edición: 2830 , Martes, 22 octubre 2019
10/10/2019
Ni ruptura ni acuerdo, sólo el `alto el fuego´ favorece los intereses del presidente

La reelección de Trump se juega en el resultado de las negociaciones comerciales con China

Un acuerdo entre las dos potencias provocaría una muy fuerte reacción de la actividad económica mundial, de lo contrario, ya se conoce la `sentencia´, avanzada por el FMI
Juan José González
Hoy comienzan las conversaciones entre los representantes políticos de Estados Unidos y China en busca de un acuerdo que haga posible el `alto el fuego´ en la pugna comercial que mantienen las dos potencias. La expectación ante el evento es máxima si se tiene en cuenta que los resultados afectan tanto a los dos países que protagonizan el pulso como al resto del mundo que asiste en calidad de mero pero muy preocupado espectador. En juego tiene EE UU la reelección de su presidente Donald Trump, mientras China sólo parece valorar potenciales daños económicos y de poder tecnológico. El resto del mundo ya sabe lo que se juega en el presente y en el futuro, lo conoce por medio de la sentencia que este martes le comunicó la debutante directora general del Fondo Monetario Internacional. Claro que tanto la sentencia del FMI como las amenazas de Trump hay que verlas y valorarlas desde  la óptica de los mercados. Los observadores políticos y los estrategas económicos vienen observando los movimientos del presidente norteamericano y sus efectos sobre los mercados financieros y parecen haberle cogido las vueltas tras comprobar que los mercados reaccionan a las decisiones del presidente aunque también y sobre todo, es el mandatario político el que suele ajustar, acompasar o graduar la dureza de sus amenazas en función de la reacción de los mercados. 
Todo depende del color del cristal con que se mire pero los escenarios que se vienen manejando en los últimos meses se reducen a tres, tres posibilidades que a grandes rasgos sitúan la partida que jugarán a partir de hoy EE UU y China entre el optimismo y el pesimismo, con una opción intermedia que supondría el aplazamiento de las conversaciones. De entrada, y como principio de cualquier negociación, el escenario de un acuerdo definitivo se antoja difícil y hasta imposible, puesto que la revocación de los aranceles y, por tanto, el reconocimiento de EE UU de que la aplicación de aranceles no es ni lo más justo ni lo más conveniente para los mercados, obligaría a suspender los aranceles impuestos en marcha. Difícilmente renunciaría el presidente Trump a los miles de millones de dólares que se han obtenido hasta ahora por sus decisiones, lo que se podría denominar como el rédito de una postura política arriesgada.

Y no es posible el acuerdo definitivo de entrada porque EE UU quiere que China juegue la próxima carta para saber en qué cede y qué da a cambio de la revocación de aranceles. Los observadores políticos han podido comprobar en estos meses de pulso comercial entre las dos potencias, las Bolsas han fijado la temperatura, y esta la intensidad, de las medidas aplicadas por Trump, de modo que a una caída significativa de los mercados bursátiles, le ha correspondido una rebaja de agresividad presidencial, patente en el menor número de tuits y la ausencia de nuevas amenazas. La regla se ha cumplido con exactitud: Bolsas a la baja, caída de las amenazas.

Por si no fuera suficiente la influencia de las Bolsas en el animus belli presidencial, las encuestas que miden el estado de opinión del votante americano han venido a sumar una variable relevante en el fragor de la batalla. Y las encuestan apuntan a un creciente malestar en algunos de los sectores económicos que han apoyado al presidente como el agrícola y la distribución y servicios de productos alimentarios, los primeros en recibir el golpe por el freno de las compras de China. Otro de los sectores afectados por la guerra comercial es también uno de los considerados `soportes´ de Trump: los inversores, que temen que en una próxima andanada del presidente se limiten las inversiones norteamericanas hacia el mercado chino, lo cual, seguramente, repercutiría en los mercados, en la economía de EE UU y, por tanto, reduciría las posibilidades de la reelección.

Si las probabilidades de un acuerdo, de entrada, están descartadas, la de la ruptura de las negociaciones se da igualmente por eliminada. Es quizá la posición que menos conviene a las dos potencias porque equivaldría a provocar un deterioro mayor de la situación, aumentaría la agresividad de ambos, medidas más duras por una parte y acentuación de las represalias por otra. Una ruptura de las conversaciones provocaría un acortamiento de la distancia que media entre la decisión de nuevas medidas y el inicio de la campaña electoral para el año próximo: jugar a que Trump tenga menos posibilidades de reelección, sería para China una opción, aunque de muy alto riesgo en caso de que sea reelegido el actual presidente. La ruptura de las negociaciones provocaría la caída de los mercados y con estos la credibilidad y esperanzas de la reelección para un segundo mandato de Trump. 

Así las cosas, puede producirse un `alto el fuego´ en la guerra comercial, situación en la que China ofrecería volver a comprar materias primas y productos agrícolas a EE UU mientras que este revocaría las medidas arancelarias aplicadas en estos meses. Ahora los mercados parecen estar valorando esta tercera vía, una alternativa a mitad de camino entre el acuerdo total y la ruptura total aunque no por ello se despejarían las dudas e incertidumbres que rodean al conflicto. Un `alto el fuego´ equivalente a una tregua supondría una caída de las tensiones comerciales que beneficiarían a China y ayudaría a la campaña para la reelección de Trump, mientras que Europa tomaría el aire suficiente como para poder reaccionar contra los efectos de la `sentencia´ del FMI.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...