edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
20/06/2018
banca 
El criterio del `payout´

La rentabilidad por dividendo reordena la banca europea en dos grupos

El aplazamiento de la subida de tipos obliga a los más grandes a enfriar el aumento del pago y permite a los medianos margen para recuperarlo
Juan José González
Todo parecía dispuesto en los grandes cuarteles de la banca europea para presentar a los accionistas un aumento en el pago de dividendos, largamente demandado por los inversores pero frenado y contenido por las entidades financieras, hasta que el BCE ha obligado a meditar y reconsiderar las intenciones iniciales. De repente, las entidades han pensado, y decidido, aplicar la prudencia en la distribución de un beneficio, claramente reducido por los problemas financieros y ahora limitado por las expectativas. A esta situación no era, ni es, ajena la influencia de la política monetaria del Banco Central Europeo, que acaba de anunciar su intención de iniciar una nueva etapa, se dice que de "normalización monetaria", reduciendo sus compras de activos y adelantando la medida más esperada por el sector financiero al verano de 2019: la subida de tipos de interés. Si el BCE considera llegado el momento de reducir la compra de activos y fijar ese horizonte de subida de tipos a mediados de 2019 debe ser porque considera realizados los saneamientos requeridos para cumplir con las exigencias de capital, siendo razonable que se siente preparada y lista la banca europea para avanzar en márgenes y por ello en la obtención de mayores beneficios. La nueva situación se prestaría a considerar la posibilidad de mayores dividendos en el sector, pero sucede que lo previsto, los cálculos temporales de la banca, no coinciden con los tiempos que se marca el BCE, lo que resulta patente a tenor del desplazamiento de la subida de tipos hasta el verano de 2019, momento en que se anuncia el principio de una subida de tipos. El sector bancario europeo ha hecho los deberes fijados por la autoridad bancaria de la Unión Europea, mejorando el saneamiento de sus balances y reduciendo riesgos.
Sin embargo, la nueva realidad no parece ser reconocida por el mercado bursátil donde en contra de lo previsto las valoraciones de las entidades bancarias no consiguen frenar las caídas anuales. Si el cumplimiento del saneamiento de balances se presentaba como el preludio a la revisión al alza del precio del dinero por las autoridades bancarias, la decisión de las entidades de mantener las ratios de `payout´ (el 60% de remuneración total media) era un hecho que debía jugar a favor de una subida de dividendos fuera de toda discusión. Y sin embargo, algunas entidades ya se están planteando enfriar la revisión de los dividendos a pagar sobre los resultados de 2018 tras confirmar el BCE el aplazamiento de la "normalización monetaria" hasta el verano de 2019.

Porque sobre el papel, el sector bancario había estimado en que la rentabilidad media por dividendo de las entidades ascendiera hasta el 5% para 2020 desde el 3% de 2017, una cifra que habría situado el sector por encima de la media de los 35 del Ibex. Un cambio en el horizonte de la subida del precio del dinero, un año entero que impacta de lleno en el ejercicio de 2018 y al menos dos trimestres del próximo que situará al sector bancario por detrás del eléctrico en el apartado de distribución de dividendos, en rentabilidad, para el año 2020.

En la misma situación se encuentra el resto de los grandes bancos europeos, receptores de la mejora en la situación económica del continente, con mejores niveles de capital, lo que les permitió a los europeos distribuir cerca de 55.000 millones de euros entre sus accionistas en 2017, y que alcanzarían los 58.000 millones a cuenta del presente ejercicio. Pero el cambio de fechas, el desplazamiento del horizonte de la "normalización monetaria" fijada por el BCE, ha obligado a reconsiderar algunos objetivos, entre ellos, el aumento del dividendo.

Daría la sensación, falsa por otra parte, de que los bancos europeos se habían fijado el objetivo de subir los dividendos como una prioridad, y sin embargo, la mayoría se sigue mostrando reticente a subir los objetivos de dividendo en base a las consideraciones que les transmite el supervisor europeo, en especial, a las entidades con mayor `payout´ del sector (los del 60% de ratio). La realidad, es que el supervisor no parece poner objeción alguna a las entidades más rentables y bien capitalizadas que puedan estar en posiciones más bajas en la ratio de `payout´.

Y es el diferente nivel de `payout´ precisamente el que ha provocado la división entre bancos más adelantados o más rezagados en la ratio de distribución de dividendo. Dos grupos de entidades que han servido para que analistas e inversores apliquen también distintas expectativas, en función del margen de mejora de su `payout´. En este sentido, en el sector bancario español, contarían con margen para subir el dividendo, Bankia, extremo que ha sido confirmado por los responsables de la entidad de nuevas políticas de retribución al accionista para los tres próximos años. En cambio, la misma división no concede ninguna opción de mejora de dividendo a los más grandes bancos europeos, entre ellos, el Santander.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...