edición: 2701 , Lunes, 22 abril 2019
22/03/2019
banca 

La principal fintech europea es objeto de una investigación por fraude en Singapur tras un chivatazo

La alemana Wirecard pierde un 30% de su valor en bolsa tras rumores sobre problemas en Asia
Carlos Schwartz
Wirecard ha sido la estrella emergente de las financieras tecnológicas europeas con una capitalización de mercado de 12.000 millones de euros en febrero pasado, comparado con 21.000 millones en octubre de 2018. La empresa cuenta con Vanguard Group, Blackrock, y Amundi Asset Management entre sus principales accionistas institucionales. En el último trimestre del año pasado la plataforma de pagos y emisora de tarjetas dijo que esperaba multiplicar por seis su beneficio para 2025. La empresa sustituyó el pasado año a Commerzbank, al que duplicaba en capitalización, en el índice DAX de acciones destacadas en la bolsa alemana. La plataforma además sobrepasó la capitalización de Deutsche Bank. Ambos hechos fueron expresión acabada de que las 'fintech' son una expectativa de los inversores más que una realidad incontrovertible. Las “desgracias” para la 'fintech' se iniciaron en mayo del año pasado cuando un chivatazo por parte de un empleado de la plataforma indicó que la empresa había recurrido a artimañas poco compatibles con la legislación vigente cuando Hong Kong le solicitó que reforzara el capital de un vehículo utilizado por la plataforma para solicitar una licencia allí. 
La versión del chivatazo indicaba que, de forma concertada, ejecutivos de la empresa en Munich y en Singapur habían movido un total de 2 millones de euros para cumplir con las exigencias de los reguladores, pero no habían dejado el dinero en las cuentas en las que debía permanecer para reforzar el capital, sino que salieron del país con destino a una sociedad interpuesta que a su turno la debía enviar a una filial de Wirecard en la India, Hermes. 

De acuerdo con el relato de los hechos, en mayo los empleados que filtraron la información primero entraron en contacto con el equipo jurídico de la plataforma de pagos en Singapur, quienes elaboraron un informe sin repercusión. Los hechos ocurrieron en marzo cuando la sede del banco en Munich envió varias transferencias a una compañía en Singapur que a su turno tenía que redirigir el dinero a Hong Kong. De acuerdo con los documentos que se han filtrado a un medio de prensa, estaban al tanto y coordinaron la operación varios ejecutivos, entre ellos el consejero jefe de operaciones Jan Marsalek y el jefe de finanzas internacionales, Edo Kurniawan, que supervisa la región de Asia y Pacífico desde Singapur.

Tras la publicación de parte de la información filtrada por empleados de la empresa en Singapur, la policía de la ciudad estado efectuó un registro de la sede de la plataforma el 8 de febrero y obtuvieron una serie de documentos. La empresa dijo que había entregado a la policía documentación que fundamentaba su actividad, mientras por otra parte negó que haya cometido irregularidad alguna. En un comunicado en febrero afirmó que  las acusaciones carecían de fundamento y que estaba “trabajando estrechamente con la policía de Singapur para aclarar todas las acusaciones”. 

Sin embargo, en un documento judicial posterior la policía de Singapur afirma que tanto Wirecard como otras 11 “partes involucradas en las transacciones” estaban bajo investigación por presuntas falsedades, falsificación de documentos, lavado de dinero, y movimientos circulares de fondos. De acuerdo con un escrito de los fiscales hay seis empleados de Wirecard en Singapur “sospechosos de actividades penadas con cárcel”. Entre ellos se encuentra Kurniawan, que ha desaparecido de Singapur  hace tiempo, y acerca del cual la empresa dice que está de licencia. Mientras las acciones de Wirecard caían de forma precipitada tras las filtraciones a la prensa, el regulador alemán BaFin decidió suspender las posiciones cortas sobre las acciones de Wirecard, para defenderlas de la especulación a la baja.

El regulador, por añadidura, abrió una investigación por manipulación del mercado, porque la empresa afirmó que había operadores que tenían conocimiento por anticipado del material periodístico que se iba a publicar para tomar posiciones a la baja. Es decir que el regulador decidió no dar ningún crédito a las noticias periodísticas, aun cuando el medio que echó a rodar la historia fuese el Financial Times. Por el contrario decidió proteger a la empresa de lo que consideró ataques de los especuladores, sin tener en cuenta que los accionistas se deshacían de forma precipitada de las acciones de la empresa provocando la caída en el precio de los títulos porque la información precisamente tenía verosimilitud. 

De acuerdo con la empresa una investigación interna el año pasado llegó a la conclusión de que las acusaciones carecían de consistencia, de que no se había quebrantado ninguna regulación, y que se mantiene en contacto con Kurniawan a quien se le concedió licencia tras un periodo de vacaciones. Wirecard dijo además que publicará la información obtenida por el despacho de abogados Rajah & Tann (R&T), quienes fueron los primeros en recibir la versión del chivatazo, una vez recogida en un informe sobre buen gobierno que de momento lleva nueve meses de gestación. 

De acuerdo con un informe preliminar de R&T Kurniawan habría informado a su equipo sobre el esquema del movimiento de fondos entre Hong Kong y la India a finales de enero de 2018. El 8 de febrero cenó en Alemania con Thorsten Holten, jefe de tesorería de Wirecard. A las 08:51 del día siguiente Holten escribió a otros seis empleados que: “Hola, Hong Kong necesita los fondos con urgencia”. Ocho minutos más tarde Kurnioawan respondió: “Merci”. 

De acuerdo con los documentos citados por el Financial Times en la empresa se debatió un plan en tres etapas para el movimiento de los fondos desde Alemania hasta la India mediante una serie de correos electrónicos el 14 de febrero. Los documentos indican que Holten entendió que se debía mover el dinero hasta y desde una intermediaria en su movimiento circular dentro del grupo Wirecard. La abundante documentación está compuesta esencialmente por la serie de correos electrónicos cruzados entre los ejecutivos de la plataforma de pagos en las que se describe de forma precisa la operación de movimiento de fondos y quienes intervinieron en ella. Así las cosas, la cerrada defensa de Wirecard queda realmente puesta en entredicho.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...