios europeos. Cifras y situaciones que por sí mismas y en solitario serían preocupantes pero que, para desgracia española hay que unir a la gestión de los rectores políticos, a la estrategia que apliquen para frenar la caída, controlar el golpe y, para empezar por el principio, hacer un diagnóstico acertado de la situación. Y la primera reflexión al respecto no puede ser peor si se tiene en cuenta que el Ejecutivo que deberá acometer la tarea de lidiar con el previsible nuevo escenario es un Gobierno en funciones, con un rector, la ministra de Economía Nadia Calviño, nueva en las responsabilidades económicas de un país, con una exigua experiencia en labores de política económica en el Gobierno, sin carisma ni liderazgo alguno, incluso se diría que sin peso ni autoridad ni ascendiente en el equipo de gobierno. Todo indica, por desgracia, que de nuevo el naufragio puede estar más cerca de lo pensado y que el antecedente de Solbes puede quedar en anécdota.
De nuevo en manos de la habilidad de funcionarios sin experiencia al frente de las riendas de la economía nacional. Posibilidades muy elevadas de que el actual equipo económico del Gobierno, dirigido por Nadia Calviño, nos devuelva a las jornadas de antaño cuando un técnico comercial del Estado, funcionario de carrera Pedro Solbes afirmaba convencido que no veía crisis por ninguna parte y que la situación de la economía española, su déficit y deudas le hacían poco menos que inasequible, blindada a cualquier suceso económico mundial.

La de Solbes con su presidente José Luis Rodríguez Zapatero al frente, sentó un mal precedente: la mala gestión de una crisis, el erróneo tratamiento de una fase de recesión que provocaron a la postre las cifras más escandalosas que se recuerdan en términos de desempleo y déficit público. Se diría con razón que la falta de perspicacia, o lo que los oculistas denominan (para definir la miopía) incapacidad del cristalino para enfocar los objetos lejanos, provocó una desgracia económica que todavía registra deudores y damnificados en abundancia.

Y el peligro regresa con las cifras que emite la economía a modo de señales de advertencia a los rectores de la política económica. Lo hace con otro peligro evidente, ya señalado más arriba: que la gestión de la economía no se encuentra ahora en las mejores manos y que el primer ejecutivo del equipo de gobierno parece tener las mismas o similares tentaciones de su antecesor Rodríguez Zapatero, aumentar el gasto público, dinero del presupuesto en cantidad y abundancia suficiente para mitigar la caída del consumo y del empleo.

Todo parece estar en esta ocasión sembrado para que Sánchez interprete la realidad de los hechos y de las cifras económicas como su antecesor socialista. Y la ministra de Economía Calviño quiera ejecutar una estrategia similar a la de su antecesor Solbes. De nuevo la peor situación económica se asoma por el horizonte cuando el país se mueve hacia un escenario de agobio ante unas elecciones generales, posiblemente, a la vuelta de la esquina. No parece que Calviño cuente con la experiencia precisa ni con el olfato que se requiere para estas situaciones.

La experiencia más reciente muestra que para salir de una crisis, además de rectores expertos y capaces es preciso que los gobiernos apliquen su talento en políticas efectivas de estímulo, con reformas y con una gestión eficaz de los presupuestos, vigilando las cuentas públicas, pero teniendo en cuenta, al mismo tiempo, el escenario exterior, con una guerra comercial declarada que ya afecta a las empresas españolas y con el peor de los escenarios en Reino Unido. Gestionar la economía española a partir de ahora será cuestión no sólo de reformas y acierto en las políticas sino también de contar con los mejores al frente de la política económica. Para que no se repita la historia.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...