edición: 2599 , Martes, 20 noviembre 2018
09/05/2014

Las concentraciones nacionales que involucran a Telefónica pueden ser una piedra de toque para las telecos europeas

Los políticos europeos temen el efecto de la caída de márgenes en el sector
Carlos Schwartz

La canciller alemana Angela Merkel ha sido la última voz en elevarse desde el mundo de la política para reclamar una reforma de la legislación europea que gobierna la industria de las telecomunicaciones. Merkel señaló al respecto que mientras China tiene tres grandes operadores Europa tiene 28. La dirigente dijo que era necesario encontrar un equilibrio entre la fuerza en el mercado y la competencia de forma que se pueda tener una presencia internacional. Hace pocas semanas el entonces ministro francés de Industria, Arnaud Montebourg, con motivo de la batalla por la fusión entre la operadora de Vivendi, SFR, y Numericable en la cual terció Bouygues, señaló que era necesario tener operadores de mayor envergadura y también mencionó el ejemplo de China, y añadió el de Estados Unidos. “La realidad a la que se enfrentan los políticos es que tanto la Comisaría de la Competencia como la Comisaría para la Agenda Digital se han opuesto sistemáticamente a las fusiones dentro de un mismo mercado para evitar la reducción del número de operadores. Pero esa política que además ha implicado la presencia de operadores virtuales está destruyendo los márgenes de los operadores”, de acuerdo con una fuente de una consultora europea del sector.

Dos de los casos que están en este momento bajo la lupa de la Comisaría de la Competencia entran dentro de este espectro. Ambos se refieren a Telefónica. De un lado la venta de O2 Irlanda a Hutchinson Whampoa, del otro la adquisición por Telefónica de e-Plus en Alemania, propiedad de KPN. Las dos operaciones son simétricas ya que una simplifica competidores en un mercado pequeño como el irlandés, pero supone ingresos que se volcarían en la concentración de operadores en Alemania. La mirada de los operadores europeos está fijada en ambas adquisiciones que suponen reducir de cuatro a tres los grandes operadores en ambos países. En la industria la afirmación reiterada es que: “Competencia dará una señal con su decisión, pero será solo una señal porque la legislación sigue ahí”.

Ahora Merkel ha salido al paso, y vale la pena recordar que Europa esta al borde las elecciones europeas que determinarán un nuevo Parlamento y una nueva Comisión. Mientras no está claro si este Parlamento estará bajo el control del Partido Popular Europeo los políticos de todas las vertientes comienzan a reparar en las consecuencias de la política antimonopólica en el sector. El Gobierno socialista de Francia ha favorecido la consolidación en el caso SFR-Numericable, pero además a luchado para que sea el regulador francés quien decida sobre esta fusión.

El candidato Popular a la presidencia de la CE, Jean-Claude Juncker, se mostró recientemente a favor de cambiar la legislación europea de la competencia para impedir que estas se opongan a los acuerdos entre empresas. Todo parece indicar que se ha comenzado a formar una corriente de opinión contraria a las tesis defendidas hasta ahora. El centro de la política de la CE en esta industria ha sido la reducción de los precios forzando la competencia con operadores virtuales sin gastos de capital para infraestructuras mientras las comisarías involucradas han dado la batalla por un mercado único de las telecomunicaciones. Esto, al final, resulta un contrasentido. Es la tendencia a la concentración de los capitales lo que fuerza a que el ordenamiento jurídico se convierta en un terreno de juego nivelado para todos los participantes.

El desarrollo de la política antimonopólica se hizo como corolario de la privatización de los antiguos monopolios estatales en Europa en las décadas de 1980 y 1990. Junto a la privatización se liberalizó los mercados de telecomunicaciones lo que determinó la aparición de operadores independientes. Todo parece indicar que al final de este recorrido una nueva concentración es inevitable.

Sin contar con el hecho que un mercado único sólo puede ser resultado de la armonización de la legislación de 28 naciones, la propuesta de Competencia y de las Agenda Digital se opone de raíz a las propias tendencias más profundas de desarrollo del sector. La evidencia de que la economía de la Unión Europea lejos de despegar muestra signos de estancamiento y fatiga, con una economía como la francesa acusando problemas de crecimiento, la defensa de los ingresos de las empresas se ha convertido en motor del empleo. Sobre todo en un sector que es intensivo en bienes de capital, que requiere grandes inversiones para mantener sus tecnologías en un nivel homogéneo con los grandes competidores de América y Asia, y que emplea a un importante número de trabajadores de forma directa e indirecta. La reducción de los márgenes de esas empresas supone una caída casi automática en su inversión en infraestructuras.

Los indicios de que existe un cambio de criterio en la UE a nivel político sobre el papel que deben jugar las grandes empresas de telecomunicaciones no se han manifestado aun de forma clara, y son en esencia declaraciones y actitudes. Sin duda que en la asociación europea de operadores de redes, ETNO, ha aumentado el optimismo. También lo ha hecho entre algunos altos ejecutivos de las grandes empresas. Pero la prueba de fuego será la posición de Competencia ante las fusiones en Irlanda y en Alemania. Mientras no haya un dictamen claro los indicios no pueden considerarse una tendencia consolidada.

Competencia ha anunciado ahora que suma un nuevo caso a su escrutinio: la adquisición en Holanda del operador de televisión y telefonía e Internet por cable Ziggo por parte de su competido Liberty Global. Esta última ya estaba presente en ese mercado a través de su filial UPC. Liberty Global mantuvo contactos con ONO antes que este operador entrara en negociaciones exclusivas con Vodafone. En Holanda se trata de la primera y segunda empresa operadoras en el sector. La tendencia a la consolidación está en la esencia misma del desarrollo del mercado. Habrá que ver si en la futura Comisión Europea hay un cambio de criterio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...