edición: 2408 , Viernes, 16 febrero 2018
02/04/2012
EL DEDO DE MADOZ

Las decisiones del principal contratista de Apple en China tendrán consecuencias generalizadas

El anuncio de mejoras laborales hecho por la china Foxconn forman parte de una campaña de imagen destinada a elevar el maltrecho perfil de responsabilidad social corporativa de Apple
Carlos Schwartz

La visita del consejero delegado de Apple, Tim Cook, a China que ha incluido una gira por las plantas de su contratista Foxconn en Chengdou tendrá consecuencias de largo alcance para los costes de las industrias que tienen plataformas productivas en ese país. El presidente de Foxconn, Terry Gou, anunció tras la visita que su empresa incrementará los salarios de sus trabajadores y reducirá las horas de trabajo de su plantilla. Puntualizó además que Foxconn va a aumentar el número de plantas en China y va a reforzar sus inversiones en Brasil “a pesar de que los salarios en Brasil son más altos que en China”. La visita de Cook a las plantas de Foxconn estuvo precedida por un informe de la Asociación para el Trabajo Justo (FLA, por sus siglas en inglés) en el que se detallaban innumerables infracciones a la legislación laboral china, y en la que se resaltaba el exceso de horas de trabajo, no siempre adecuadamente remuneradas. Es decir, una sobrecarga de trabajo sumado a una baja retribución. Apple conocía el informe, y había autorizado oportunamente el desarrollo de encuestas entre los trabajadores de la empresa.

El informe se hizo por lo tanto con el consentimiento de la multinacional estadounidense y de su contratista chino que se ocupa del ensamblaje del Iphone y del Ipad. Hace dos años los trabajadores de Foxconn desarrollaron una huelga al margen de los sindicatos controlados por el estado y libraron diversas luchas por sus condiciones de trabajo. En la planta de Chengdou se registraron suicidios en cadena de trabajadores que no resistían el ritmo de trabajo en la empresa.

Un dato fundamental de la visita de Cook y del anuncio de Gou se refiere a los márgenes comerciales de ambas empresas. Foxconn tiene un margen comercial del 1,5% mientras que el de Apple es superior al 30%. Los incrementos de salarios más recientes fueron absorbidos por la empresa estadounidense cuyas ventas el año pasado alcanzaron los 108.000 millones de dólares. Si se tiene en cuenta el desnivel de márgenes queda claro que Foxconn no tiene muchas posibilidades de satisfacer las reivindicaciones de sus trabajadores. Lo cual implica que la visita de Cook y su encuentro con Gou, así como la aceptación de ambos de las críticas de la FLA, y el anuncio de los nuevos incrementos salariales hechos por el empresario chino forman parte de una campaña de imagen destinada a elevar el maltrecho perfil de responsabilidad social corporativa de Apple.

La presión sobre la multinacional ha sido creciente los últimos meses, incluida la de los accionistas que no veían dividendos desde hacía años mientras la empresa estaba sentada sobre una tesorería inmensa que retenía no se sabe muy bien con que fin. La denuncia creciente de esta política empresarial muy poco escrupulosa ha tenido como desenlace el viaje de Cook y la difusión de frorma coordinada de las decisiones de ambas empresas. La decisión de Apple y Foxconn tendrá además consecuencias para las restantes empresas establecidas en China o que tienen importantes contratistas locales, ya que el nivel salarial de la empresa China, que ya es de lo más altos del país, obligará al resto de los contratistas a incrementar sueldos.

El asunto sin embargo también tiene su porción de truco. Desde 2008 China ha aplicado a su economía una política expansionista basada en la facilidad de crédito por la vía de inyectar liquidez a sus bancos en volúmenes sin precedentes en el país. Mientras, la caída de las exportaciones de China debido a la menor demanda del mundo industrializado, tiende a compensarse mediante el mercado interno. Las empresas multinacionales establecidas en China llevan años intentando desarrollar ese mercado interior chino sin mucho éxito hasta hace poco. El cambio comenzó a definirse con claridad en 2011.
Un ejemplo es el sector de los electrodomésticos en el que empresas del Grupo Cooperativo Mondragón, que tiene 14 plantas en el país, hasta hace dos años producía para exportar pero no lograba penetrar en el mercado. “El motivo fundamental era el poder adquisitivo. Los chinos consumen electrodomésticos producidos en China para ellos a unos costes a los que nosotros no podemos producir y a unos precios con los que nosotros no podemos competir. Esa situación ha cambiado ahora por un mayor poder adquisitivo interno que lleva a que los consumidores busquen más calidad en los productos que consumen”, señaló una fuente del grupo Mondragón que afirma que las ventas “se han disparado el año pasado”. Apple ha detectado este cambio y apuesta a que ese mercado interno compense sus mayores costes.

Vale la pena señalar que Foxconn tiene 1,2 millones de trabajadores lo cual puede dar una idea de lo que supone desde el punto de vista del mercado de Apple una mejor retribución para esos trabajadores. Un último aspecto muy poco comentado en el contexto de estas decisiones es la compleja transición en China donde a mediados de marzo fue destituido Bo Xilai, la máxima figura del Partido Comunista en la región de Chongking, durante el congreso nacional del pueblo que se hace una vez al año. El primer ministro saliente, Wen Jiabao, tomó la iniciativa de depurar a Bo tras una serie de intrigas y el intento de asilo político del jefe de policía de Chongking designado a dedo por Bo. Wen ha insisitdo en el hecho de que Bo es una figura conservadora, opuesta a las reformas, y basó sonbre estos aspectos la decisión. Pero también señaló que Bo Xilai recurría a los métodos de la Revolución Cultural china impulsada en su momento por el propio prócer nacional Mao Ze Dong.

Bo Xilai había recurrido en su región de Chongking a manejar la política interior sobre la base de la movilización limitada de las masas fuera de los canales orgánicos del partido y del estado para la consecución de sus objetivos políticos. La posibilidad de una ola de huelgas y enfrentamientos sociales en China en el contexto de una sucesión política de la cúpula del estado era algo demasiado denso como para que Apple hiciera oídos sordos. En el fondo la decisión de la multinacional va en la línea de reforzar a los dirigentes propuestos por el propio Wen para sucederle. Es decir que en última instancia la decisión de Apple y Foxconn no es ajena al clima de incertidumbre que el traspié en la sucesión de Wen y el ajuste de cuentas con Bo Xilai ha desatado en China.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...