edición: 2847 , Viernes, 15 noviembre 2019
08/05/2013

Las deudas con la Seguridad Social, tras declararse el concurso, generan intereses y recargos con preferencia de cobro

Javier Ardalán
El Tribunal Supremo ha emitido una importante sentencia, que sirve para asentar nueva doctrina jurisprudencial sobre las deudas con la Seguridad Social de las empresas en concurso de acreedores. En esta ocasión, la sentencia, de 19 de marzo de 2013, señala que los créditos contra la masa que la TGSS tiene por cuotas devengadas con posterioridad a la declaración de concurso, en caso de impago, pueden generar tanto intereses como recargos, que tienen la misma consideración de créditos contra la masa, al amparo de lo previsto en el artículo 84.2.5º de la Ley Concursal.

En ella, el ponente, el magistrado Ignacio Sancho, explica que los créditos contra la masa devengan intereses, pues no se ven afectados por la regla prevista en el artículo 59.1 de la Ley Concursal, según el cual, tras la declaración de concurso queda suspendido el devengo de los intereses, legales o convencionales, salvo los correspondientes a los créditos con garantía real, que serán exigibles hasta donde alcance la respectiva garantía.

Este artículo se encuentra ubicado dentro de la sección tercera, lo que conlleva a que se pueda entender que la suspensión del devengo de intereses afecta únicamente a los créditos que,  forman parte de la masa pasiva. El art. 84.1 especifica que no forman parte de la masa pasiva los créditos contra la masa. Razón por la cual, a los créditos contra la masa no se les aplican los efectos previstos sobre los créditos en la reseñada sección tercera, entre los que se encuentra la suspensión del devengo de intereses.

La suspensión del devengo de intereses respecto de los créditos concursales tiene su justificación en que quedan afectados a la solución concursal por la que se opte, el convenio y la liquidación, sin que sean exigibles estos créditos antes de que se alcancen tales soluciones.

Además, el cese del devengo de intereses facilita la determinación de los importes de los créditos concursales, y con ello la determinación de los quórums y mayorías exigidos por la Ley para la constitución de la junta y la aceptación de la propuesta de convenio. Lo que no impide que, conforme al artículo 59.2 de la Ley Concursal, si se aprueba un convenio que no contenga ninguna quita, pueda haberse pactado el pago total o parcial de los intereses cuyo devengo hubiese quedado suspendido.

Y en caso de liquidación, también prevé  este artículo que, " si resultara remanente después del pago de la totalidad de los créditos concursales, se satisfarán los referidos intereses calculados al tipo convencional".

Por contra, los créditos contra la masa, en la medida en que han de ser pagados a sus respectivos vencimientos, son exigibles y devengan intereses, conforme a lo previsto en la Ley Concursal. Así se preveía en la redacción original del artículo 154 de la Ley Concursal, que con la reforma introducida por la Ley 38/2011, de 10 de octubre, ha pasado al artículo 84.3. Y, aunque este mismo precepto legitima a la administración concursal para alterar la regla del vencimiento, "cuando lo considere conveniente para el interés del concurso y siempre que presuma que la masa activa resulta suficiente para la satisfacción de todos los créditos contra la masa", en ningún caso afectara a los créditos de la Seguridad Social.

Por lo que, en cualquier caso, tanto antes de la Ley 38/2011, en el artículo 154 de la citada Ley, como después, en el artículo 84.3, los créditos contra la masa por cuotas de la Seguridad Social son exigibles a sus respectivos vencimientos y, por aplicación del artículo 25 de la Ley General de la Seguridad Social, su falta de pago genera no sólo el devengo de intereses sino también el correspondiente recargo.

Considera el ponente que es cierto que, una vez declarado el concurso, no podrán iniciarse ejecuciones singulares, judiciales o extrajudiciales, ni seguirse apremios administrativos o tributarios contra el patrimonio del deudor, salvo las excepciones previstas en el artículo 55 y en el siguiente.

Este efecto no impide que el crédito contra la masa, si bien no podrá justificar una ejecución al margen del concurso, salvo que nos hallemos en la fase de cumplimiento del convenio (artículo 133.2 de la Ley Concursal, sea exigible a su vencimiento y, consiguientemente, no sólo devengue intereses, sino que, en el caso de las cuotas de la Seguridad Social, la falta de pago provoque el preceptivo recargo, conforme al artículo 25 Ley General de la Seguridad Social.

Este recargo, lógicamente, tendrá la misma consideración de crédito contra la masa que el crédito cuyo impago ha motivado su devengo, por aplicación de la regla de sometimiento de la deuda accesoria a la misma calificación que merezca la principal, como ya explicó el propio Tribunal Supremo, en su  sentencia de 26 de noviembre de 2012.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...