edición: 2513 , Jueves, 19 julio 2018
09/02/2009

Las acciones ya registradas para una Junta General podrán venderse

Xavier Gil Pecharromán

A partir del verano, los accionistas no podrán ser obligados por sus sociedades a bloquear las acciones para evitar su venta con motivo de una Junta General, desde la fecha del registro hasta la celebración de la misma. El Gobierno tiene hasta el 3 de agosto de 2009 para que entre en vigor la Ley que regulará la información que tienen que recibir los accionistas de las empresas cotizadas, que es adaptación de la Directiva 2007/36/CE.

El derecho del accionista a vender o transferir de cualquier otro modo sus acciones durante el período comprendido entre la fecha de registro y la de la Junta general correspondiente no estará sujeto a restricciones distintas de las aplicables en cualquier otro momento.

El accionista tendrá derecho a designar a cualquier otra persona física o jurídica como representante para asistir y votar en una junta general en su nombre. El representante disfrutará de los mismos derechos a hablar y a formular preguntas que tendría el accionista al que representa.

Para cada resolución, la sociedad determinará, como mínimo, el número de acciones respecto de las cuales se han emitido votos válidos, la proporción de capital social representado por dichos votos, el número.

Se trata de una normativa que buscará  que desaparezcan  los obstáculos que dificultan en la actualidad el acceso de los accionistas residentes en el país de celebración que no quieran acudir personalmente a la Junta General y de los no residentes a la información pertinente para la misma y para que puedan ejercer el derecho de voto sin asistencia física.

Cuando estén implicados intermediarios financieros, la eficacia de la votación con arreglo a instrucciones depende en gran medida de la eficacia de la cadena de intermediarios, puesto que los inversores a menudo no están en condiciones de ejercer los derechos de voto que confieren sus acciones sin la cooperación de cada uno de los intermediarios de la cadena, que pueden no tener un interés económico en las acciones.

Las medidas que incluirá la Ley harán referencia a la  información previa a la Junta General. La convocatoria contendrá, al menos, una indicación ‘precisa’ de cuándo y dónde se celebrará la reunión de la Junta General y el orden del día propuesto; una descripción clara y exacta de los procedimientos que los accionistas deben cumplir para poder participar y emitir su voto; una aclaración de que sólo tendrán derecho a participar y a votar quienes sean accionistas en la “fecha de registro”, es decir, una fecha previa a la junta general; una indicación de dónde y cómo puede obtenerse el texto completo, y una indicación de la dirección del portal corporativo de internet en el que estará disponible la información.

La normativa pretende acabar con la costumbre de no pocas sociedades que a estas alturas todavía envían las convocatorias de la Junta sin indicación del lugar o de la hora, o de ambas cosas, así como sitúan la información de la compañía en un tercer o cuarto nivel de acceso en el portal institucional, según revela el último estudio del Foro del Pequeño Accionista sobre la materia.

La nueva normativa fomentará el derecho a incluir puntos en el orden del día de la Junta General, siempre que tengan derecho a ello y los documentos debidamente documentados, con las limitaciones propias de la protección de la confidencialidad. También podrán presentar proyectos de resolución sobre puntos ya incluidos o que deban incluirse en el orden del día.

Cuando la sociedad ofrezca la posibilidad de votar por medios electrónicos accesibles, las juntas generales extraordinarias podrán ser convocadas con una antelación mínima de 15 días. Para la reducción del plazo deberá existir un acuerdo expreso formulado por, al menos, dos tercios del capital suscrito con derecho a voto.

Tal y como ya hacen algunas sociedades, se permitirá la transmisión en tiempo real de la Junta General o la comunicación bidireccional en tiempo real para que los accionistas puedan dirigirse a la misma desde cualquier lugar. El uso de medios electrónicos para permitir a los accionistas participar sólo podrá supeditarse a los requisitos y restricciones necesarios para garantizar la verificación de la identidad de los accionistas y la seguridad de las comunicaciones electrónicas.

También se facilita, en el anteproyecto que actualmente elabora el Gobierno, la eliminación de obstáculos que dificultan el voto, tales como son la supeditación de su ejercicio al bloqueo de las acciones durante un tiempo determinado antes de la Junta, y se eliminan los impedimentos que puedan existir para la participación electrónica, a excepción de los necesarios para verificar la identidad del accionista y las comunicaciones a distancia.

Finalmente, la sociedad publicará en su  portal del internet  los resultados de las votaciones en un plazo que no excederá de 15 días a partir de la fecha de la Junta.

Todas estas ventajas equilibraran la pérdida sufrida tras las dos sentencias del Tribunal Supremo, que el mes pasado fallaban la imposibilidad de las juntas generales para cambiar las  retribuciones de los consejeros, salvo que modifiquen en Junta Extraordinaria los Estatutos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...