edición: 2329 , Martes, 24 octubre 2017
19/09/2017
banca 
Economía, Banco de España y CNMV

Las autoridades que gestionaron la crisis financiera y la resolución del Popular, se encargarán ahora de Liberbank

Errores de previsión, de supervisión, vigilancia y falta de decisión en la aplicación de medidas siguen pesando sobre las autoridades financieras
Juan José González
Desde distintos y muy variados sectores sociales, de la economía, de la política, la Universidad, expertos independientes y otros ámbitos, incluidas algunas instituciones de la Administración del Estado coinciden en apuntar hacia las autoridades financieras, los supervisores y reguladores, los responsables de la vigilancia, de la supervisión, de llevar a cabo un diagnóstico y aplicar un tratamiento adecuado, en fin, de actuar y acertar en consecuencia. Reproches de falta de visión pública de los gestores políticos y las autoridades financieras que no estimaron la inyección de liquidez suficiente en el inicio de la crisis, lo que a la postre disparó aún más la catástrofe posterior, cuando el problema, la necesidad no era, sino, la falta de liquidez puntual y no de solvencia como más tarde se quiso justificar. Recordar la actitud negacionista del Gobierno, de un presidente eufórico convencido de haber superado en PIB a Italia o de un vicepresidente económico que insistía en que todo iba viento en popa, etc.
La tesis de que ningún país acepta la liquidación de los bancos quebrados en razón del coste más elevado de su no rescate (caos e incertidumbre financiera) parece ahora en fase de revisión en el seno de la autoridad bancaria europea y de la Comisión, tras comprobar que, de nuevo, las instituciones siguen fallando en los mecanismos y/o los pasos que se aplican para resolver los problemas. Léase la resolución del Popular y los esfuerzos de Gobierno, CNMV y Banco de España para evitar que la sangre de Liberbank no llegue al río. 

Con todo y por si no fuera suficiente la Comisión Europea concluye en un informe sobre el sector bancario en Europa y la crisis financiera (State Aid Scoreboard) que las peores cifras de la crisis corresponden a España, a los rescates e inyecciones de recursos en una decena de entidades. Recursos públicos que la Comisión Europea da por perdidos y que superarían el 77% del total empleado, esto es, 48.000 millones evaporados equivalentes al 4,3% del PIB nacional.

Con independencia de que el mencionado informe de la Comisión llegue ahora al conocimiento público, curiosamente tras la comparecencia de los dos Gobernadores del Banco de España -que fueron testigos de la crisis financiera- ante las Comisiones parlamentarias y ante el Juez, la declaración del supervisor bancario, su Gobernador, Luis Linde, en el Congreso el pasado 13 de julio, es ilustrativa del reconocimiento de culpa que asume la institución encargada de velar por la buena marcha de las entidades.

En concreto, Linde reconoce, y asume, "cinco errores graves" y todos ellos imputables a las instituciones encargadas de la vigilancia, de la supervisión y de la regulación. Son numerosas las actitudes de las autoridades en dejar pasar el tiempo, con concepciones anticuadas y poco realistas en el análisis de los problemas de las entidades financieras.

Resulta esclarecedor el reconocimiento del supervisor, tanto de sus errores propios como de los ajenos, y que apuntan al ministerio de Economía. "No se tomaron las medidas adecuadas para frenar el crecimiento insostenibles de los créditos", que los mecanismos como "las fusiones frías de cajas (SIP) no sirvieron de nada y que los problemas de solvencia y gobierno no se resolvieron a su debido tiempo", en fin, fallos de los supervisores y de las autoridades políticas y financieras cuyo resultado bien pueden estimarse en esos 63.000 millones de euros de los que cerca del 78% se pueden dar por perdidos.

Lo que ahora se debería cuestionar, habida cuenta de que todos los análisis de instituciones y expertos coinciden en la impericia de las autoridades, en particular del Banco de España, pero también de los ministros de Economía de la crisis, es si los actuales supervisores -Banco de España y CNMV- son los adecuados para resolver otras crisis en ciernes, como es la próxima de Liberbank, y a la que, por desgracia seguirán, al menos, las de otras dos o tres entidades más en el próximo año.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...