edición: 2682 , Viernes, 22 marzo 2019
16/01/2019
Las malas previsiones asoman sus barbas

La onda expansiva de la rebaja de resultados en EE UU amenaza a Europa

El enfriamiento pilla al Estado español con una deuda problemática, mientras que algunas empresas ya han comenzado las labores para ponerse la venda antes de que se produzca la herida
Juan José González
Aunque algunos analistas económicos han intentado minimizar los efectos de la caída de las previsiones de resultados de Apple y Samsung, no han evitado, sin embargo, que la noticia haya sido el punto de partida para cuestionar resultados empresariales, coyuntura económica y, acto seguido, a movimientos de los inversores hacia otros sectores diferentes al tecnológico e, incluso, para entrar de nuevo en los protagonistas de la noticia tras sufrir una fuerte corrección en la recta final del año. La temporada de resultados empresariales calienta motores y en breve comenzarán a conocerse los correspondientes al cuarto trimestre de 2018 que junto con el cierre determinarán la dirección más adecuada para el año en curso. El referente en este sentido es el habitual: el mercado norteamericano, donde las compañías ya han iniciado un adelanto de las previsiones de cierre y algún detalle sobre el futuro.
Si hay algo que parece destacar a primera vista, es la certeza de que la mayoría de los grandes grupos empresariales norteamericanos dan por concluidos los efectos de la reforma fiscal del actual presidente Donald Trump, y que se han venido diluyendo en el pasado ejercicio. Sólo este hecho estaría explicando la reducción de la velocidad de crecimiento de los beneficios. Algunas empresas ya han anunciado que esperan avances moderados en el cuarto trimestre, muy lejos de las cifras de crecimiento de beneficios de los nueve primeros meses del pasado año. La onda expansiva se prevé que alcance Europa en poco tiempo.

Lo que para algunos grandes conglomerados empresariales es una reducción de la aceleración de resultados, para otras compañías supondrá el reconocimiento de profit warning, una eventualidad que se considera por parte de algunos analistas crecerá con fuerza o bien, el avance de una etapa de inestabilidad empresarial que se dejará sentir en los mercados. Algunos indicadores de sentimiento empresarial norteamericanos ya adelantan que se espera un crecimiento notable de las sorpresas, lo que en términos de resultados no es si no los anuncios a las autoridades de un profit warning.

A día de hoy parece que el consenso existente entre numerosos analistas sobre las estimaciones de las compañías, es contundente: habrá rebajas de resultados. Y lo creen al entender que en los últimos meses de esta campaña de 2018, el escenario económico se ha deteriorado conforma avanzaban los meses. Es el caso de los precios del crudo, en constante caída -con algún repunte- en el último año y sin que parezca que haya encontrado el suelo.
 
La caída en el precio del petróleo, unida a las previsiones a la baja de las dos tecnológicas son algo más que síntomas de una economía en lento deterioro. Los repuntes en algunos valores relacionados con el consumo, fuerte en EE UU coincidiendo con la campaña navideña, son tan sólo detalles puntuales, coyunturales, sin importancia para el futuro. Todo lo contrario que otros sectores que sirven para estar al margen de la volatilidad de los mercados. En este caso, el sector eléctrico es ya un clásico como refugio ante la llegada de borrascas.

Llegan las primeras ondas de crisis a las costas españolas en mal momento, peor si cabe, puesto que el endeudamiento del Estado se sitúa en el entorno del 100% del PIB, sin que nada ni nadie esté aportando las suficientes garantías para reducir el déficit público como tampoco de garantizar el crecimiento económico previsto. El problema ahora ya no es sólo que la caída de la temperatura económica es evidente en algún sector, sino que la dificultad se sitúa en el terreno de las carencias, donde el Ejecutivo ya no puede contar con el arma de la reducción del gasto público, al contrario, lo incrementa en sus Presupuestos, y difícilmente podrá contar con algún colchón del tipo subida de impuestos, puesto que ya los está subiendo junto a las cotizaciones sociales.

La rebaja de las previsiones por parte del Gobierno es ya un reconocimiento del enfriamiento de la economía general que ya está reduciendo en algunas décimas la temperatura, el crecimiento español hasta el 2,2% que señalan las últimas previsiones oficiales. Una cifra que ya cuenta con varios delatores que advierten del optimismo interesado de la misma. Si el ajuste de la economía, en su particular profit warning se confirma, hay que suponer que en breve las empresas españolas deberán comunicar sus previsiones, o sus ajustes. Si bien, en cualquier caso, las primeras ondas ya han llegado a las costas pues ya hay empresas que dudan de su capacidad para mantener el dividendo y otras que ya tienen cuantificados los ajustes laborales.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...