edición: 2682 , Viernes, 22 marzo 2019
08/03/2019

La red 5G de Europa se ha convertido en el campo de batalla entre Estados Unidos y la china Huawei

Alemania no excluye por motivos de seguridad al proveedor de infraestructuras pese a las presiones
Carlos Schwartz
El regulador de las redes de telecomunicaciones de Alemania (BNtezA) dio a conocer las normas y directrices sobre seguridad en las redes 5G en las que no excluyó a ningún proveedor por motivos de seguridad. Esto equivale a permitir que la cuestionada empresa china Huawei, el principal proveedor mundial de equipos para el nuevo protocolo, mantenga su actividad como uno de los proveedores de equipos de alta tecnología en el país. Estados Unidos ha convertido la lucha contra la empresa china en una cruzada política de alta intensidad. Durante el Mobile World Congress de Barcelona, la semana pasada, una concurrida delegación estadounidense de muy alto nivel, incluía un secretario de Estado y altos funcionarios, se dedicó a atacar a Huawei de forma pública y mantuvo reuniones privadas con funcionarios de administraciones europeas y empresas de telecomunicaciones para advertirles del riesgo que implicaba la adquisición de equipos a ese proveedor. Sin embargo, si algo destacó en esta campaña, fue la ausencia de datos concretos sobre el porqué y cómo los equipos para infraestructuras 5G de Huawei constituyen un peligro para la seguridad de Estados Unidos y sus aliados. Lo llamativo es que Estados Unidos no tiene una empresa con capacidad tecnológica que pueda sustituir a Huawei.
Esto lleva a pensar que entre los objetivos de las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos, de vital importancia para el comercio internacional, que son el telón de fondo de la batalla contra la empresa de telefonía y telecomunicaciones, esté el de forzar a Pekín para la venta por parte de Huawei de una participación significativa a una empresa estadounidense.

Uno de los más altos funcionarios de la inteligencia británica recientemente descalificó la ofensiva estadounidense señalando que los problemas que los equipo de Huawei pudieran representar eran perfectamente gestionables por los servicios de inteligencia, la seguridad de los operadores y el diseño de las redes británicas. La declaración restó credibilidad a la ofensiva estadounidense. Las directivas del regulador alemán sólo hicieron referencia al diseño de redes y condiciones de su desarrollo. 

Las precisiones que ha hecho Alemania tienen especial relevancia porque el país ha convocado el concurso público para la adjudicación de frecuencias para el desarrollo del protocolo 5G para este mes. El documento elaborado por BNtezA con la colaboración de la Agencia de Ciberseguridad (BSI) afirma que el equipo para las infraestructuras de telecomunicaciones debe ser adquirido sólo de proveedores fiables que de forma “inequívoca se ajusten a las normas de seguridad nacionales así como a las exigencias del secreto en las telecomunicaciones”.

Las recomendaciones establecen que los componentes en el núcleo de las redes sólo se podrán instalar tras su comprobación en un laboratorio reconocido por la BSI, su certificación por la BSI, y se hayan verificado para su aceptación en la entrega. Los equipos quedan sujetos a revisiones regulares de seguridad. La BNetzA  insiste en sus recomendaciones en la necesidad de que los operadores comprueben constantemente el tráfico de las redes para detectar episodios anormales y deben diversificar las fuentes de equipamiento para no generar dependencias respecto de ningún proveedor. “En la planificación y construcción de redes se debe evitar el monocultivo instalando componentes de redes y sistemas producidos por diferentes proveedores.” También afirma que todos los componentes críticos del núcleo deben tener la “adecuada redundancia” incorporada dentro suyo (es decir duplicación de estructuras).

Una declaración del Ministerio de Economía paralela a estos esfuerzos afirma que todos los vendedores de equipos de telecomunicaciones deberán cumplir con las nuevas condiciones, en especial los que quieren participa en la construcción de la red 5G. Sin embargo, a pesar de que no ha existido una exclusión de Huawei, los operadores de telefonía tales como Deutsche Telekom o Telefónica Deutschland, pueden considerar que los equipos que les ofrece Huawei no se ajustan a los criterios del regulador y podrán contratar los equipos de los proveedores que prefieran. 
El Ministerio de Economía dijo en una nota que planeaba modificar la ley nacional de telecomunicaciones para exigir a los operadores que cumplan con el ordenamiento vigente y certificar el equipo que usan. Pero la omisión por parte del regulador alemán del nombre de la empresa expresa la negativa de Alemania a ceder a la presión de Estados Unidos. Huawei ha emprendido acciones legales en California para rebatir las acusaciones de la Administración de Donald Trump, según las cuales los equipos de la empresa pueden ser utilizados por Pekín para el espionaje y el ciber sabotaje, con el objetivo de lograr el levantamiento de la prohibición de la venta de sus equipos en el país.

En una entrevista periodística el mes pasado el director del BSI, Arne Schönbohm,  señaló que un acuerdo entre China y Alemania proscribiendo el espionaje serviría a los efectos de disipar las dudas sobre el uso de los equipos de Huawei. Por su parte la canciller Angela Merkel declaró en febrero que tanto China como Huawei debían dar seguridades sobre la integridad de los datos transmitidos a través de las redes de telecomunicaciones de Alemania como condición para que la empresa proveedora pueda participar en el despliegue de las redes 5G. Al respecto Merkel señaló que era importante asegurarse de que Huawei “no se dedique simplemente a pasar datos al estado chino”. 

El argumento de fondo del Gobierno de Trump es que la legislación china tiene la capacidad de obligar a una empresa privada a ceder información al Gobierno si este se lo exige. Dicho esto, “queda por probar que Huawei tenga la capacidad de interceptar el tráfico que transcurre por sus componentes para las redes. Los países europeos en general han apelado a una arquitectura de redes en la que se combinan los componentes de distintos fabricantes. La tendencia ha sido la de rodear cada componente del núcleo fabricado por Huawei de otros componentes de marcas competidoras para asegurar la integridad del sistema”, opina un consultor de telecomunicaciones. El Gobierno de Estados Unidos ha decidido no soltar la presa de Huawei una vez que le ha hincado el diente y de forma manifiesta su objetivo es asfixiarla económicamente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...