edición: 2388 , Viernes, 19 enero 2018
18/11/2009
Cotizaciones responsables

Las Bolsas de Valores se consolidan como instrumentos de promoción de la transparencia empresarial y las cuestiones ASG

En los últimos tiempos han proliferado los fondos bursátiles responsables como el Indice FTSE4Good Ibex
Muchos índices responsables imponen requisitos acerca de los aspectos ASG a las compañías que cotizan
Beatriz Lorenzo

Han dejado de ser islas cuya única religión era la búsqueda de beneficios para comenzar a tender puentes hacia otros aspectos como la responsabilidad social, la protección medioambiental y el buen gobierno corporativo. Las compañías redecoran su escenario devastado por la crisis, y sus principales indicadores de valor, las acciones, han dejado de apuntar exclusivamente al beneficio económico para mostrar también los aspectos ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno). Hace apenas unos años las memorias sociales y sostenibles apenas existían, hoy en día no hay empresa que cotice en Bolsa que no elabore, además de la tradicional memoria económico-contable, otra que refleje las actuaciones de la empresa en materia social y medioambiental. No es de extrañar que las Bolsas de Valores hayan decidido sumarse a la densa y rica marea que potencia el ámbito de la RSC en todos los sectores: la Federación Mundial de Bolsas ha elaborado un informe que formula y deshilvana las vías mediante las cuales estos organismos pueden alentar a la inversión responsable.

El potencial de las bolsas de valores en la promoción de la transparencia empresarial y en las cuestiones ASG se ha colocado en el candelero desde que el pasado 2 de noviembre se celebró conjuntamente con Naciones Unidas una reunión, coauspiciada por el Pacto Mundial de Naciones Unidas y la Conferencia de Naciones Unida sobre el Comercio y Desarrollo (UNCTAD),  en la que los inversores institucionales y los CEOs de las principales Bolsas expusieron su voluntad unánime de trabajar conjuntamente con las empresas y los reguladores de todo el mundo para fomentar la responsabilidad en la inversión. De forma previa a estas reuniones había visto la luz, en octubre, un informe de la Federación Mundial de Bolsas titulado “Los intercambios y la inversión sostenible” que identificaba el cambio climático y la transición a una economía baja en carbono como los principales impulsores de la nueva lista prioritaria de inversiones responsables.

LA PROLIFERACIÓN DE LOS ÍNDICES RESPONSABLES

El documento valora los ejemplos de iniciativas adoptadas por distintas Bolsas de Valores a nivel mundial. Destaca el ejemplo de Australia, cuya Bolsa ha revisado recientemente  para exigir a las compañías una mayor consideración de las cuestiones ASG. China, con su novedoso “Green IPO” exige a las compañías someterse a una evaluación ambiental antes de abrir una oferta pública inicial.  En general es lícito admitir que uno de los principales factores que han impulsado el auge de los mercados financieros de inversión socialmente responsable ha sido la creación de entidades de control, entre ellas los índices bursátiles responsables.

En los últimos tiempos han surgido gran número de índices de sostenibilidad. El primero de ellos, el Domini 400 Social Index, nació en 1990, pero fue el Dow Jones Sustainability Index, lanzado en 1999, el principal impulsor de las inversiones responsables. Hoy, el DJSI se ha convertido en uno de los más importantes exponentes de la inversión socialmente responsable, ya que se trata del índice más copiado, con más de 4.100 millones de euros en fondos, cestas o certificados. Destacan también el Índice de Sostenibilidad Empresarial de Bovespa, en Brasil, y el índice de JSE SRI en el sur de África como índices bursátiles socialmente responsables.

La gran ventaja del DJSI radica en el hecho de que ha sido capaz de hacer una selección con una visión de sostenibilidad a largo plazo contando con las mismas reglas de juego de los mercados financieros tradicionales, es decir, sin recurrir únicamente a empresas alternativas o que no formen parte de las carteras habituales.  En su más reciente revisión, este mismo año, fueron 19 la compañías españolas que cumplieron positivamente los estándares del DJSI; una muy amplia presencia española que responde a los últimos coletazos de la breve oleada de RSC que se integró, a decir de los expertos, en la gestión empresarial española en los años 90.

REQUISITOS PARA COTIZAR

En el Dow Jones General Index están representadas las compañías e industrias que han alcanzado las mejores ratios de sostenibilidad e integración económica, social y medioambiental, las “best in class”, sin excluir ningún tipo de sector, según la agencia de rating SAM, que para sus investigaciones se basa en lo que se califica como sentido amplio de la inversión socialmente responsable, es decir, en diversos principios que distinguen entre oportunidades y riesgos. Los principios que se valoran son innovación, gobernabilidad, rentabilidad de los accionistas, liderazgo e interacción con los diversos grupos de interés. Posteriormente, la puntuación que obtiene cada una de las empresas participantes se compara con la media del sector, es decir, con la puntuación de la mejor y la más baja, obteniendo, de ese modo, la puntuación final. Sólo el 10% de las excelentes de cada uno de los sectores se incluye en el Dow Jones Sustainability World Index, mientras que en el europeo, el Dow Jones Stoxx, el porcentaje se amplía hasta el 20% de las más sobresaliente dentro de su actividad.

A nivel español, nacía en 2008 el Indice FTSE4Good Ibex , el índice de inversiones socialmente responsables de las empresas españolas, que comenzó a cotizar con 27 compañías, impulsado por Bolsas y Mercados Españoles (BME) y la empresa británica proveedora de índices FTSE. Dieciséis de las empresas que empezaron a cotizar en el nuevo índice procedían del Ibex-35, y entre ellas once compañías ya cotizaban en el indicador global de FTSE4Good: BBVA, Banco Santander, Bankinter, Gamesa, Gas Natural, Ferrovial, Inditex, Mapfre, Repsol, Telefónica y Enagás.

Los criterios que se siguen para incluir empresas al índice miden aspectos como su gestión medioambiental, su cumplimiento de los derechos humanos y su posición ante el soborno. Las empresas tienen que cumplir criterios muy exigentes. Del FTSE4Good Ibex se han excluido las empresas tabaqueras, las armamentísticas y las que fabrican armamento nuclear.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...