edición: 2596 , Jueves, 15 noviembre 2018
25/10/2010
RSC 'made in Spain'

Las buenas prácticas se alían para mejorar la imagen corporativa

El Grupo de Trabajo sobre RSC y Desarrollo Sostenible de la Fundación Entorno-BCSD España promueve un proyecto para calibrar la contribución de las compañías a la sostenibilidad
Beatriz Lorenzo

La Responsabilidad Social despliega sus múltiples brazos en todos los frentes de la actividad empresarial, posicionándose como la protagonista -al menos teórica- de los informes y memorias corporativas, integrándose en la gestión de las compañías y erigiéndose como una de las principales preocupaciones de los directivos. El sello de lo responsable aparece por doquier, y ni siquiera la crisis económica ha disuadido a los consumidores de adoptar la Responsabilidad Social como bandera a la hora de adquirir bienes o servicios, a pesar de que los sellos “limpios”, “éticos” o “responsables” todavía suelen ir a la par con un encarecimiento del producto en cuestión. Sin embargo, y a pesar de las ingentes cantidades que los responsables de marketing se están gastando en adecuar sus campañas a las políticas de RSC, existe todavía una honda brecha entre el mensaje que pretenden trasmitir y la comprensión que de él adquieren los consumidores. Se necesitan, por tanto, nuevos cauces para la comprensión y el entendimiento de las iniciativas responsables por parte de los grupos de interés.

El concepto de desarrollo sostenible tiene su origen en el documento “Nuestro Futuro Común” (Informe Brundtland) elaborado en 1987 para Naciones Unidas. El concepto se define en el informe como «aquel desarrollo que satisface las necesidades del mundo actual sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades». La pelota fue recogida en 1992 por la “Cumbre de la Tierra” de Naciones Unidas celebrada en Río de Janeiro, cuyo principal fruto fue la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible, constituida para ayudar a los principales agentes económicos y sociales a aplicar con rigor los objetivos de sostenibilidad. El ámbito corporativo comenzó a preocuparse cada vez más por estas cuestiones hasta que Elkington acuñó en 1997 el concepto de “Triple Bottom Line” impulsando con fuerza la idea de que las organizaciones deben ser, aparte de entes económicos, entidades medioambientales y sociales. Las 3P (People, planet, profit) comenzaron a girar como los tres ejes principales de una rueda cada vez más veloz.

RSC “A LA ESPAÑOLA”

En España, el concepto de Responsabilidad Social ha asentado sus bases en estas premisas. Sin embargo, recientemente ha visto la luz un nuevo proyecto, “RC Outlook” llevado a cabo por 13 compañías españolas que forman parte del Grupo de Trabajo sobre Responsabilidad Corporativa y Desarrollo Sostenible de Fundación Entorno-BCSD España. Así, compañías como Adif, Cemex, Elcogás, Ence, Endesa, Gamesa, Sociedad Financiera y Minera (FYM), Holcim, Indra, Metro de Madrid, Red Eléctrica de España (REE), Solvay, y SOS Corporación Alimentaria pretenden esbozar una estrategia  que sirva como cauce a la actividad responsable en España. Se trata de informar a la sociedad mediante indicadores cuantitativos en cuatro grandes áreas que irán publicándose en los próximos meses. El primero de ellos se refiere a Desarrollo Económico y Empleo, al que seguirán Personas: Capital Humano; Medio Ambiente; y Bueno Gobierno y Comunicación. Todo ello, para poner en valor su aportación a la sociedad y su traducción en contribución real a una economía más sostenible en cifras.

El proyecto pretende exportar al exterior un modelo de responsabilidad social corporativa “a la española” que ayude a la mejora de la imagen de las compañías españolas en los mercados internacionales. Ciertamente, en la actualidad la imagen exterior de unas compañías comprometidas con los objetivos de la responsabilidad social es la mejor tarjeta de presentación en un escenario económico convulso y plagado de desconfianzas.

BUENAS PRÁCTICAS

De entre los casos de éxito recogidos por el proyecto, destacan casos como el de Cemex que ha organizado, durante el curso académico 2009-2010, el Primer Premio Colegios Sostenibles, una actividad de concienciación y sensibilización en sostenibilidad, dirigida a escolares y centros de educación infantil y primaria. El concurso se desarrolló en 11 colegios públicos de Aragón, Baleares, Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha y Cataluña, localidades donde la empresa tiene presencia. El Premio Colegios Sostenibles tiene como objetivo minimizar el consumo de recursos naturales a través de la educación en sostenibilidad, lo que se traducirá también en un significativo ahorro de costes para los centros. Esta primera edición comenzó en noviembre de 2009 y finalizó en junio de 2010 con la entrega de premios.  Cada colegio participante firmó un acuerdo de adhesión por el que se comprometía a implantar una serie de acciones sostenibles, adaptando y mejorando sus instalaciones. CEMEX, por su parte, suministró todo el material necesario para las exigencias del concurso, además, impartió un curso de formación en temas de sostenibilidad para estudiantes, profesores y asociaciones de padres de alumnos.

Por su parte, Adif  ha diseñado e implantado un servicio denominado Servicio Dialoga concebido para facilitar la accesibilidad a la información y comunicación en entornos ferroviarios a las personas sordas y con discapacidad auditiva, utilizando las últimas tecnologías existentes en el mercado. El proyecto ha sido desarrollado en diálogo permanente con la Fundación CNSE y con la colaboración de CERMI, ambos grupos de interés estratégicos en el marco de la RSC de Adif, así como con la empresa SERTEL (perteneciente a Fundación ONCE).

Destaca también, de la mano de Endesa, la reconversión del Complejo Minero-Eléctrico de As Pontes (Galicia) mediante planes de desarrollo económico e industrial de la comarca y restauración hidrológico forestal de la mina. La gestión de ENDESA en el proceso de reconversión del Complejo Minero-Eléctrico de As Pontes ha permitido paliar un significativo impacto económico y social en la comarca mediante planes de reindustrialización y desarrollo económico llevados a cabo conjuntamente por Endesa, la Xunta de Galicia, las centrales sindicales y el Ministerio de Industria y eliminar el impacto ambiental mediante la restauración de la escombrera y la creación de un lago en el espacio ocupado por la mina. Desde 1976 hasta 2007 Endesa explotó el yacimiento de lignito pardo de As Pontes para alimentar la central térmica de 1.400 MW que construyó en el mismo municipio. El desarrollo de normativa de la UE sobre contaminación atmosférica supuso adoptar en 1992 un plan de disminución progresiva de la actividad minera hasta un 50% en 1996 y su cese definitivo en 2007, como consecuencia de las emisiones de SO2 causadas por la utilización de lignito como combustible.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...