edición: 2307 , Miércoles, 20 septiembre 2017
27/07/2017
banca 
En plena resaca del Popular

Las autoridades redoblan la presión a la banca y urgen fusiones aprovechando el tirón económico

Los grupos de cajas medianas, los destinatarios directos del mensaje del FMI y la EBA: ”siguen en tierra de nadie”
Juan José González
A vueltas con las "dos o tres entidades bancarias con problemas en el escenario adverso" que resulta de las pruebas de resistencia del FMI. Es la resaca directa e inmediata de la resolución del Banco Popular que el 7 de junio fue adquirido por el Santander. Desde hace años, la interpretación de los informes del organismo monetario se ha convertido, a menudo, en foco de discusión y rumores, sobre todo de estos últimos, de tal forma que la glosa al respecto resulta ser un ejercicio complejo. Dos o tres grupos bancarios "con potenciales debilidades" parecerían encontrarse en situación similar a la vivida en los últimos dos años por el Popular. O no. Podría tratarse de un aviso a navegantes, práctica convencional y del agrado de las autoridades del Fondo. Puede que la intención del organismo internacional no trascienda a la intención del aviso. Recordar que cuando el Fondo advirtió sobre las deficiencias del Popular se subrayó que los malos datos que arrojaba el banco se registraban no sólo en el escenario adverso sino también -además- en el base. El FMI ni el Banco de España, tampoco la EBA, han querido ir más allá de "las dos o tres entidades con problemas. 
Así las cosas, todo indica que se trata de otro aviso más cuyo destinatario serían los grupos de cajas medianas que según el FMI siguen en tierra de nadie. El foco continúa situado sobre las entidades financieras de tamaño medio, las cajas de ahorro, las sospechosas de los malos datos de esos test internos que lleva a cabo el Fondo y que no suelen destacar, precisamente, por su claridad como tampoco por su celeridad. Lo cierto es que desde el organismo internacional insisten en que "debe continuar el trabajo" de consolidación se refiere el Fondo, porque si bien la resolución del Popular ha colaborado a eliminar incertidumbre en el sistema bancario, el trabajo de consolidación en el sector no termina en esa resolución.

La tesis de las autoridades monetarias internacionales, compartida por la autoridad bancaria europea y por el supervisor local español, coinciden en que el legado de la crisis financiera se encuentra en su fase final, justo a falta de resolver los problemas pendientes de varios grupos bancarios, dos o tres, cuatro a lo sumo, que son los que deben ser abordados ya, sin pausa, aprovechando incluso la resolución del Popular. Que coincidan las tres autoridades en la identificación del problema no significa que estén de acuerdo en todo, y en el proceso de consolidación los tiempos son una variable tan compleja como los números de los balances o, incluso, más que los egos de los implicados.

Los números de los balances y cuentas de resultados siguen preocupando al FMI en tanto que criterios de medida de las dificultades y debilidades que muestran las cajas bajo la lupa del organismo internacional. Cuando se habla de legado de la crisis, de los problemas pendientes, salen a relucir las principales goteras de los balances; elevada morosidad en los activos y problemas pendientes en los adjudicados, es decir, los problemas son crónicos y pesan como losas sobre las cuentas de resultados.

En esta situación crónica de los problemas es donde el FMI y la EBA hacen mayor hincapié. Obviamente, la propuesta de estos organismos es la fusión con otra entidad, de modo que los afectados, los más débiles, pudieran recuperar la rentabilidad. Los mensajes de los organismos internacionales a los grupos de cajas españolas se encarecen y aumentan de intensidad en la medida en la que la expansión de la economía local presenta registros de recuperación sostenibles, con previsiones al alza para 2017 y mantenimiento del buen ritmo de crecimiento del PIB para el próximo ejercicio.

No es la primera vez que los dos organismos urgen al sector bancario para que aproveche la ocasión de una economía en expansión -al menos en el presente ejercicio y los dos próximos- y aceleren los contactos existentes entre las cajas. Tampoco es la primera vez que anima al Gobierno a facilitar los posibles enlaces en el sector, dado que en algunas situaciones los Gobiernos locales son parte de la solución. La fusión de Bankia y BMN, es señalada como el ejemplo a seguir por Kutxabank, Abanca, Banco Cooperativo, Ibercaja, Unicaja y, por supuesto, por Liberbank. Algunas en tierra de nadie y otras necesitadas de saneamiento urgente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...