edición: 3100 , Miércoles, 2 diciembre 2020
10/09/2020
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

La respuesta fiscal frente a la COVID-19 en Europa: ¿será suficiente?

Servicio de Estudios de CaixaBank*
La COVID-19 está suponiendo un shock económico sin precedentes para la economía europea (según nuestras previsiones, el PIB de la eurozona se contraerá alrededor de un 10% en 2020). En este contexto, una respuesta de política económica rápida, contundente y eficaz es indispensable para amortiguar el duro golpe que ello está suponiendo sobre muchas familias y empresas, y para apoyar la recuperación económica. El BCE ha vuelto a ser el primer actor en mover ficha de forma decidida y eficaz, pero la política monetaria por sí misma no será suficiente. La política fiscal también debe jugar un papel protagonista.
¿Qué medidas fiscales se han anunciado en Europa?

En este sentido, los gobiernos de los diferentes países de la eurozona han anunciado una gran cantidad y variedad de medidas fiscales desde el principio de esta crisis. Las resumimos en la tabla, donde las clasificamos en medidas con impacto directo (como, por ejemplo, las reducciones de IVA o las medidas de ajuste temporal de empleo tipo ERTE), diferimientos de impuestos, y garantías y avales a empresas. En esta tabla destacan las diferencias de magnitudes y estrategias fiscales entre cada país. En Italia, por ejemplo, las medidas fiscales con impacto directo anunciadas hasta ahora (3,4% del PIB) han sido mucho menores que las anunciadas por Alemania (8,3% del PIB), mientras que la cantidad de garantías y avales ha sido considerable. En España, las medidas en las tres categorías parecen tímidas comparadas con el resto de los principales países de la eurozona.

A pesar de que las cifras de esta tabla reciben una notable atención mediática, hay distintas razones por las que, en realidad, no son una medida precisa del impulso fiscal en 2020 en cada país. En primer lugar, no todas las medidas anunciadas tendrán un impacto este año. Por ejemplo, parte del estímulo alemán incluye inversiones verdes a largo plazo con un impacto presupuestario mucho más allá de 2020. Asimismo, de la gran cantidad de garantías y avales del Estado que han sido anunciadas en cada país, solo se ha utilizado una fracción. Además, en la tabla solo se recogen medidas discrecionales y, por lo tanto, no da una idea de la magnitud de los estabilizadores automáticos existentes en cada país (como el incremento automático del gasto en prestaciones de desempleo o la caída de los ingresos tributarios), que también forman parte de la contribución de la política fiscal a la estabilización de la economía.

¿Cómo podemos estimar el impulso fiscal de cada país en 2020?

Una manera de estimar el impulso fiscal efectivo en 2020 en cada país es comparar el cambio del saldo público previsto en 2020 respecto a 2019. Según las previsiones más recientes del consenso de analistas (julio de 2020), el deterioro del saldo público en 2020 será del 8,6% del PIB en Alemania, del 8,1% en España, del 7,6% en Francia y del 9,4% en Italia.2 Así, ello sugiere que, en realidad, el impulso fiscal de las principales economías en 2020 será más parecido de lo que se podría creer según las medidas resumidas en la tabla.

El deterioro del saldo público no solo se debe a las medidas discrecionales tomadas durante la crisis, sino también a los estabilizadores automáticos de las economías. Por ejemplo, los países con un sistema de desempleo más generoso y un mayor aumento del paro verán, automáticamente, un mayor incremento de su gasto público (es decir, un impulso fiscal automático), sin tener que tomar nuevas medidas. Podemos estimar cuál es la contribución de los estabilizadores automáticos con la relación histórica entre los cambios en el saldo público y en la actividad económica de cada país. Así, podremos distinguir qué parte del deterioro del saldo público se debe a los estabilizadores automáticos y qué parte se debe a nuevas medidas discrecionales tomadas durante la crisis. Según nuestros cálculos (véase el gráfico), una gran parte del es­­fuerzo fiscal en España y Francia será automático, mientras que en Italia y, sobre todo, en Alemania el impulso discrecional es más importante. De hecho, aunque el deterioro total del saldo público es parecido entre países, la descomposición entre impulso automático y discrecional vuelve a revelar diferencias importantes.

*Álvaro Leandro. Economista
CaixaBank Research

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...