edición: 2975 , Miércoles, 27 mayo 2020
06/04/2020

La OPEP posterga su reunión de hoy para debatir la reanudación de los recortes a la producción

Cuatro grandes petroleras salen al mercado a levantar 32.000 millones de dólares para su tesorería
Carlos Schwartz
Fuentes próximas a Mohammed Barkindo, el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), dijeron el fin de semana que la reunión convocada para hoy entre el cartel y Rusia para discutir una nueva reducción de la producción para sostener los precios del crudo fue desconvocada. Las fuentes señalan que la decisión es el resultado de choques entre Arabia Saudita y Rusia, los dos actores fundamentales para que esta política realmente funcione. El reino saudí es el primer productor mundial de petróleo y el primer exportador mundial, seguido de Rusia. Un pacto entre ambos puede alterar el suministro de crudo de forma significativa y por lo tanto crear tensión en el mercado para que suban los precios. La semana pasada un anuncio del presidente de Estados Unidos Donald Trump, según el cual había instado a las partes a llegar a un acuerdo para reducir la producción, determinó una convocatoria de la reunión y provocó un aumento de los precios ante la expectativa de que se pudiera forjar un acuerdo. Mientras tanto, los sondeos previos al llamamiento de Trump de las petroleras independientes de Estados Unidos ante la OPEP para un acuerdo de reducción de la producción no surtió efecto alguno. La reunión de hoy fue trasladada al jueves, pero los analistas del mercado consideran poco probable que se materialice porque el enfrentamiento entre Moscú y Riyad está en un punto muy alto.
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, no parece dispuesto cejar en su estrategia de quebrar a las petroleras no convencionales estadounidenses a pesar de su conversación con Trump. Los analistas del sector mientras tanto temen que incluso en el caso de un acuerdo entre Riyad y Moscú, que active recortes de producción dentro de la OPEP, la medida puede no resolver el desplome de los precios. Operadores del 'trading' de crudo señalan que en pocos meses la capacidad global de almacenamiento va a quedar desbordada y eso va a provocar cortes de producción sin que la situación se refleje en el precio. Con las ciudades paralizadas, sin tráfico en las calles, con los desplazamientos por carretera reducidos a la mínima expresión de los fletes de transporte de productos esenciales, con una caída del tráfico aéreo y marítimo y las industrias paralizadas a escala global, la caída de la demanda es de una proporción jamás vista, si la capacidad de almacenamiento queda saturada el efecto de las reducciones de la producción será realmente débil o nulo, explican. Algunos analistas afirman que se pueden registrar precios negativos para que algunos clientes retiren crudo de los depósitos.

Ante este escenario las grandes petroleras han salido al mercado a levantar dinero en los mercados para pertrecharse ante un mercado acerca del cual lo único que se puede decir con certeza es que carece de orientación, porque no se sabe cuál será la duración de los efectos de la pandemia Covid-19 ni cuáles sus efectos más profundos. Los analistas del sector del petróleo dudan que haya una recuperación en V como preconizan los políticos de todos los colores. Desde mediados de marzo han salido al mercado ExxonMobil, Royal Dutch Shell, BP, Equinor, y Total. Las empresas han obtenido recursos en euros y en dólares con el objetivo de acumular tesorería. Pero el elemento decisivo detrás de estas operaciones en el mercado es la negativa de las empresas a suspender el pago de dividendo.

Las petroleras sufren desde el verano de 2014, cuando se inició el desplome de los precios en el mercado, una persistente necesidad de capital para hacer frente a sus inversiones en infraestructuras, y la apelación al mercado de capitales es un elemento importante para obtener recursos a muy bajo coste. Mientras tanto el precio de las acciones del sector del petróleo ha sido violentamente golpeado por la caída de los mercados bursátiles desde el estallido de la pandemia y las petroleras no pueden abandonar sin un coste muy alto el pago de dividendo porque generarían una desafección letal entre los accionistas. Por ello han apelado antes a reducir costes, suspender inversiones y retrasar la aprobación de nuevos proyectos, y suspender los programas de recompra de acciones propias. Los que están en condiciones de salir al mercado de bonos lo hacen, no solo porque es una forma de obtener recursos, sino porque además es una señal a los accionistas de que sus activos tienen un mercado abierto bien dispuesto.

Exxon abrió la ronda hace pocas semanas levantando 8.500 millones de dólares. La semana pasada le siguieron otras. Shell salió al mercado con una emisión de 3.000 millones de euros y otra por 3.750 millones de dólares. BP levantó 3.250 millones de euros y 3.250 millones de dólares. Total y Equinor obtuvieron 3.000 millones y 5.000 millones respectivamente. OMV de Austria recaudó 1.750 millones de euros. En los casos de Shell y BP estos recursos se suman a líneas de crédito por miles de millones de dólares activadas recientemente. Los eslabones más débiles en la cadena de producción de petróleo y gas son las que han apelado a la suspensión de dividendo, pero las grandes y medianas se resisten a eliminar uno de los pocos incentivos de los accionistas en un momento como este.

El nuevo y agudo desplome del mercado del crudo ha colocado a las economías que dependen de este producto para sus ingresos fiscales, como el caso de Nigeria y Venezuela, en estado de colapso, con las lógicas consecuencias políticas. La ola de quiebras no afloja entre los productores independientes en Estados Unidos y la semana pasada se sumó a la lista Whiting Petroleum Corp. mientras que Chevron, asfixiada por sus inversiones, al igual que Diamondback Energy se comprometen a reducir el gasto. Un grupo de petroleras independientes ha solicitado a los reguladores de Texas que actúen obligando a una reducción de la producción, una acción que hace décadas que no se implementa. Lo que domina al mercado es el desorden y la incertidumbre y las empresas se pertrechan con dinero mientras el papel de la OPEP parece estar destinado a una disgregación por inoperancia.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...