edición: 2939 , Jueves, 2 abril 2020
04/02/2020

La OPEP convoca una reunión técnica de urgencia para considerar nuevos recortes a la producción

Arabia Saudí intenta frenar la caída del precio del crudo por la crisis sanitaria china del coronavirus
Carlos Schwartz
Arabia Saudí encabezó la pasada semana negociaciones entre los socios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para poder convocar una reunión extraordinaria del cártel en Ginebra hoy, pero finalmente el encuentro ha quedado en una reunión técnica de la cual deberán surgir recomendaciones para que el grupo las haga efectivas. También ha mantenido contactos con los aliados fuera de la organización, como Rusia, para asegurarse que si se decide un recorte de la producción por encima de lo pactado en diciembre pasado, la medida reciba el apoyo de los grandes exportadores que no forman parte del cartel.
El precio del crudo ha bajado de los 60 dólares por barril, y en promedio cayó un 15% el mes pasado, afectado por la reducción de importaciones por parte de China. Funcionarios de la OPEP han sugerido que el recorte transitorio de la producción para hacer frente a la caída de la demanda por la crisis sanitaria china e internacional, tras la irrupción del coronavirus, sería de 500.000 barriles diarios. 

Sin embargo, fuentes que dicen estar al tanto del contenido de las conversaciones entre productores señalaron que existe la posibilidad de que el reino saudí decida un recorte de su producción de un millón de barriles diarios para dar un soporte más firme al mercado. De acuerdo con estas fuentes no hay unidad de criterio sobre las medidas a adoptar para hacer frente a la reducción de la demanda china, que es el principal importador mundial de petróleo. Las fuentes señalan que los otros miembros del cártel se resistieron a convocar una reunión extraordinaria en una manifestación de la división en torno a cómo hacer frente a las consecuencias de la crisis sanitaria internacional. 

Sobre la base de los acuerdos que adopte la reunión técnica hoy los exportadores pueden decidir convocar una reunión del Comité Ministerial Conjunto de Supervisión o una cumbre extraordinaria de la OPEP que congregue a los 23 miembros en Viena. Tras la difusión de la información sobre la reunión de hoy los contratos de futuros del Brent subieron el 0,2% hasta los 56,71 dólares por barril y los del WTI subieron el 0,7% hasta 51,92 dólares por barril. China es el primer importador mundial de crudo y la ciudad de Wuhan, epicentro de la infección por el coronavirus CoV-2019, un nudo importante en el acopio de importaciones de petróleo y gas, para abastecer la industria petroquímica y otras necesidades industriales en la región.

Dos grandes clientes de las refinerías saudíes, China National Chemical Corp. y Hengli Petroquímica -con una capacidad de refino de casi 1 millón de barriles al día- han reducido sus compras de acuerdo con fuentes del sector del 'trading' de materias primas. La consultora de energía JLC Network Technology estimó que la reducción en la actividad de refino, solo la semana pasada, fue del 15%. La reapertura de los mercados de valores en China esta semana tras el prolongado festivo del año nuevo iniciado el 23 de enero se saldó con una caída del índice compuesto de Shanghai del 7,7% y del 8,4% en Shenzhen.

La actividad económica del país está al borde del marasmo debido a la paralización de la actividad en muchas plantas industriales. Apple, que emplea a 10.000 trabajadores en China ha decidido paralizar la actividad de sus tiendas y sus centros corporativos en el país a partir del 9 de febrero. Pero la empresa también hace frente al cierre temporal de algunos de sus proveedores de componentes, lo cual está creando problemas de suministro e interrupciones en la producción en las plantas en las que se montan equipos de esa marca. Para tener una idea de la magnitud del problema es necesario tener en cuentas que la economía China supone el 20% del producto interior bruto global, ajustado por los ingresos, por encima del estadounidense sobre los mismos parámetros que representa el 15% del PIB global. 

El país asiático es el centro industrial de las mayores corporaciones del mundo que venden productos manufacturados de forma masiva y uno de los centros mundiales de la producción industrial automotriz, que ya padecía problemas de sobreproducción antes de la epidemia y que ahora ha sufrido un nuevo golpe. Los economistas cifran el retroceso del PIB chino por la epidemia de coronavirus entre el 0,5% y el 0,7%. La economía de China, agobiada por el peso de una gigantesca deuda, ha sufrido una desaceleración a lo largo de 2019 pero las predicciones para este año eran más optimistas. Sin embargo la epidemia de una enfermedad respiratoria aguda, pero con una mortandad mucho más baja que el SARS de hace 15 años con el 3%, ha agudizado la desaceleración económica. 

El banco central chino anunció un paquete de apoyo financiero a las corporaciones para reactivar la producción y evitar una cadena de impagos por falta de liquidez. Buena parte del optimismo previo a la epidemia se basaba en un frágil acuerdo entre Pekín y Washington en torno a la guerra comercial entre ambos países. El pasado fin de semana el Tesoro de Estados Unidos anunció que levantaba las sanciones a dos navieras del grupo chino COSCO dedicadas al transporte de crudo, en una expresión de la preocupación que para Washington supone una caída del precio del crudo por su efecto sobre la industria petrolera del país.

Buena parte de las petroleras independientes dedicadas al 'shale' en las cuencas de esquistos están al borde de la quiebra por el exceso de existencias de crudo y gas y la caída de la demanda global agudizada por la retracción china tras la irrupción de la epidemia. Las dos divisiones de COSCO Shipping Energy Transportation Ltd. operan 120 buques tanque de los cuales 44 son de la clase VLCC, los más grandes en el mercado. La reducción de importaciones chinas de crudo va a afectar de forma indirecta a las exportaciones de crudo y gas estadounidense. Es aun prematuro hacer una estimación del daño que la interferencia del CoV-2019 hará a los beneficios de las petroleras, pero el augurio no es bueno.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...