Las acciones de EDF cotizan al precio histórico más bajo tras
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
09/03/2017

Las acciones de EDF cotizan al precio histórico más bajo tras iniciar una ampliación de capital

La eléctrica francesa necesita 4.000 millones para poder hacer frente a sus compromisos en Reino Unido
Carlos Schwartz
Las acciones de EDF, la eléctrica francesa con mayoría de capital público, registraron su mínimo histórico con 7,78 euros tras lanzar su ampliación de capital por 4.000 millones de euros esta semana. El precio de la acción ha caído un 90% respecto de los 86,45 euros registrados hace una década. La búsqueda de capital está directamente relacionada con dos objetivos de la empresa: de un lado contar con los recursos necesarios para hacer frente al desarrollo de las centrales nucleares en Hinkley Point, Reino Unido y del otro completar la compra de la división de diseño y fabricación de reactores de Areva, la empresa de ingeniería nuclear cuyo rescate ha quedado en manos de la eléctrica. La empresa bajo control estatal pretende mantener el endeudamiento en el límite de los 37.400 millones de euros alcanzado al cierre del ejercicio pasado y hacer frente a los crecientes requisitos de capital para hacer cumplir con sus diversos compromisos.
La adjudicación del proyecto de Hinkley Point provocó una verdadera crisis en EDF el año pasado cuando su plantilla técnica advirtió que los costes del proyecto podían llevar a EDF a la quiebra. La rebelión se extendió a sus máximos ejecutivos que advirtieron que hacían frente a riesgos muy serios por las dificultades técnicas que implican los reactores de última generación desarrollados entre Areva y Siemens con unas normas de seguridad derivadas de los accidentes nucleares como el de Fukuyima. Para su ampliación de capital EDF ofreció tres acciones nuevas por cada diez antiguas al precio de 6,35 euros por acción lo que equivale a un descuento del 34,5 % respecto del precio de cierre del lunes en la Bolsa de París. El Gobierno se ha comprometido a cubrir 3.000 millones de la nueva emisión lo que representa tres cuartos del total.

En el centro de la polémica que rodea a EDF están las experiencias precedentes con el Reactor Europeo Presurizado que es fruto del trabajo conjunto de la francesa Areva y la alemana Siemens. La construcción de centrales nucleares en Finlandia y en Francia con esta tecnología ha tropezado con obstáculos serios. La planta con esta tecnología en construcción en Flamanville, Normandía, desde 2005 a un coste inicial de 3.300 millones de euros debía iniciar sus operaciones en 2012, pero no lo hará hasta el 2018 a un coste total de 10.500 millones. Por añadidura la Autoridad de Seguridad Nuclear de Francia ha puesto en cuestión la calidad del acero que se ha utilizado para la base del reactor y ha determinado el paro técnico de varias centrales nucleares de EDF para revisar sus reactores con el objetivo de verificar si existen materiales defectuosos o problemas técnicos en los mismos. La adjudicación del proyecto de  Hinkley Point fue el detonante de una crisis interna en la empresa que llevó a la dimisión del influyente director financiero, Thomas Piquemal, hace ahora un año. Tras su dimisión los técnicos de EDF propusieron retrasar el comienzo de las obras y rediseñar el reactor.

Hinkley Point es la base del programa energético británico para el futuro y su explotación quedará en manos de EDF y su socio chino que amortizarán el coste del proyecto con la generación de electricidad a un precio garantizado. Sin embargo algunos modelos financieros que han imputado los posibles sobrecostes del proyecto indican que el proyecto podría arruinar a EDF.

La eléctrica anunció una caída del 7% en sus ingresos en el ejercicio 2016 que atribuyó a los bajos precios de la energía eléctrica en Francia y a los paros técnicos de varias de sus centrales. En el 2016 la empresa emitió tres advertencias sobre una caída de ingresos a raíz de los paros en 18 de sus centrales para investigar el nivel de carbono en el acero de los componentes de los reactores al descubrir que la fundición de Areva en Le Creuzot, había emitido certificaciones que no reflejaban los verdaderos parámetros cristalográficos del acero de los componentes fabricados en la fundición.

De momento, la inspección ha resultado negativa respecto de los riesgos de seguridad, pero todavía está en discusión la base del reactor Flamanville. La empresa, con una importante carga de deuda, ha sufrido el efecto de los bajos precios mayoristas de la electricidad en varios países de Europa mientras que la apertura del mercado francés a la competencia supone otra amenaza para la eléctrica bajo control estatal. El consejero delegado de la empresa, Jean-Bernard Levy insiste en que los fundamentos de la actividad de la empresa son sólidos y que pese a la reducción de ingresos en 2016 y una perspectiva débil para 2017, en 2018 la empresa vivirá una fuerte recuperación. No todos los analistas participan de su optimismo. La empresa tiene previsto continuar con su expansión internacional con el objetivo de romper la dependencia del mercado interno. Esta semana Areva anunció una reducción de sus pérdidas en 2016 respecto de los dos años anteriores. Los números rojos fueron de 665 millones de euros comparados con 2.000 millones en 2015 y 4.800 millones en 2014.

Lo cierto es que soplan vientos adversos para la ingeniería nuclear por el considerable encarecimiento de los nuevos modelos de reactores diseñados para garantizar una seguridad extrema. Las ingenierías nucleares de Europa, Japón y Estados Unidos sufren las consecuencias de este encarecimiento, con considerables retrasos por las dificultades técnicas lo que acarrea sobrecostes que han colocado a las empresas de tecnología nuclear al borde la quiebra como es el caso de la japonesa Toshiba.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...