edición: 2765 , Lunes, 22 julio 2019
26/03/2019

La mofa de MAFO

Patética imagen la mostrada por alguien que asegura haber gobernado el supervisor bancario durante seis años, haciendo buena la impresión de que la peor crisis económica y financiera contemporánea tuvo la desgracia de pillar a los peores gestores públicos sentados en sillones que nunca les hubiera correspondido en un país normal. Nunca un gobernador del Banco de España fue desposeído por sus superiores de la gestión de una crisis (Bankia). Le quitaron los galones y las estrellas. Algo que no había sucedido nunca. Insólito.

Una de las instituciones más prestigiosas del sistema, confirmaba fatalmente la deriva iniciada en el mandato anterior del banco: Caruana hirió de muerte a la institución y Ordóñez la remató. Sin piedad. Baldío hablar aquí de pérdida de reputación, no hubo lugar ni ocasión: la puñalada fue mortal de necesidad.

Las perlas que ha conseguido razonar el ex alto cargo y funcionario de la Administración del Estado ante Sus Señorías del tribunal que le interrogó, dibujan la calaña del personaje, convencido él en su testuz de sentirse sólo parte de un consejo (del Banco de España) cuando en realidad disponía de un voto decisivo como gobernador que era, justo el que le habilitaba para imponer la última palabra en cualquier decisión. Presumido por estar mal informado pero bien asesorado, todo indica que su defensa está basada en la impertinencia de quien afirma desconocer, en la insolencia del desprecio, la inteligencia de otros.

Así razona el ex secretario de Estado que fue de cuatro departamentos ministeriales; también ex director del FMI y ex presidente de diversas comisiones y tribunales, a modo de disparos de metralleta, interminable ristra de chorizos, dirigidos hacia sus Señorías del tribunal donde se le cuestiona por decisiones, auditorías, responsables, pérdidas, etc. de una máquina que fue aquella Bankia de perder dinero. El relato de la testifical de Ordóñez es turbador para los magistrados y perturbador para los observadores. Curiosamente no será ni la procacidad del testigo ni la desvergüenza de los nombres y cargos en aquel entonces lo que salve a Ordóñez de la condena moral y pública por su conducta, sino la impericia de Sus Señorías en el conocimiento de la materia técnica (ni idea) como tampoco (y esto es lo peor) de la práctica interrogatoria. Y así se irá Ordóñez de rositas. Pura mofa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...